Aarón Sequeira. 2 julio
Pablo Heriberto Abarca, del PUSC, dijo que la moratoria permite dar un periodo de gracia para la curva de aprendizaje en la implementación del IVA. Foto: Mayela López
Pablo Heriberto Abarca, del PUSC, dijo que la moratoria permite dar un periodo de gracia para la curva de aprendizaje en la implementación del IVA. Foto: Mayela López

Los diputados aprobaron, este martes, un proyecto de ley que decreta un periodo de tres meses en que el Ministerio de Hacienda no podrá aplicar sanción alguna generada por incumplimientos en la declaración, liquidación y pago del impuesto al valor agregado (IVA).

La iniciativa fue propuesta por el legislador Pablo Abarca, de la Unidad Social Cristiana (PUSC), y avanzó en un tiempo récord gracias al acuerdo de todos los legisladores, quienes convinieron en dispensar el proyecto de todo trámite legislativo.

Aunque la idea original era de declarar una moratoria hasta por seis meses, las fracciones parlamentarias acordaron con la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, que no fuera tan extensa y que tres meses serían suficientes para que los contribuyentes se pongan al día y puedan cumplir con todas las obligaciones asociadas al nuevo impuesto.

“Decrétese una moratoria de tres meses improrrogables, correspondientes a los periodos del impuesto al valor agregado de julio, agosto y setiembre de 2019, en las sanciones, mora, intereses, multas o cualquiera otra disposición sancionatoria”, dice el artículo 1 de la iniciativa aprobada.

La iniciativa tuvo el voto afirmativo de los 40 legisladores que estaban presentes en el momento de la votación.

Abarca aseguró que el proyecto de moratoria no es, bajo ningún motivo, una alcahuetería. Agregó que la intención es permitirles a los costarricenses “que se adapten de manera segura a un nuevo sistema que es bastante complejo”.

De hecho, la iniciativa establece que los grandes contribuyentes no podrán acogerse a esa ley de moratoria, ni tampoco las “grandes empresas nacionales”.

Además de decretar la moratoria para el periodo de julio, agosto y setiembre, la nueva ley establece que la Administración Tributaria no podrá iniciar ningún procedimiento administrativo contra los contribuyentes por “inconsistencias o inexactitud que deriven de la declaración, liquidación, pago, aplicación de créditos fiscales u otras diferencias en la determinación o cálculo del impuesto al valor agregado durante los meses que estuvo vigente la moratoria”.

No obstante, ese periodo de gracia no se podrá aplicar en los casos de fraude a la hacienda pública o a infracciones que se califiquen como “muy graves”, ni tampoco en los casos en que se logre determinar que el contribuyente ejecutó una maniobra para evitar el pago del impuesto.

A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, el presidente de la República, Carlos Alvarado, celebró la aprobación de la iniciativa legal.

“Agradezco a las y los diputados este paso que nos dirige a una mayor tranquilidad en la ciudadanía ante el inicio de este tributo”, escribió el mandatario.

Según Carlos Avendaño, esa moratoria aprobada "viene a equilibrar la incertidumbre en la que se ha llevado a la población con la incorporación del IVA”.

“No aplicar multas a los contribuyentes por un período de tres meses es una medida contundente para enfrentar la desinformación con la que el Gobierno implementó el IVA”, adujo el restauracionista.

Aunque exima a los contribuyentes de las sanciones, no los libera de realizar la declaración, liquidación y pago del IVA, ni del pago del monto principal que la Administración Tributaria determine.

Pablo Abarca agregó que es importante dar un espacio para que se dé la curva de aprendizaje de la gente, “en este cambio tributario histórico y que implica una dinámica administrativa muy distinta”.

Agregó que la idea es darle un respiro a la gente que viene adaptando toda su infraestructura contable, “que va a evolucionar más allá de una bolsa de facturas entregadas al contador a finales de mes”.