Política

Diputada del PAC y ministro de Hacienda chocan por plan para reducir IVA a productos menstruales

Carolina Hidalgo planteó un proyecto de ley para que toallas, tampones y copas menstruales solo paguen un 1% de tributo, pero Elian Villegas alega que no es el momento de ampliar exoneraciones

La diputada Carolina Hidalgo, del Partido Acción Ciudadana (PAC), y el ministro de Hacienda, Elian Villegas, chocaron en torno a un proyecto de ley para reducir el pago del IVA a los productos menstruales.

La iniciativa, presentada por Hidalgo el lunes pasado en el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), plantea incluir las toallas sanitarias, los tampones y las copas menstruales en la canasta básica y que, de esa forma, pasen a pagar solamente un 1% del impuesto al valor agregado (IVA), en vez de la tasa del 13% que pagan hoy.

El expediente 22.421 consta de ocho artículos y, además de ordenar una tarifa reducida del IVA, para los productos de higiene menstrual, declara el 28 de mayo como Día de la Higiene Menstrual.

Además, promueve que el Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu) desarrolle campañas de información y concienciación sobre la diversidad de los productos menstruales, la gestión de la menstruación, los efectos de menstruaciones dolorosas y la prevención de acoso relacionado con esto.

También, crea la obligación de que se eduque a las privadas de libertad sobre la menstruación y se las provea de productos de higiene menstrual, tanto en los centros penitenciarios como en los de detención por condición migratoria.

Consultado sobre la propuesta, el ministro de Hacienda, Elian Villegas, dijo que todo producto que se busque incluir en la canasta básica tendría que pasar por un proceso de análisis técnico.

“En la medida en que no sea un criterio técnico, yo estaría en contra, porque no es el momento en la situación fiscal del país para ampliar el ámbito de exoneraciones”, alegó el jerarca hacendario.

Villegas agregó que, en la canasta básica, solo pueden estar los productos que técnicamente se defina que son de canasta básica. Apuntó que, actualmente, hay algunos productos de higiene menstrual ya incluidos.

“Si técnicamente se llega a definir que más productos de esos deben estar, no tengo el mínimo problema. En lo que no estoy de acuerdo es que hagamos reducciones y exoneraciones de impuestos en un momento donde la situación fiscal es difícil”, agregó.

Precisamente, el proyecto de ley establece esa reducción, pero no ordena que se haga un estudio técnico antes de incluir los productos de higiene menstrual en la canasta básica.

Hidalgo: ‘Cultura patriarcal se manifiesta en temas tributarios’

La oficialista, expresidenta de la Asamblea Legislativa, insistió en que es necesario tener esa discusión sobre la reducción del impuesto.

“Si hay que tener esa diferencia con el ministro de Hacienda, la tendremos, porque esto es justamente como la cultura patriarcal se manifiesta en temas tributarios y en las políticas públicas”, agregó.

Según los números aportados por la congresista el miércoles, durante una intervención suya en el plenario, hay 1,6 millones de mujeres en edad reproductiva en el país. Esa es la cantidad de mujeres que consumen productos de higiene menstrual, y que tienen en promedio 38 años de vida reproductiva.

Hidalgo dijo que ello significa que tienen alrededor de 456 periodos menstruales, o sea seis años, en los que tienen implicaciones en su proceso educativo, trabajo y vida.

“Experimentamos un proceso biológico que nos diferencia de los hombres, lo cual tiene implicaciones económicas distintas; es decir, durante esos seis años de menstruación nosotros consumimos un tipo de producto que tiene un impuesto en particular que nunca pagan los hombres, sino única y exclusivamente las mujeres por una razón biológica”, agregó.

Hidalgo calcula que una mujer utiliza 9.120 toallas o tampones a lo largo de sus 38 años de vida fértil, a menos que utilice la copa menstrual o toallas de tela, lo cual no lo hace la mayoría.

Expuso que esas 9.000 toallas cuestan entre ¢500.000 y ¢2 millones, si solamente se utilizara un producto al mes, pero la diversidad de cuerpos de las mujeres hace necesario en muchos casos usar más de un producto, por lo que se consumen entre uno y tres.

“El gasto de las mujeres en este tipo de productos es de cerca de ¢3,6 millones aproximadamente, en los cuales nosotras estamos pagando un impuesto que no pagan los hombres”, dijo.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.