Aarón Sequeira. 5 julio
María Vita Monge es la única diputada del PUSC que está a favor del préstamo para el Teatro Nacional. Junto a ella, la también socialcristiana Shirley Díaz, coordinadora del Grupo Parlamentario de Mujeres Diputadas. Foto: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo
María Vita Monge es la única diputada del PUSC que está a favor del préstamo para el Teatro Nacional. Junto a ella, la también socialcristiana Shirley Díaz, coordinadora del Grupo Parlamentario de Mujeres Diputadas. Foto: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo

Ocho diputados del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) chocaron con la legisladora María Vita Monge, también socialcristiana, porque ella votará, en segundo debate, a favor del préstamo por $31 millones para la restauración del Teatro Nacional.

Las fricciones se dieron en la reunión de la bancada de la Unidad, este lunes, donde hubo discrepancias por publicaciones que la congresista ha hecho en sus redes sociales, en relación con el empréstito que se tramita en la Asamblea Legislativa.

Además, este jueves por la mañana, también hubo intercambios entre los legisladores en el chat de WhatsApp de la bancada, luego de que se compartió una transcripción del acta de la sesión del lunes, en la que al parecer no se reflejaba el intercambio entre congresistas sobre el crédito.

Eso generó nuevos reclamos de parte de la diputada Monge; incluso, se denunció una especie de violencia política, lo que rechazó la jefatura de la fracción, que se comparte entre María Inés Solís y Pedro Muñoz.

Respeto

Consultada por La Nación sobre esos choques por su apoyo al préstamo para el Teatro Nacional, María Vita Monge dijo que le agradece a la fracción que respete las decisiones que ella ha tomado.

“Ellos han sido muy claros, hemos sido muy claros en que no todo el tiempo vamos a estar de acuerdo. Hemos sido respetuosos de las decisiones que tomamos, públicamente lo he dicho; cuando voté a favor del magistrado (Paul Rueda), les agradecí a mis compañeros el respeto a esa decisión”, dijo.

No obstante, cuando se le preguntó sobre la solidaridad entre las diputadas de la fracción, su respuesta fue muy diferente.

¿Hay sororidad en la bancada del PUSC? “No sé, no podría contestarle esa pregunta. En realidad, no, no la he sentido. O sea, sí puedo contestársela. La verdad es que a veces no la he sentido”, declaró.

Es más, aseguró que en el plenario del Congreso en general hay “acoso político”. Agregó que “eso se da cuando la gente no comparte su criterio” y dijo que, en su caso particular, lo ha percibido.

“A veces, incluso, me han dicho que yo no conozco el concepto de sororidad, por el hecho de que yo creo que sí hay acoso político”, comentó.

Consultada sobre esas diferencias con Monge, María Inés Solís, alegó, primero, que la bancada respeta cuando “alguien decide apartarse de la línea de fracción”, pero luego, cuando se le preguntó si Monge es la única que se sale de la “línea sobre el préstamo del Teatro”, dijo que no hay una línea, que usar ese concepto “es equivocado”.

Solís adujo que lo que había era un acuerdo de la bancada contra el préstamo y que “doña María Vita (Monge) decide, de última hora, votar en segundo debate (a favor) este empréstito”.

“Ella está en su derecho, pero sí había un acuerdo de fracción en la otra línea”, comentó.

En cuanto al apoyo entre legisladoras, dijo que en la fracción “hay mucho respeto y una línea de comunicación (...) desde el día uno”.

“Yo, como mujer joven, me siento muy complacida del equipo de trabajo que tengo, entre todas mis compañeras y todos mis compañeros. Nunca ninguno de nosotros ha tenido un menosprecio por un tema de edad o de género o por ningún otro tema”, afirmó Solís.

Aval en riesgo

Mientras eso sucede en la fracción del PUSC, en el plenario peligran los 38 votos para el empréstito, cuya votación ya se había previsto para el 1.º de julio, pero sutilmente fue aplazada por un acuerdo de los jefes legislativos.

Cada día, entre lunes y jueves, las fracciones han aprobado posponer los asuntos que tenían en los primeros lugares, para adelantar agendas específicas con 10 o 12 proyectos cada día. En ninguna de esas agendas estuvo el préstamo.

El presidente legislativo, Carlos Ricardo Benavides, dijo que era un acuerdo de los jefes privilegiar otras agendas en estos días.

Lo cierto es que la discusión sobre el préstamo para el Teatro se realizará el lunes 15 de julio, cuando regresen los congresistas de su receso de medio año.

A favor, el crédito reúne cerca de 15 votos liberacionistas, 10 del Partido Acción Ciudadana (PAC), siete del bloque independiente Nueva República, tres del Partido Integración Nacional (PIN), dos del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), uno del Frente Amplio y uno del PUSC, lo que sumaría 39.

Por tratarse de un préstamo internacional, se requieren 38 votos.