Política

Ivonne Acuña tendrá que devolver ¢6,1 millones a la Asamblea Legislativa

Administración del Congreso informó a la diputada independiente el monto de lo que ella prometió devolver por salarios y gasolina recibidos en su ausencia

La diputada independiente Ivonne Acuña Cabrera tendrá que devolverle a la Asamblea Legislativa ¢6,1 millones por concepto de remuneraciones recibidas mientras estuvo fuera del país y por el gasto millonario que hizo en gasolina el 30 de noviembre.

Así lo explicó el director ejecutivo del Congreso, Antonio Ayales. Él detalló que ¢2,9 millones corresponden a las dietas y remuneraciones percibidas por Acuña en el mes de febrero, durante el cual no asistió al Congreso, y ¢3,2 millones a la gasolina comprada en la estación Fill N Go que, según el administrador de la gasolinera, es aprovechada por otra persona.

El cobro se realiza porque, el 15 de marzo, la congresista se comunicó con la administración legislativa y con la presidenta del Directorio, Silvia Hernández, para informar de que devolvería los salarios recibidos durante febrero, mes en que se le negaron los permisos de ausencia para el plenario.

Acuña salió del país el 11 de diciembre pasado y hasta la fecha no ha regresado. Se encuentra en Estados Unidos, según indicó ella, en medio de una crisis de salud por una enfermedad crónica que padece.

Durante varios periodos del 2021, la congresista se ausentó de los órganos legislativos que integra, presentando una carta que decía que faltaría a labores por “motivos de salud”, pero sin presentar un permiso de incapacidad de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Entre diciembre y enero logró recibir sus salarios con el mismo mecanismo; sin embargo, luego de que la prensa dio a conocer la situación, Silvia Hernández le negó los permisos de febrero, pues adujo que ya se habían otorgado los 10 permisos que el Reglamento de ausencias de diputados permite.

En la misma nota en que prometió devolver lo recibido, Ivonne Acuña afirmó que renunciaba a recibir las remuneraciones de marzo y abril, al tiempo que rechazó de plano renunciar a la diputación.

En el caso de la gasolina, se trata de un monto de ¢3 millones que facturó como una nota de crédito. El dueño de la estación se negó a revelar la identidad de la persona que aprovecha esa gasolina, salvo que haya orden de un juez.

Según explicó Ayales, el detalle del pago se compone de gastos de representación por ¢725.661; dietas por ¢2.187.209, y gasolina por ¢3.215.833.

El director del Congreso respondió que la congresista puede pagar lo prometido a través de las cuentas del Ministerio de Hacienda, o bien, en la Tesorería de la Asamblea Legislativa.

Indicó que no hay un plazo para que Acuña haga dicho pago, pues se trata de algo que ella misma se comprometió a devolver y no a una cuenta por cobrar de parte de la Asamblea.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.