Aarón Sequeira. 29 junio
Los diputados del PLN, Roberto Thompson y Carlos Ricardo Benavides (ambos de pie), conversan en el plenario durante una sesión en la que mostraron divergencias de criterio con respecto al plan de feriados. Junto a ellos, la legisladora María José Corrales.
Los diputados del PLN, Roberto Thompson y Carlos Ricardo Benavides (ambos de pie), conversan en el plenario durante una sesión en la que mostraron divergencias de criterio con respecto al plan de feriados. Junto a ellos, la legisladora María José Corrales.

El plenario de la Asamblea Legislativa fue escenario, la mañana de este lunes, de un choque entre los diputados liberacionistas, Carlos Ricardo Benavides y Roberto Thompson, por el proyecto de ley que trasladaría siete feriados que caen en fin de semana, en los años 2020 y el 2021, a días laborales, los días lunes.

El debate surgió por la intención de Benavides de devolver el plan de Thompson a primer debate y quitarle el traslado de cuatro de esos siete feriados antes de someterlo de nuevo a votación.

(Video) Thompson y Benavides chocan por plan sobre feriados

Con el argumento de ayudarle al sector turístico, el proyecto pasaría 11 feriados a días lunes. Cuatro de estas fechas corresponden a domingos, tres a sábados, dos a martes y dos a miércoles.

En el plenario, el expresidente legislativo argumentó que retirar el traslado de los feriados que caen en domingo les evitaría un fuerte impacto económico a las empresas y al Estado.

“Hemos estimado que trasladar esos feriados a los lunes tiene un costo para el Estado de alrededor de ¢50.000 millones y, para la empresa privada, de alrededor de ¢116.000 millones”, declaró Benavides en la sesión del Congreso.

Alegó que, al retrotraer el proyecto al trámite anterior al primer debate, se podría “hacer un mejor balance con otros sectores productivos”, y no solo con el turístico.

El plan de Thompson fue aprobado en primer debate el 18 de junio con 46 votos.

La propuesta de Benavides fue mantener en día domingo los siguientes feriados: en el 2020, el 2 de agosto; y en el 2021, las efemérides del 11 de abril, 25 de julio y 15 de agosto. Además, propuso pasar a lunes dos feriados del 2022 que caen entre semana.

Agregó que la oposición de la CCSS al proyecto dada a conocer hoy, a causa del costo financiero que implicaría, no es “cuestión menor”, además de que también habría que pagarles dinero extra a los policías esos lunes.

“Eso genera un gasto superior para las finanzas del Estado que ya están en la situación que todos conocemos”, alegó.

Inmediatamente después de lo dicho por Benavides, Thompson tomó la palabra para decir: “¿Alguien en este plenario me puede decir quién está peor que el sector turismo? ¿Quién está peor que la gente que está en cero, que la soda en Bajo Rodríguez, la venta de artesanía en Sarchí, en Puerto Viejo, el pescador en la zona sur?”.

El alajuelense también hizo referencia a los hoteles de La Fortuna, en San Carlos, y que nadie puede afirmar que los sectores de medianas y pequeñas empresas estén peor que el sector turístico en el país, a raíz de la pandemia del covid-19.

“El turismo tuvo una visitación de tres millones de personas el año pasado y este año no tiene nada, con las fronteras y los aeropuertos cerrados. ¿Alguien me puede decir que la gente en Guanacaste no tiene hambre?”, dijo Thompson.

El diputado hizo referencia a los números expuestos por Benavides y dijo que eran a mano alzada, al tiempo que alegó que ni él, como presidente de la Comisión de Asuntos Económicos que tramitó el proyecto, tiene ese documento con esos números.

“No tengo ese proyecto, lo que sí tengo es una manifestación del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) y la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) que sí apoyan este proyecto. Estamos aquí discutiendo por cuatro domingos, en dos años”, apuntó.

También, criticó que se ofrezca, tal como lo expuso Benavides, optar por dos domingos en el 2022, cuando ese año habrá tres lunes feriados.

“Yo les pido que seamos conscientes de cuál es el sector más golpeado”, dijo.

Erwen Masís, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), apoyó la propuesta de Benavides y pidió no afectar a los otros sectores empresariales “que, si bien es cierto no están cerrados, están nadando de a perrito”.

“Hay que darles alternativas, buscar créditos, buscar otras alternativas para el sector turismo, sin afectar a las demás empresas, sin afectar a los demás que sostienen su producción de alguna manera”, dijo el socialcristiano.

En cambio, la independiente Ivonne Acuña apoyó a Thompson por la afectación en empleos directos y encadenamientos productivos, por la “situación tan paupérrima que viven estas familias y estos lugares”.

El restauracionista Melvin Núñez dijo que, si bien apoya el proyecto, alegó que eso le va a traer al país y a las otras empresas más gastos; apuntó que el sector turismo requiere de “propuestas serias”.

Paola Vega, del Partido Acción Ciudadana (PAC), una de las dos oficialistas que se opuso a frenar el proyecto (el otro fue Welmer Ramos), reclamó que el sector empresarial no esté dispuesto a ser solidario con las empresas turísticas.

