Salud

Dueño de bar en Cartago solo deja entrar a clientes vacunados

Comerciante de 68 años contó a ‘La Nación’ que le ha ido muy bien con la nueva medida que aplicó desde este lunes. ‘Lo que queremos es que se sientan más seguros‘, expresó

Para entrar al bar Amigos, en Dulce Nombre de Cartago, es necesario presentar el carné de vacunación contra covid-19, medida dispuesta desde este lunes por el dueño del negocio, Mario Solano Méndez, quien con la decisión se ha ganado aplausos pero también críticas. “Solo con la vacuna saldremos de esta pandemia”, justificó.

El comerciante de 68 años se hizo popular en los últimos días con el anuncio. “Estamos solicitando que tengan las dos dosis, pero si alguien tiene solo una y nos dice que pronto se pondrá la próxima, también lo dejamos entrar”, contó el comerciante a La Nación. Se puede presentar el documento físico pero también en digital.

Cualquiera que se quiera comer la reconocida boca de pezuña con frijoles o el famoso plato de chicharrones puriscaleños que ofrece este bar, deberá seguir estrictos protocolos contra el virus, como lavado de manos, uso de alcohol en gel, distanciamiento social y una buena actitud, porque allí todos son amigos.

“La clientela de este bar es muy exclusiva. Son señores mayores que llegan un sábado a las 11:15 a. m. y se toman sus cuatro cervecitas, sus dos bombazos y van a almorzar a la casa. Aquí cero problemas, si llega alguien pasado de tragos no le vendemos porque hay que cuidar la imagen del negocio”, dijo Solano, quien tiene más de 27 años al frente de este local y vivió siete meses sin ingresos producto de la emergencia.

El cartaginés comentó que su bar siempre ha sido tradicional, pero que por la pandemia tuvo que adecuarlo con varias modernidades, como dispensarios de alcohol automáticos y mamparas de acrílico en la barra. Sin embargo, señaló que la esencia sigue intacta y que esas mejoras le han ayudado a que ni un solo cliente se haya contagiado dentro de sus instalaciones, ubicadas al costado este de la plaza de fútbol de ese distrito.

Mencionó que su hijo es ingeniero agrónomo y que siempre tiene buenas ideas, como la de recomendarle solo aceptar personas vacunadas a partir de este lunes. “Entre semana, cuando no hay mucha gente, yo salgo y los recibo para verificar que vengan con el carné o con el código en el celular. Los fines de semana, que se pone más bueno, va a estar mi muchacho ahí. Pero sí, que todos lo sepan, aquí solo entran vacunados”, detalló.

Solano fue uno de los primeros en su familia en vacunarse y luego lo siguieron sus hermanos y demás seres queridos. Ahora todos están protegidos contra el SARS-CoV-2 y recomiendan a sus conocidos sumarse a la campaña, ya que recuerdan que desde niños se colocaron vacunas que los salvaron de la polio y el sarampión, por lo que están seguros que las dosis contra el virus les traerán los mismos beneficios.

“Esto es para ver si la gente se anima a vacunarse porque la verdad es un bien para todos y para ver si salimos de esto, porque para nadie es un secreto que nos ha afectado montones. Mi negocio es pequeñito y antes solo podíamos tener 12 personas adentro, ahora podemos tener 24, pero igual todavía mucha gente tiene miedo de entrar a los bares, entonces lo que queremos es que se sientan más seguros aquí”, apuntó el comerciante.

El dueño reconoció que su nueva medida ha generado resistencia, ya que algunos le han dicho que no le dan más de un mes para que quiebre o lo han tratado de payaso. No obstante, él dijo que esos comentarios no le interesan, porque no es un billete de ¢20.000 para caerle bien a todo mundo y porque sabe que su requisito ayuda a la salud pública por la vasta evidencia científica que respalda la eficacia de la vacunación.

“Hay unos carajos que se enojan, están bravos con la medida, pero yo más bien le recomiendo a otros propietarios que pidan ese requisito también en sus bares. De hecho ayer me llamó un comerciante de Alajuela y otro de Heredia para preguntarme qué tenían que hacer o a quién tenían que pedirle permiso para hacer esto, pero yo les dije que el bar es de ellos, que se pueden reservar el derecho de admisión y que incluso abogados han respaldado que esto es constitucional y no hay ningún problema”, concluyó Solano.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.