Patricia Recio. 8 enero
La presidenta de la Asociación Pro Carretera a San Carlos, Patricia Romero (de blanco), junto con otros miembros de la organización, se reunieron la tarde de ese miércoles con el mandatario, Carlos Alvarado. El encuentro se realizó en Casa Presidencial. Cortesía: Presidencia
La presidenta de la Asociación Pro Carretera a San Carlos, Patricia Romero (de blanco), junto con otros miembros de la organización, se reunieron la tarde de ese miércoles con el mandatario, Carlos Alvarado. El encuentro se realizó en Casa Presidencial. Cortesía: Presidencia

El Gobierno reasignará una partida de $225 millones de un crédito “sombrilla” con el Banco Interamericano de Desarrollo, para concluir la carretera a San Carlos.

Este compromiso se da en el marco de una reunión que sostuvieron, este miércoles, el presidente Carlos Alvarado y los integrantes de la Asociación Pro Carretera a San Carlos.

Casa Presidencial aseguró que el proyecto para la aprobación del préstamo será enviado a la Asamblea Legislativa en marzo.

Se trata de un financiamiento anunciado desde setiembre del 2018; asciende a $350 millones y contempla otros proyectos de infraestructura vial.

Una vez más, el mandatario aclaró que aunque se realizan esas gestiones, la vía a San Carlos no quedará concluida en esta administración.

El plan fue ideado desde hace 50 años. La construcción comenzó en el 2005, pero quedó paralizada en el 2018 con un 60% de avance.

En la reunión de este miércoles también estuvieron presentes la vicepresidenta, Epsy Campbell, los jerarcas de Planificación y Política Económica, Pilar Garrido; y de Obras, Públicas y Transportes, Olman Elizondo, y el director del Conavi, Mario Rodríguez.

Según el detalle que se presentó a los representantes sancarleños, los $225 millones permitirán terminar los 29 kilómetros del tramo central entre Sifón de San Ramón y La Abundancia de Ciudad Quesada, así como la punta sur, entre Sifón y Naranjo.

Anteriormente, el MOPT había estimado que para finalizar el proyecto se requerirían $300 millones.

La presidenta de la asociación Pro Carretera a San Carlos, Patricia Romero, explicó que el principal objetivo de la reunión era que el mandatario manifestara su compromiso con ese proyecto.

Uno de los principales pedidos, es la habilitación del tramo que comunica La Abundancia con Alto Sucre, lo que permitiría transitar sin pasar por el centro de Ciudad Quesada.

Según Romero, el presidente aseguró que tratarán de atender esa solicitud antes de lo estipulado en el cronograma.

La representante comunal explicó además, que los $225 millones que se tomarían del crédito, no contemplan los recursos necesarios para las expropiaciones. Ese dinero provendría del presupuesto del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).

Paralizada

Dicha obra quedó paralizada luego de que el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), rompiera el contrato con la empresa a cargo, tras más de 10 años al frente del proyecto sin que se lograra terminar.

La nueva carretera, pretende reducir los costos de operación vehicular, especialmente del transporte de carga, así como los tiempos de viaje para los usuarios de ese tramo.

El crédito del BID también se utilizará para dotar al Gobierno de mejor capacidad para desarrollar proyectos mediante asociaciones público privadas.

En un cronograma presentado el año pasado por el Conavi a la Contraloría General de la República, se estableció que la vía estaría finalizada hasta el 2025.

En ese documento, se fijaron varias etapas que permitirían ir avanzar en el proyecto, mientras se obtienen los recursos y se hallan las soluciones técnicas a los problemas geolólgicos que afectaron su ejecución en el pasado.

La primera etapa contempla la habilitación del tramo entre La Abundancia de Ciudad Quesada y el cruce hacia Alto Sucre, además de la construcción de una vía terciaria.

Detalle del proyecto

FUENTE: MOPT.    || w. s. / LA NACIÓN.

Esa conexión de 8 kilómetros ha sido uno de los principales pedidos de los vecinos a fin de dar funcionalidad a algunos tramos mientras avanza la obra.

Posteriormente se trabajará en el trayecto entre Sifón y la intersección de Sucre. En ese trazado de 23 kilómetros se buscará habilitar la vía sin la ampliación de los puentes sobre los ríos Barranca, Tapezco, Arenas, Seco, San Cristobal y Ron Ron a fin de agilizar la entrada en operación del tramo.

También se estipuló aparte la ampliación los puentes restantes.

El año pasado, el Conavi anunció que ya había hallado una solución para el problema geológico en el puente sobre el río Laguna.

Tras concluir que el puente es inviable, la solución en ese complicado sector, consistiría en la colocación de un relleno y una alcantarilla. El puente deberá ser demolido.

Sin embargo, aún quedan otros temas pendientes de resolver como el llamado humedal La Culebra, donde una acción de inconstitucionalidad impide realizar obras.