“Todos los sectores tenemos que ser solidarios, eso incluye al sector empresarial, pese a que esté golpeado, tienen que hacer un esfuerzo por ayudar a los más golpeados dentro de los suyos”, dijo Vega.

Benavides: ‘Demagogia no cae bien'

Benavides entró de nuevo en la discusión para decir que, en el plenario, “no cae bien una discusión demagógica sobre un proyecto” y arguyó que “nadie está en contra” de este.

“Incluye una serie de factores que hacen que resulte negativo en la forma en que está hoy redactado, tanto para el erario público como para otros. Mi sector es turismo, para nadie es un secreto, al que he estado ligado por años, y del que fui ministro dos veces”, acotó.

En referencia a que Thompson dijera que no se tenía la información sobre los costos para el Estado y los empresarios, Benavides dijo que “si la Comisión de Económicos no sabe que esto le cuesta al Estado y a los demás sectores productivos, es porque no estudió o no pidió esa información y trajo a este plenario el proyecto sin datos”.

El exjerarca parlamentario dijo que, hasta este lunes, se conoció el criterio negativo de la CCSS y que las “expresiones de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (Uccaep) que recién hemos conocido no las teníamos antes de votar”.

Alegó que el plan podría transformarse para que sea más digerible y no caiga “sobre los hombros de los contribuyentes, de los costarricenses más pobres”, además de que no corra riesgo de ser improbado en segundo debate.

La liberacionista Karine Niño apoyó a Thompson y enfatizó el golpe a las finanzas del sector turístico: “Ese sector pide ayuda a gritos y ha sido pilar en la economía, aquí los sectores que se han podido sostener tienen que ser solidarios”.

Con ese debate, el choque entre Benavides y Thompson tuvo un respiro, pues el presidente legislativo, Eduardo Cruickshank, les dijo literalmente que no les iba a conceder la palabra para que siguieran el debate y puso a votación la moción para devolver el plan atrás.

Moción rechazada; PLN partido

Devolver la propuesta a primer debate necesitaba 38 votos y recibió el respaldo de 31. El mayor quiebre estuvo en Liberación Nacional, donde siete votaron en contra y nueve a favor.

Se opusieron Thompson, Niño, María José Corrales, Daniel Ulate, Gustavo Viales, Franggi Nicolás y David Gourzong.

En cambio, votaron a favor de la propuesta para frenar el proyecto nueve: Benavides, Ana Lucía Delgado, Luis Fernando Chacón, Silvia Hernández, Wagner Jiménez, Paola Valladares, Luis Antonio Aiza, Jorge Fonseca y Yorleny León.

En la Unidad, de los tres presentes, solo apoyó la idea Erwen Masís, mientras que se opusieron a frenar el plan María Inés Solís y Rodolfo Peña.

En total, votaron en contra 14 legisladores.

Luego de la votación de esa propuesta, el choque siguió de nuevo, cuando Thompson dijo literalmente que quería responderle a Benavides, para poner “la cara y el pecho por la Comisión de Económicos”, pues dijo que su compañero de fracción los irrespetó.

“Venimos haciendo un trabajo absolutamente serio en este y otros proyectos para que se diga que traemos proyectos sin el debido estudio. Se hicieron todas las consultas respectivas y ninguno me deja mentir”, dijo el alajuelense.

Daniel Ulate, también miembro de Económicos, reclamó lo dicho por Benavides: “Hay un irrespeto grande ante los miembros de la Comisión de Asuntos Económicos”.

Luego de varios criterios de legisladores que insistieron en si se debía aprobar el proyecto en segundo debate o devolverlo para hacerle cambios, el expresidente del Congreso volvió a responderle a Thompson.

“Los números que he brindado, que según me han señalado son ‘a mano alzada’ porque los he tenido que buscar. Si la Comisión de Económicos le hubiera dicho al plenario, como es su responsabilidad, cuál es el costo de siete días adicionales para el sector público y privado, no tendríamos que andar en esas”.

“No dudo que hayan hecho consultas, pero esa información no la tenemos. Si la tienen, me encantaría que nos la den. Uno tiene que valorar el costo de los proyectos y no solo decir que un sector u otro está en malas condiciones”, dijo Benavides.

El plan no ha sido sometido a segundo debate.

El texto traslada los siguientes feriados:

En el 2020:

-25 de julio: de sábado a lunes 27

-2 de agosto: de domingo a lunes 3

-15 de agosto: de sábado a lunes 17

-15 de setiembre: de martes a lunes 14

-1.° de diciembre: de martes a lunes 30 de noviembre

En el 2021:

-11 de abril: de domingo a lunes 12

-1.° de mayo: de sábado a lunes 3

-25 de julio: de domingo a lunes 26

-15 de agosto: de domingo a lunes 16

-15 de setiembre: de miércoles a lunes 13

-1.° de diciembre: de miércoles a lunes 29 de noviembre