Política

Guillotina legislativa forzará a diputados a dictaminar préstamo para tren eléctrico

Plazo para votar empréstito del BCIE por $550 millones vence el lunes 1.° de noviembre, pero la comisión encargada no tiene previsto sesionar ese día; después de esa fecha, diputados tendrán que dictaminarlo sin mayor discusión

La guillotina legislativa sigue cayendo sobre proyectos que los diputados no han querido tramitar. Ahora, le corresponde el turno al crédito de $550 millones concedido por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para financiar parte de la construcción del tren eléctrico metropolitano, al cual se le vence el próximo lunes 1.° de noviembre el plazo para que sea dictaminado.

Paola Valladares, diputada del Partido Liberación Nacional (PLN) y presidenta de la Comisión Especial de Infraestructura de la Asamblea Legislativa, confirmó que dicho foro no tiene previsto sesionar ese día para votar el empréstito por el fondo, sino que será hasta el martes 9 de noviembre que se reúnan, pero ya con la obligación de agilizar su trámite final.

La guillotina legislativa consiste en que, en la próxima sesión en que el expediente sea puesto en agenda, los legisladores de la comisión tendrán obligatoriamente que votar las mociones pendientes, sin poder leerlas ni discutirlas. Luego, en la siguiente sesión, deberán recomendar al plenario la aprobación o reprobación de la iniciativa.

“Los que se agota es la fecha para dictaminar el proyecto de ley, no la fecha del crédito que no tiene vencimiento. Implica que por reglamento hasta ese día (lunes 1.° de noviembre) hay posibilidad de generar modificaciones al proyecto”, explicó Valladares.

Indicó que como el foro sesiona una vez al mes, la próxima fecha que le corresponde reunirse es el martes 9 de noviembre. Sería hasta ese momento que se volvería a conocer el empréstito, según sus previsiones.

En un último intento por rescatar el financiamiento, luego de que los diputados evitaron tocar el tema durante meses, Casa Presidencial incluyó el expediente en la agenda legislativa que pasará a control suyo en noviembre, diciembre y enero.

Si los diputados presentan mociones de fondo, a más tardar el 1°. de noviembre, estas se deberán tramitar en la sesión del martes 9 de de noviembre y, luego, en la sesión de diciembre tendrían que dictaminarlo. Sin embargo, Valladares explicó que si no hay mociones presentadas, el crédito incluso podría ser dictaminado a favor o en contra en poco más de una semana.

La verdiblanca aclaró que los contratos de crédito no se pueden modificar en la Asamblea Legislativa, porque son acuerdos entre las partes (en este caso Gobierno y BCIE). “Lo que se puede modificar son otros artículos del expediente como establecer rendición de cuentas en determinadas fechas”, expuso.

Crédito en condiciones favorables

El crédito para el tren eléctrico se compone de $250 millones que aportaría el Fondo Verde del Clima, de Naciones Unidas, con una tasa de interés del 0% a 40 años plazo y una década de gracia para comenzar a pagar. El Fondo donó, además, $21,3 millones para construir obras de movilidad complementarias, como ciclovías y espacios públicos para el ferrocarril.

Los restantes $300 millones los prestaría el BCIE con una tasa del 3,8% anual. Ambos montos serían el aporte estatal para el financiamiento de la obra que, de acuerdo con las estimaciones, costaría $1.550 millones. El resto tendría que ponerlos el concesionario.

De acuerdo con el Gobierno, el tren conectaría San José, Alajuela, Heredia y Cartago a través de una red de 84 kilómetros de vías, con capacidad para movilizar a unos 200.000 pasajeros diariamente.

Dos meses atrás, la presidenta del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), Elizabeth Briceño, había pedido a los legisladores salvarlo el empréstito del archivo.

“Lo que queremos es que pase el escollo de la Comisión de Infraestructura. Creemos que hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para disipar los nublados del día, es decir, todas las críticas que se hablaron fueron valoradas desde una perspectiva profesional para ver si realmente llevaban o no llevaban razón”, manifestó la jerarca a La Nación, en esa oportunidad.

Sin embargo, la diputada Paola Valladares aseguró que en la comisión hay una resistencia para avalar el proyecto. Una mayoría de legisladores en ese foro, según manifestó, consideran que el Gobierno lo ha querido imponer “a golpe de tambor”, a pesar de que aún no se han aclarado aspectos técnicos.

Consultada sobre la posición de la fracción del PLN con respecto al tema, aseveró: “Todavía estamos analizando para poder tomar una posición definitiva”.

De las dudas técnicas que aún no se han evacuado son las conexiones del tren con autobuses y taxis. “En grandes ciudades, el tren recoge pasajeros en paradas de autobuses y en otra parada los deja para que lo recoja un taxi”, finalizó Valladares.

*Nota actualizada con información de la diputada Paola Valladares.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.