Diego Bosque. Hace 6 días
El país empezó la vacunación contra la covid-19 en los últimos días de diciembre de 2020. En las últimas semanas, la Auditoría Interna de la CCSS ha denunciado supuestas irregularidades en el proceso de inmunización. Fotografía: Alonso Tenorio
El país empezó la vacunación contra la covid-19 en los últimos días de diciembre de 2020. En las últimas semanas, la Auditoría Interna de la CCSS ha denunciado supuestas irregularidades en el proceso de inmunización. Fotografía: Alonso Tenorio

En el Hospital de La Anexión, en Nicoya, Guanacaste, 78 personas lograron evadir los controles y vacunarse contra la covid-19 antes de que fuera su turno de inmunización.

Entre los 78 casos identificados, 15 corresponden a individuos que ni siquiera aparecen en la planilla de ese centro médico.

Así lo detectó el informe AGO-007-2021 de la Auditoría Interna de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), emitido el 17 de febrero.

Los auditores inspeccionaron la vacunación realizada en ese Hospital entre el 11 y 15 de enero.

Según el documento, el Hospital La Anexión aplicó en esas fechas 200 dosis. Sin embargo, al revisar los nombres incluidos en las listas de inmunizados contra los registros de las listas de priorización elaboradas por la institución, se detectan inconsistencias.

Para la vacunación de trabajadores de la salud, la CCSS definió que primero recibirían la vacuna los funcionarios en contacto directo con pacientes contagiados con el nuevo coronavirus. En segundo lugar, el personal en contacto con usuarios con otras patologías y, en tercera línea, los empleados que brindan atención indirecta como administrativos y otros.

Además de las 15 personas que de acuerdo con los auditores no aparecen como funcionarios de la entidad, entre las 78 filtraciones hay 21 que no están en ninguno de los tres grupos de priorización definidos por la institución.

La inclusión de 78 personas fuera de las listas de priorización provocó que 33 colaboradores del grupo uno, el más urgente, se quedaran sin vacuna.

Mario Ruiz, gerente médico de la CCSS, aseguró que en todos los casos denunciados se iniciarán procedimientos administrativos disciplinarios para determinar si los involucrados cometieron faltas graves y establecer eventuales sanciones.

“Sobre las aparentes anomalías que ha identificado la Auditoría, en cada una se ha instruido que se haga una investigación administrativa, cada una de estas personas tendrá que explicar qué fue lo que hizo y por qué lo hizo.

“Habrá que ver cuáles son los motivos y las razones y se tomarán las acciones que permita la ley, en la Caja hay que hacer una investigación y a partir de esa investigación tomar medidas, puede ir desde una falta grave que implica despido o una amonestación”, comentó Ruiz al ser consultado sobre este tema durante la conferencia de prensa de este lunes 22 de febrero.

Agregó que él no se ha vacunado e hizo un llamado para respetar las filas de vacunación.

“Yo hago un llamado a la población en general y al personal: hay que esperar a que le toque a uno y respetar la fila, todos nos vamos a vacunar en algún momento, pero aquí hay que sacar lo mejor de la naturaleza humana y respetar la fila; respetar el orden”, declaró Ruiz.

¿Explicaciones?

Las autoridades del Hospital La Anexión dijeron al equipo de Auditoría Interna que las inconsistencias se podían deberse a que algunos funcionarios rechazaron la vacuna o tuvieron covid-19 en días recientes y “asumieron que no tenían que incluirlos” en las listas de vacunación.

También expresaron que recibieron datos actualizados o registros de funcionarios por escrito y tuvieron que pasar por un proceso para digitalizarlos.

“Es necesario que esa administración activa, conforme las potestades y competencias conferidas, valore los resultados expuestos al amparo del ordenamiento jurídico vigente, y efectúe las acciones inmediatas requeridas para el mejoramiento de los controles, así como, las investigaciones que correspondan para determinar la verdad real de los hechos”, subrayó la Auditoría Interna.

Otros informes revelaron que 67 trabajadores de otros cuatro hospitales tampoco respetaron lar priorización establecida, entre ellos 16 del Hospital Enrique Baltodano, de Liberia.