Aarón Sequeira. 22 enero
Juan Bosco Acevedo, alcalde de Upala. Foto: José Cordero
Juan Bosco Acevedo, alcalde de Upala. Foto: José Cordero

El Juzgado Penal de San Carlos suspendió del ejercicio del cargo al alcalde de Upala, Juan Bosco Acevedo Hurtado, a solicitud de la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción de ese cantón, dentro de la investigación por supuesto peculado y pago irregular de contratos.

La suspensión rige por un periodo de seis meses, según dio a conocer ameliarueda.com, la tarde de este miércoles.

Además del alcalde, también fueron suspendidos tres funcionarios más, de apellidos Zamora Alpízar, Castaño Moreno y Mora Mora.

Aparte de la suspensión, el Juzgado Penal de San Carlos ordenó que los cuatro funcionarios tengan que firmar una vez al mes en la oficina de la Fiscalía más cercana, además de que tienen prohibido salir del país y “molestar, amedrentar o intimidar a los testigos”.

El impedimento de salida y la prohibición de molestar a testigos también se le impuso a tres funcionarios más, de apellidos Shión Molina, Noguera Castillo y Arley Elizondo.

La decisión se tomó luego de que, el lunes, la Fiscalía Anticorrupción de San Carlos detuvo al alcalde y a seis funcionarios más, después de allanar la Municipalidad de Upala.

La investigación surgió de una denuncia presentada en el 2018, sobre presuntas irregularidades con los pagos para los arreglos de caminos en Upala.

Entre los detenidos figuran la directora del departamento de Desarrollo y Control Urbano, de apellidos Shión Molina, y el jerarca del Departamento de Hacienda de esa municipalidad, Amador Arley.

Juan Bosco Acevedo, de 66 años, aspira a reelegirse en el cargo de alcalde con el Partido Liberación Nacional (PLN), agrupación con la que llegó a la Asamblea Legislativa como diputado, en el periodo 2010-2014, y que lo llevó de nuevo a la alcaldía upaleña en el 2016.

Pese a la suspensión de su ejercicio como alcalde, ordenada por el tribunal de San Carlos, Acevedo puede continuar con aspirante a la reelección, pues no existe sentencia firme en su contra.