Política

¿Habrá tren eléctrico? Oferta del crédito está en pie aun si el Gobierno quiere cambios

BCIE explica cuál es la condición para el préstamo; presidente Chaves dice que aún necesita respuestas técnicas y jerarca de Incofer añade que no pasarán cuatro años definiendo futuro del proyecto

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) mantiene en firme la oferta del préstamo de $550 millones a Costa Rica, para la construcción del tren eléctrico metropolitano, independientemente de que el nuevo gobierno haga cambios de diseño en el proyecto heredado de la administración anterior.

Las condiciones especiales del empréstito se mantendrán, siempre y cuando los recursos sean utilizados para financiar la construcción del sistema de transporte público sostenible, expuso el organismo internacional ante consultas de La Nación.

Sobre el plan presentado por el gobierno de Carlos Alvarado, el presidente de la República, Rodrigo Chaves, apuntó: “Tengo preguntas técnicas muy importantes que hay que resolver antes de invertir o gastar, depende cómo se vea, $1.500 millones, además de asumir gastos por la operación de ese tren de montos muy altos”.

El jerarca del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), Mario Arce, agregó que “es importante tomarse el tiempo” para analizar los planes, pero advirtió de que eso “no significa que vamos a pasar cuatro años definiendo lo que vamos a hacer”.

Ante la posibilidad de que la nueva administración introduzca cambios, el BCIE explicó: “El crédito es para financiar la contrapartida nacional del proyecto ‘Tren Eléctrico de Pasajeros de la Gran Área Metropolitana’ y, como tal, corresponderá a las autoridades y al futuro concesionario el diseño óptimo para la ejecución del mismo. El contrato de préstamo firmado entre Costa Rica y el BCIE establece el objetivo del proyecto, pero no así el diseño que debe utilizarse”.

De esa manera, la nueva administración podrá hacer ajustes al proyecto partiendo de los resultados de los estudios de factibilidad. Sin embargo, no podría disponer de esos recursos para otros fines, como por ejemplo la construcción de otras obras como carreteras, hospitales o, inclusive, un ferrocarril de diésel.

Si bien el proyecto costaría $1.500 millones y sería desarrollado mediante una concesión a una empresa privada, el Estado aportaría $550 millones para atenuar el costo de las tarifas.

El contrato del préstamo del tren eléctrico fue dictaminado por la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Legislativa, el pasado 23 de febrero. No obstante, no se ha discutido en el plenario legislativo.

El actual gobierno tampoco ha convocado el plan al periodo de sesiones extraordinarias. Para ser aprobado, el empréstito requiere de los votos afirmativos de 38 diputados.

El financiamiento global por $550 millones está compuesto por un crédito de $250 millones aprobado por el Fondo Verde del Clima de Naciones Unidas con condiciones especiales, pues tendría una tasa de interés de 0% a 40 años plazo, con 10 años de gracia.

Mientras tanto, los otros $300 millones son aportados por el BCIE con una tasa del 3,8% anual, a un plazo de 25 años y con cinco años de gracia para comenzar a pagar.

De aprobarse, Costa Rica también recibirá una donación de $21,3 millones, provenientes del Fondo Verde, para construir obras de movilidad complementarias, como ciclovías y espacios públicos para el ferrocarril.

Un total de ocho empresas y consorcios transnacionales están precalificados para asumir la concesión del tren eléctrico metropolitano. Esas compañías participaron en la etapa de precalificación de oferentes, celebrada entre el 18 y 19 de mayo.

Luego de que el Incofer realizó ese proceso con las empresas extranjeras, el presidente Chaves declaró:

“El gobierno anterior había hecho una solicitud de muestras de interés de compañías internacionales para precalificar los posibles oferentes de la construcción del tren rápido metropolitano. Eso no significa que vamos a seguir adelante con el diseño que hizo la administración anterior; era parte de un proceso que ya había empezado y lo estamos evaluando”.

El anteproyecto impulsado por Alvarado, valorado en $1.550 millones, contempla un trazado de 84 kilómetros para conectar Alajuela, Heredia, San José y Cartago. Constaría de cinco líneas operativas: Atlántico-Paraíso, Atlántico-Alajuela, Atlántico-Ciruelas, Alajuelas-Ciruelas y Ciruelas-Coyol.

Además, contaría con 46 estaciones y 10 zonas intermodales. Los trenes pasarían cada cinco minutos en horas pico y cada 10 minutos en horas valle, al menos en las tres principales rutas.

No obstante, pese a que los estudios de factibilidad dibujaron ese esquema, aún no existe un diseño final del tren eléctrico metropolitano. Esta tarea le correspondería a la eventual empresa seleccionada para la construcción.

El jerarca de Incofer aseguró a La Nación que actualmente se encuentran revisando los planes heredados por la anterior administración para dar una recomendación al gobierno.

Según manifestó, analizan tanto esa propuesta, surgida de los estudios de factibilidad, como el esquema sugerido por los estudios de prefactibilidad, que sirvió de base para el desarrollo del más reciente anteproyecto.

Los estudios de prefactibilidad, desarrollados en la administración de Luis Guillermo Solís, planteaban la construcción de tres rutas: Atlántico-Alajuela, Atlántico-Paraíso y Atlántico-Ciruelas.

No obstante, Incofer había estimado que esa otra propuesta, que planteaba una estructura elevada en la mayoría del recorrido del tren, costaría cerca de $3.500 millones, es decir, más del doble que la propuesta actual. La última propuesta, en cambio, plantea que el tren opere a nivel con algunos viaductos elevados en las intersecciones más transitadas.

“De forma responsable se está analizando ambas propuestas, para ver si es necesario hacer un ajuste desde la parte técnica, desde otras áreas o, bien, si se continúa con el proyecto de conformidad con lo que está planteado.

“Primero, porque es importante, antes de impulsar un proyecto, poder conocerlo en detalle y, segundo, porque de la actual propuesta uno conoce que ha habido diferentes cuestionamientos por parte de actores de la sociedad civil, instituciones, multilaterales, incluso otros órganos de la propia administración”, expuso el presidente del Incofer.

El día de su designación como presidente ejecutivo de la entidad ferroviaria, Mario Arce aseguró que “el tren eléctrico es fundamental” para la modernización del transporte público.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.