Josué Bravo. 19 enero
Según el Padrón Electoral, 3,4 millones de costarricenses están habilitados para votar en las elecciones municipales de febrero próximo. Foto: Rafael Murillo
Según el Padrón Electoral, 3,4 millones de costarricenses están habilitados para votar en las elecciones municipales de febrero próximo. Foto: Rafael Murillo

Las elecciones municipales del próximo 2 de febrero tendrán la mayor participación de partidos cantonales desde que, en el 2002, el país empezó a efectuar este tipo de comicios.

Un total de 57 agrupaciones locales se inscribieron para competir en 40 de los 82 cantones del país, ya sea para los cargos de alcaldes, vicealcaldes, regidores o síndicos, entre otros.

El dato se desprende del registro de candidaturas inscritas ante el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Además de estos 57 partidos cantonales, participarán 14 agrupaciones nacionales, nueve provinciales y seis coaliciones partidarias.

En las elecciones municipales del 2016 participaron 48 grupos políticos locales, nueve menos que en esta ocasión.

55 van por alcaldías

De los 57 partidos cantonales incritos, 55 presentaron candidaturas a alcalde para sus respectivos gobiernos locales.

Estos aspirantes a alcalde compiten en 38 cantones, de manera que hay municipios hasta con tres candidatos a alcalde de grupos cantonales.

Los cantones donde más partidos locales aspiran a la alcaldía son San José, Escazú, Sarchí, La Unión y Nicoya, con tres cada uno.

En, tanto, hay dos aspirantes de partidos locales en Goicoechea, Grecia, Palmares, Santo Domingo, Quepos, Pococí y Siquirres.

En otros 26 cantones, solo hay un candidato a alcalde de partido local.

La razones

Martha Castillo Víquez, jefa del departamento de Registro de Partidos Políticos del TSE, atribuye el incremento en la participación de partidos políticos cantonales, principalmente, a la disminución de requisitos para las inscripciones.

Citó que, en el 2012, la Sala Constitucional eliminó la obligatoriedad estipulada en el Código Electoral de realizar asambleas distritales para poder inscribir un partido político. Tras la resolución, cumplir con ese requisito es opcional.

“Anteriormente, todos los partidos tenían que hacer asambleas distritales y el proceso era un poco más complejo”, explicó la funcionaria.

Otra razón, de acuerdo con Castillo, es que otra resolución de la Sala Constitucional, del 2017, eliminó la desinscripción de agrupaciones si no participaban en una elección.

Ahora, la única causal para desinscribir una agrupación cantonal es que no alcance 500 votos en la elección.

Esa cifra es equivalente al número de adhesiones o firmas que se el exige a la agrupación, como uno de los requisitos para poder registrarse ante el TSE.

“Lo que sucede ahora es que la lista de partidos se va incrementando exponencialmente porque, después de la elección, vamos a tener partidos que se lograron inscribir para participar en esa elección, y partidos que, aunque no hayan participado anteriormente y no hayan renovado estructuras, se mantendrán ahí porque no se pueden cancelar”, explicó Castillo.

Otra de las razones de la amplia oferta electoral, de acuerdo con Castillo, es que los ciudadanos deciden interesarse en resolver problemas de su comunidad y crean un partido nuevo, debido a que consideran que los existentes no son opción para ellos.

“Deciden formar su propia agrupación, tomando en cuenta que es más sencillo inscribir un partido a escala cantonal”, insistió la jefa de Registro de Partidos Políticos.

Por último, Castillo observa que hay políticos disidentes de partidos tradicionales que deciden conformar uno nuevo, en parte, porque no tienen probabilidades de ser nombrados como candidatos por la agrupación en la que militaban.

“Antes eran muy pocos partidos políticos y, ahora, en virtud de los cambios sociales y políticos la participación ciudadana ha variado”, puntualizó Castillo.