Josué Bravo. 21 enero
Mike Pompeo en el aeropuerto Juan Santamaría junto al ministro de Seguridad, Michael Soto. Fotografía: José Cordero
Mike Pompeo en el aeropuerto Juan Santamaría junto al ministro de Seguridad, Michael Soto. Fotografía: José Cordero

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE. UU., reclamó este martes a Nicolás Maduro y a Daniel Ortega respetar los derechos humanos y celebrar elecciones “libres y justas" en Venezuela y Nicaragua, respectivamente.

Durante su visita oficial a Costa Rica, Pompeo responsabilizó a los gobiernos de ambos de reprimir a quienes piden restituir las libertades en sus países.

(Video) Salida del país del Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo

En ese contexto, se comprometió a ejercer presión, en conjunto con aliados como Costa Rica, en busca de restituir la democracia en la región.

De Venezuela, afirmó que Estados Unidos ha realizado “muchos diálogos” con “el señor Maduro” en los últimos meses, en los que este no ha demostrado disposición de realizar elecciones transparentes.

“Estamos siempre evaluando nuestras políticas. Nuestra meta es clara: vamos a seguir trabajando para que la estrategia sea la correcta, pero no hemos visto muestra de que Maduro esté interesado en tener elecciones libres y justas".

"Él sabe que perdería, él sabe que, en ese tipo de elecciones, lo que han hecho los venezolanos, en colocar a Juan Guaidó como líder electo de Venezuela, se repetiría en una elección justa y libre”, afirmó el secretario de Estado.

Siempre sobre el país sudamericano, aseguró que “la gente no quiere a Maduro", debido a que "es un tirano”.

“Ha destruido a su economía y creó una de las peores crisis humanitarias en Centroamérica y América del sur sin una guerra. La devastación ha sido terrible contra el pueblo de Venezuela y toda la responsabilidad (es) de Maduro”, puntualizó Pompeo.

En tanto, sobre Nicaragua, instó al “régimen de Ortega” a detener la represión. Le pidió que reinstaure libertades civiles básicas y que “apoye” elecciones libres y justas.

De hecho, el secretario de Estado norteamericano se reunió con opositores nicaragüenses este 21 de enero durante su visita a Costa Rica.

Pompeo recordó que el gobierno de su país ha sancionado a funcionarios del gobierno de Ortega, incluidos a sus familiares.

Aunque no lo mencionó, el departamento del Tesoro de Estados Unidos ha sancionado, por corrupción o por violación de derechos humanos, a 16 nicaragüense ligados al régimen. También, ha aplicado lo mismo a cuatro empresas que eran manejadas por el círculo de poder del gobernante nicaragüense.

Figuran en la lista de sancionados el presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas; el presidente del Parlamento, Gustavo Porras; al jefe de la Policía Nacional, Francisco Díaz; y el general en retiro, Óscar Mojica.

De la familia en el gobierno, también fueron sancionados Rosario Murillo, vicepresidente y esposa de Ortega; así como Laureano y Rafael Ortega Murillo, hijos de la pareja presidencial; mientras que en la lista de empresas castigadas destaca la Distribuidora Nicaragüense de Petróleos (DNP Petronic).

“Estamos actuando con nuestros aliados para poner presión en el régimen. Aquellos que violan derechos humanos básicos serán responsabilizados como lo hicimos el año pasado con funcionarios del régimen y sus familiares. Damos asistencia humanitaria a nicaragüenses y venezolanos que escapan de la tiranía”, expuso el diplomático.

Este mediodía, desde Casa Presidencial, en Zapote, Pompeo no adelantó si Estados Unidos elevará el nivel de sanciones en contra de Ortega, o si aplicará aquellas que impliquen a las instituciones gubernamentales.

“Yo no hablo de las sanciones futuras. Las sanciones a Nicaragua siempre están siendo evaluadas. Nosotros no imponemos sanciones por imponer sanciones, lo hacemos cuando creemos que se crea un sistema de incentivo adecuado”.

“A los regímenes que usan recursos en actividades ilícitas se le niegan los recursos. Se le da al pueblo la capacidad de tener elecciones y democracia que el pueblo de Nicaragua quiere”, finalizó.