Sofía Chinchilla C.. 22 febrero
La Encuesta Continua de Empleo (ECE) es una medición que el INEC publica al final de cada trimestre. Su objetivo principal es medir los niveles de empleo y desempleo en las distintas regiones del país. Foto de archivo con fines ilustrativos, cortesía del INEC.
La Encuesta Continua de Empleo (ECE) es una medición que el INEC publica al final de cada trimestre. Su objetivo principal es medir los niveles de empleo y desempleo en las distintas regiones del país. Foto de archivo con fines ilustrativos, cortesía del INEC.

La Encuesta Continua de Empleo (ECE) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) no está diseñada para contabilizar con precisión la cantidad de personas que trabajan en el sector público, afirmó Natalia Morales, investigadora del programa Estado de la Nación.

Por tal motivo, quien busque ese dato en la medición y no lo valide con otras fuentes de información, se expone a incurrir en un grave error.

De acuerdo con Morales, las encuestas son instrumentos con ventajas y también con limitaciones, entre las cuales está el hecho de que, en sus resultados, siempre hay un margen de error porque los cuestionarios se aplican solo a un segmento de la población.

Señaló que también ocurre que a algunos encuestados se les registra de forma incorrecta si trabajan para el sector público o privado, por ejemplo, porque mencionan que trabajan para el Instituto Nacional de Seguros (INS), pero en realidad son subcontratados, o porque responden que trabajan en una escuela, pero no mediante la planilla del Ministerio de Educación.

Además, según explicó la investigadora, aunque a los entrevistados se les hagan muchas preguntas, los instrumentos se diseñan para obtener respuestas muy específicas de algunos de los temas.

Por ejemplo, el objetivo de la ECE es registrar datos generales sobre población ocupada y desocupada en las regiones del país, pero si se empieza a desagregar por sexo, sector y múltiples otra variables, los datos pierden precisión.

Esos factores no las invalidan, pero sí son desventajas si lo que se desea es conocer un dato específico que puede obtenerse de fuentes más adecuadas, que sí registren la información de forma exacta.

Es el caso de la información sobre la cantidad de personas que laboran en el sector público, la cual está a cargo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), donde se lleva el registro de todos los empleados en la planilla del Estado.

Ante una consulta de La Nación, dicha entidad precisó que el Sistema Centralizado de Recaudación (Sicere) registró un incremento de 1.558 plazas en el sector público, entre el inicio de la administración de Carlos Alvarado, en mayo del 2018, y diciembre del 2019.

Esa cifra dista mucho del incremento en 37.000 plazas que reportaron los periódicos Diario Extra y La República, a partir de información de la Encuesta Continua de Empleo (ECE) del INEC correspondiente al tercer trimestre del 2019.

La recomendación de Morales es tener cuidado a la hora de hacer investigación con datos, saber exactamente qué se busca y dónde encontrarlo.

La investigadora señaló que, si bien la ECE no está diseñada para contabilizar los empleados públicos, sí brinda información valiosa que no se obtiene del Sicere, como lo son las características de las personas, de sus hogares y dónde viven.

En todo caso, según dijo, cuando se busquen datos de un tema en particular, se pueden consultar las encuestas que toquen el tema, pero lo ideal es validar esos datos con otras fuentes de información.

Si la diferencia entre las informaciones es mucho más amplia del margen de error que admitiría la encuesta, es posible que la medición tenga deficiencias.