Sofía Chinchilla Cerdas. 1 agosto
Imagen correspondiente a la ampliación del puente sobre el río Virilla, entre San José y Heredia, conocido como
Imagen correspondiente a la ampliación del puente sobre el río Virilla, entre San José y Heredia, conocido como "puente del Saprissa" en la ruta 32. Foto: Rafael Pacheco

El sector del Estado al que le corresponde construir infraestructura vial, velar por la seguridad en carreteras y garantizar el transporte terrestre, marítimo y aéreo experimentó una caída del 19,2% en sus ingresos, durante el primer semestre de este año.

La situación “cobra relevancia por cuanto las afectaciones en los ingresos podrían impactar obras importantes de infraestructura de transporte, ferroviarias, aeronáuticas entre otros, así como los servicios que brindan estas instituciones”, advirtió la Contraloría General de la República (CGR) en un monitoreo publicado este 31 de julio.

Los ingresos de las instituciones públicas dedicadas al sector transporte se redujeron en ¢29.300 millones con respecto al mismo periodo del año anterior, a causa de los trastornos que causó la crisis del coronavirus en los traslados de la población y las mercancías.

“Esta disminución obedece a los efectos derivados del covid-19, relacionados principalmente con las variaciones en demanda de servicios, hábitos de consumo, laborales y de transporte, aunado a la disminución en la recaudación de impuestos que financian el sector transporte”, indicó la CGR.

El análisis determinó que, en los primeros seis meses del 2020, las ocho instituciones que conforman el sector captaron ¢123.000 millones. En el mismo periodo del año pasado, la recaudación fue de ¢152.265 millones.

Proporcionalmente, el mayor golpe a causa de la emergencia sanitaria se lo llevó el Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac), encargado de los aeropuertos, cuyos ingresos cayeron en un 30%.

“La disminución en el tráfico aéreo propiciado por la pandemia tiene un efecto directo en la recaudación de ingresos del Cetac, dado que esa variable afecta directamente el recaudo por concepto del impuesto del derecho de salida del territorio nacional”, señaló la Contraloría.

De acuerdo con el órgano contralor, la recaudación del impuesto de salida del país caerá en un 66,4%, mientras que en el caso del impuesto único a los combustibles, la reducción proyectada es del 23%.

Este otro tributo es la principal fuente de financiamiento del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), encargado de construir y dar mantenimiento a carreteras, calles y puentes nacionales. Ahí, la reducción de los ingresos es de un 20%, equivalente a ¢15.550 millones.

Según los parámetros de la Contraloría, tal situación pone al Conavi en una posición de riesgo medio alto que podría agravarse si se profundiza la caída en la actividad económica o si la pandemia se prolonga.

“Esta situación pone de manifiesto la necesidad de un monitoreo constante de las variables que condicionan sus ingresos, así como de los gastos con el objeto de anticipar decisiones oportunas sobre la continuidad y sostenibilidad del servicio público que prestan”.

La otra gran fuente de financiamiento del Conavi es el impuesto a la propiedad de los vehículos, que se cobra como parte del marchamo. Dos diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) quieren disminuir dicho tributo, pero tanto la CGR como el Ministerio de Hacienda advirtieron de que dicha medida sería inconveniente y perjudicaría aun más las finanzas públicas.

CTP, Incofer y puertos

El análisis de la CGR refleja que la caída en los ingresos de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva), con respecto al primer semestre del 2019, es del 40%.

No obstante, el órgano contralor aclara que la tendencia a la baja en esa institución se inició meses antes de la pandemia, debido a su proceso de reestructuración y de cambio en el modelo de negocio. Sin embargo, la pandemia también la afectó, debido a que en sus muelles atracan menos cruceros.

Lo mismo ocurrió en el Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico (Incop), donde se interrumpió el arribo de turistas, así como las importaciones y exportaciones y los ingresos cayeron en un 17,6%.

Las cifras del Consejo de Transporte Público (CTP) contrastan con las demás del sector transporte, debido a que muestran un incremento en los ingresos del 6,3%. Sin embargo, tal situación se debe, según la Contraloría, a que cerca del 60% del canon de transporte con el que se financia el CTP se recauda en los primeros meses del año.

El Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) también registra un crecimiento en sus ingresos del 49,1%. Según la Contraloría, se trata de una circunstancia particular, porque percibió mayores aportes de capital en el último trimestre.

Sin embargo, la institución experimentó una reducción de sus ingresos corrientes del 22,3%, debido a la paralización del servicio de transporte ferroviario a causa de la emergencia sanitaria.