Irene Rodríguez. 7 mayo
Los traslados pueden realizarse de manera área, terrestre o mixta. En la imagen, uno que se realizó desde Upala. Fotografía: CCSS
Los traslados pueden realizarse de manera área, terrestre o mixta. En la imagen, uno que se realizó desde Upala. Fotografía: CCSS

La saturación en los hospitales nacionales en la atención a la covid-19 impedía este viernes que 54 pacientes que requieren traslados desde zonas más alejadas consigan un cupo en un centro médico josefino que pueda darles una atención más especializada.

Información suministrada por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indica que ocho de estas personas están en condición crítica.

Otros 22 están severos, 21 tienen una condición moderada y tres son pacientes leves.

Los traslados se necesitan ya sea porque las personas requieren de una atención con mayor nivel de especialización o, en el caso de los pacientes leves y moderados, porque el hospital en el que se encuentran ya no tiene capacidad.

La curva de traslados pendientes ha ido en escalada. El pasado 29 de abril solo se realizaron seis traslados. A hoy, no se tiene capacidad para realizar ni uno.

El día más crítico fue el pasado miércoles, con 65 pacientes a la espera.

Las autoridades de la CCSS indicaron que los ingresos diarios de pacientes covid-19 superan la cantidad de camas disponibles tanto para afectados por esa enfermedad como para otras patologías.

La escasez se registra tanto en espacios en unidades de Cuidado Intensivo (UCI) como en salón. A esto se le añade que los períodos de estancia hospitalaria se prolongan cada vez más, lo que complica la desocupación de camas.

Este jueves se dio un nuevo máximo de hospitalizados por covid-19: 1.153, de los cuales 409 estaban en cuidados intensivos. La CCSS informó de que solo tenían disponibles 16 camas de cuidados intensivos, para una saturación del 96,1%.