Aarón Sequeira. 10 agosto
Dyalá Jiménez renunció al Comex el viernes anterior, en parte por el desacuerdo con Cancillería sobre cuál ministerio va a ser la contraparte de la OCDE por Costa Rica. Foto: Cortesía Despacho Gustavo Viales.
Dyalá Jiménez renunció al Comex el viernes anterior, en parte por el desacuerdo con Cancillería sobre cuál ministerio va a ser la contraparte de la OCDE por Costa Rica. Foto: Cortesía Despacho Gustavo Viales.

Siete de los nueve miembros de la Comisión Especial de Ingreso a la OCDE de la Asamblea Legislativa le pidieron cuentas al Gobierno por el atraso en enviar a estudio del Congreso el convenio de adhesión a ese organismo multilateral.

En una carta enviada al presidente de la República, Carlos Alvarado, desde mediados de julio, los diputados se manifestaron contrariados de que, a pesar de tener el aval para ingresar a la organización, desde inicios de mayo, el convenio no llega.

“Con sorpresa tomamos que a la fecha no se haya enviado para conocimiento de la Asamblea Legislativa y a la Comisión Especial OCDE el estado de avance del convenio de adhesión. Nos invade la preocupación por el tiempo que se ha tardado para su presentación y la falta de información sobre la etapa en la que se encuentra”, dice la nota.

La carta lleva las firmas de Jonathan Prendas, presidente de la Comisión Especial de Adhesión a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); junto con los liberacionistas Ana Lucía Delgado, Silvia Hernández y Carlos Ricardo Benavides.

También suscriben el reclamo Erwen Masís, de la Unidad Social Cristiana (PUSC); Otto Roberto Vargas, del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), y el independiente Erick Rodríguez Steller.

Además de solicitar referencias de lo que ha pasado hasta esa fecha, reclamo que se mantiene hasta estos primeros días de agosto, los legisladores solicitan que dicho convenio de adhesión se ponga a estudio de la Comisión Especial de Ingreso a la OCDE.

El independiente Prendas confirmó, todavía este lunes, que Zapote no respondió nada a la nota enviada por los siete congresistas.

Antes de que Dyalá Jiménez renunciara al Ministerio de Comercio Exterior (Comex), en parte por el choque de criterios con la Cancillería sobre cuál ministerio debería ser la contraparte de la OCDE, ya los diputados sospechaban que ese desacuerdo era la causa del atraso.

El fabricista recordó que la Asamblea Legislativa terminó con el trámite de los 14 proyectos de ley necesarios para el ingreso a la organización y que ya el aval para ser miembro activo existe.

“Este es el tiempo que la carta no se ha respondido ni nos dan explicaciones sobre qué ha pasado. Se supone que el convenio está listo hace días”, apuntó.

Añadió que “no sabe uno si al Gobierno le interesa usar a la OCDE cuando quiere y cuando le interesa, pero cuando ya necesita finiquitar el trámite, no lo hace, ni para aprovechar los tiempos”.

El independiente enfatizó que el convenio ni siquiera llegó para el primer periodo de sesiones extraordinarias, en el mes de agosto, durante el cual es el Gobierno quien tiene dominio de la agenda de proyectos que se tramitan en el Congreso.

“Las cámaras y otros sectores interesados han afirmado que hay una disputa entre quién es el ente rector de parte del Gobierno, si Comex o Cancillería. Yo esperaría que eso no fuera así, porque Comex es quien tiene toda la batuta técnica sobre la responsabilidad ante la OCDE”, apuntó el diputado.

Por su parte, la liberacionista Silvia Hernández también criticó que no lleguen respuestas de parte de la Casa Presidencial, pese a que el Ejecutivo insistió tanto en que ese era un tema vital para el país.

“El Gobierno se ha vanagloriado, pero no tenemos respuesta. Después de lo que implicó ese proceso de adhesión, que estoy convencida que es tan importante, después de tramitar 14 leyes, es sorprendente que a estas alturas no hayan remitido el protocolo”, insistió Hernández.

También ella hizo referencia al pulso y negociación interna muy fuerte entre la Cancillería y Comex, “de antecedentes históricos, posiblemente”.

“El Gobierno está cediendo a presiones de la Cancillería para que eso se dé y, peor aún, anda negociando por debajo de la mesa para que el protocolo se estudie en la Comisión de Relaciones Internacionales del Congreso, cuando hay una comisión que tuvo todo el proceso de las 14 leyes, las conoce, conoció todo el proceso”, agregó.

Hernández dijo que esa negociación por debajo, para pasar el convenio por otro foro, es “totalmente improcedente”.

Incluso, el ministro de Hacienda, Elian Villegas, confirmó en un foro el miércoles anterior, que el Gobierno aún no decide cuál ministerio será el enlace con a OCDE, si Comex, Cancillería o el Ministerio de Planificación y Política Económica (Mideplán).

Consultado por La Nación, Villegas alegó que ese tema “está ahí” pero dijo que no pasa por Hacienda y que alguno de esos tres ministerios podrían dar información actualizada sobre el tema de fondo.

“Supongo que hay un tema de competencias, que varios ministerios a la vez pueden estar pensando que son competentes para llevar a cabo la relación”, enfatizó el jerarca hacendario.