Salud

Qué hizo bien la Comisión de Vacunas, según demógrafo Luis Rosero

El también salubrista resalta el impacto de las decisiones tomadas por ese grupo técnico en cada escenario epidemiológico de la pandemia

Para el demógrafo y salubrista Luis Rosero Bixby, entre las decisiones tomadas por la Comisión Nacional de Vacunación y Epidemiología (CNVE), del Ministerio de Salud, hay cinco de particular importancia que convirtieron a Costa Rica en un caso de éxito al evitar cientos o miles de hospitalizaciones y fallecimientos relacionados con la covid-19.

Tras las manifestaciones del presidente Rodrigo Chaves Robles y de su ministra de Salud, Joselyn Chacón Madrigal, que cuestionan la validez de los acuerdos tomados por este equipo técnico en lo que va de la pandemia, La Nación consultó a Rosero, quien está entre los especialistas que, durante todos estos meses, han analizado la evolución de la enfermedad y la respuesta del país.

Chaves y Chacón anunciaron, el 3 de agosto, la eliminación de la obligatoriedad de la vacunación al cuestionar la legalidad de los acuerdos de la Comisión por supuestos problemas con los nombramientos de dos de sus integrantes. También prometieron investigar la compra de vacunas anticovid.

Para Rosero, las decisiones más importantes tomadas por la CNVE son las siguientes:

  1. No adquirir vacunas rusas, chinas o, más recientemente, cubanas. “Aunque esta decisión hizo que la llegada de vacunas al país y la cobertura de personas vacunadas aumentaran a menor ritmo que en otros países, como los del cono sur, la medida fue acertada, pues la eficacia y seguridad de esas otras vacunas eran cuestionables”.
  2. Racionar las escasas vacunas que estaban llegando al país en el 2021. “Se establecieron correctamente grupos prioritarios para aplicar la vacuna según orden de prioridad. Esta fue una decisión acertada, especialmente cuando dichos grupos se refinaron más. Está demostrado que haber vacunado primero a los mayores de 90, luego los de 80, y así sucesivamente, salvó cientos de vidas de personas de alto riesgo”.
  3. Acceso universal y gratuito de las vacunas. “Esto se ha logrado desde fines del 2021, una vez superada la escasez inicial. En Costa Rica, toda persona que quiere vacunarse puede hacerlo”.
  4. Recomendar la adquisición de una cantidad suficiente de vacunas. “Esto con el fin de que el país alcance coberturas apropiadas (superiores al 90%) y asegure el acceso gratuito y universal”.
  5. Declarar la obligatoriedad de la vacuna para motivar a muchas personas a vacunarse. “Declaración acertada que, probablemente, ayudó a que el país alcance altísimas coberturas de vacunación. Esta no es una decisión controversial, pues está en línea con muchas otras vacunas que son obligatorias en el país y han contribuido a la elevada esperanza de vida que disfrutamos en Costa Rica. Sin esta declaración, las coberturas de vacunación serían probablemente mucho menores, como, por ejemplo, lo son en Estados Unidos. Así lo sugiere también la dramática caída en la cantidad de personas que se han vacunado la tercera y cuarta dosis, en junio y julio, luego de las declaraciones antiobligatoriedad del Gobierno”.

Un grupo de expertos consultados por La Nación, no ocultó su estupor por los anuncios realizados el pasado miércoles por el mandatario y la jerarca de Salud.

“Las decisiones de la CNVE están basadas en evidencia científica disponible en cada momento, como deberían estarlo, y deben ser inmunes a los vaivenes políticos. Lamentablemente, eso en Costa Rica no está aplicando”, dijo la pediatra infectóloga y exministra de Salud, María Luisa Ávila Agüero.

Por su parte, el epidemiólogo de la Universidad Nacional (UNA), Juan José Romero Zúñiga, reclamó la falta de campañas de convencimiento y de educación frente a anuncios de la envergadura de los hechos hace dos días.

“¿En dónde están las campañas de convencimiento, las campañas de educación para subir la cobertura? Me asusta que la gente confunda atrás con la espalda y gordura con hinchazón. Se le puede crear un mal ambiente a las vacunas en general y, entonces, se comience a cuestionar su pertinencia”, advirtió Romero.

“Esto ha sido la crónica de una muerte anunciada. Desde el primer día, cuando quitaron las mascarillas y cuestionaron la vacunación, se veía que ese era el proceso. Ojalá se pregunten cuántas vidas se han salvado con esta vacuna. Deberían hacerlo”, comentó el microbiólogo y salubrista, Darner Mora Alvarado.

Por su parte, la Academia Nacional de Medicina (Acanamed) emitió un comunicado de apoyo a la CNVE en el cual advierte sobre los riesgos de politizar a un grupo científico-técnico como el de esa Comisión.

“La politización de la Comisión lleva al riesgo de politizar los acuerdos, lo cual produce, entre otros, una apertura para los grupos antivacunas que tanto daño hacen con sus falsas afirmaciones. La CNVE no debe utilizarse como un instrumento político para que los gobernantes de turno puedan fijar el rumbo con base en intereses personales o partidistas”, dijo Acanamed.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.