Juan Diego Córdoba González. 22 octubre
Los trabajos se concentran en la excavación de 65.000 metros cúbicos de tierra, el equivalente de unas 2.200 vagonetas. Foto: MOPT.
Los trabajos se concentran en la excavación de 65.000 metros cúbicos de tierra, el equivalente de unas 2.200 vagonetas. Foto: MOPT.

El nuevo paso a desnivel de Guadalupe, sobre la carretera de Circunvalación, reporta un avance de 46%, nueve meses después del arranque de obras.

La infraestructura debería quedar lista en marzo de 2021, cuando se venza el plazo otorgado a Puentes y Calzadas, empresa a cargo de las obras.

El gerente de la Unidad Ejecutora, Carlos Jiménez, informó de que en este momento los trabajos se centran en excavar más de 65.000 metros cúbicos de tierra para abrir el viaducto principal.

Para realizar esas labores, afirmó, se habilitaron cuatro vías marginales con el objetivo de facilitar el tránsito vehicular fluido e ininterrumpido sobre el anillo vial que bordea la capital.

Esta es una de las obras que pretenden mejorar el tránsito sobre esa importante carretera nacional, por la que circulan unos 60.000 vehículos diarios.

Se sumará al paso concluido de las Garantías Sociales, en Zapote, así como la obra que iniciaría en próximas semanas en la rotonda de La Bandera, ubicada en San Pedro de Montes de Oca.

La infraestructura en Guadalupe, que representa una inversión de $19,5 millones, incluye el paso a desnivel a cuatro carriles y una rotonda en su parte superior, eliminará la intersección con semáforos que entorpecía el tránsito en la zona.

Empero, la construcción avanza con la amenaza de que la obra pierda su funcionalidad poco tiempo después de inaugurarse, como lo señalaron estudios de tráfico de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) y el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), desde 2015.

Eso era conocido incluso antes de que se firmara la construcción de la obra.

Para corregir esa problemática, se planteó la necesidad de construir un tercer nivel, que costaría alrededor de $8,3 millones adicionales.

Se habilitaron cuatro vías marginales para asegurar el paso fluído de vehículos por la zona. Foto: MOPT.
Se habilitaron cuatro vías marginales para asegurar el paso fluído de vehículos por la zona. Foto: MOPT.

Esa obra no se incluyó en el contrato original de construcción para no atrasar el proyecto de las tres rotondas, que incluía también La Bandera y Garantías Sociales.

Se decidió, entonces, dejar el proyecto para “más adelante” y ejecutarlo de manera complementaria.

Las autoridades encontraron la necesidad de elaborar un nuevo estudio de tráfico en la zona, que se estima de 50.000 vehículos diarios.

Esos análisis permitirían terminar de definir si se necesita o no ese tercer nivel para que la infraestructura sea funcional y no quede colapsada debido a la gran cantidad de vehículos.

El problema es que realizar dichas investigaciones en este momento, en medio de la pandemia y restricciones vehiculares, no tomarían una fotografía real de la cantidad de vehículos que pasan por ese sector.

A ese factor se suma la ejecución simultánea de otras grandes obras viales en la Gran Área Metropolitana (GAM), que también interfieren en la dinámica vehicular.

Unos 50.000 vehículos diarios circulan por ese sector de Guadalupe. Autoridades deberán hacer un nuevo estudio para determinar si se necesita o no obra complementaria. Foto: MOPT.
Unos 50.000 vehículos diarios circulan por ese sector de Guadalupe. Autoridades deberán hacer un nuevo estudio para determinar si se necesita o no obra complementaria. Foto: MOPT.

Por ello, las autoridades concluyeron que lo mejor es realizar la actualización mediante un estudio con base en las tasas de crecimiento vehicular, que tendría un costo de $15.000 y se realizaría antes de que finalice este año.

Posteriormente, Conavi deberá solicitar permiso a la Contraloría General de la República (CGR), para extender el contrato con UNOPS, que gerencia la obra.

Para la aprobación de esa extensión, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) deberá garantizar que existen los recursos suficientes para ejecutar la obra adicional.