Patricia Recio. 11 enero
El Conavi analiza las ofertas para construir un paso elevado entre Hatillo 7 y 8 que permita eliminar los semáforos en ese punto de la carretera de Circunvalación. Fotografías: Graciela Solís
El Conavi analiza las ofertas para construir un paso elevado entre Hatillo 7 y 8 que permita eliminar los semáforos en ese punto de la carretera de Circunvalación. Fotografías: Graciela Solís

Los tres pasos elevados que sustituirán los semáforos de Hatillo, en la ruta de Circunvalación, tendrán un costo de ¢10.000 millones y se empezarán a construir a mediados de este año.

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) actualmente analiza las ofertas recibidas para el diseño y construcción de dichas estructuras en la ruta 39. Los tres proyectos deberían quedar adjudicados el próximo mes.

El director del Conavi, Mario Rodríguez, explicó que estos tres pasos se construirán con recursos propios.

Según el cronograma, el primero de los proyectos que recibirá la orden de inicio será el paso elevado y puente peatonal entre los Hatillos 7 y 8.

Ese proyecto deberá quedar adjudicado en la primera quincena de febrero y se empezaría a construir, a más tardar, a inicios de junio.

La obra contempla un paso vehicular elevado –y sus accesos–, así como un puente peatonal que comuncará Hatillo 7 y Hatillo 8.

La intención es que los vehículos que transitan por Circunvalación puedan hacerlo libremente en el sentido San Sebastián-Pavas sin tener semáforos que limiten su tránsito.

Además, durante la etapa de construcción, el contratista deberá demoler el puente peatonal existente.

La empresa que resulte adjudicada tendrá 510 días (alrededor de un año y medio) para el diseño y construcción de la obra. El costo estimado de este proyecto es de ¢3.150 millones.

En el caso de la ruta de Circunvalación, a partir del segundo semestre de este año coincidirán los trabajos mencionados en los Hatillo, con la construcción de viaductos en la rotonda de La Bandera, el cruce de Guadalupe, Calle Blancos y en La Uruca, en donde en febrero se empezará a levantar una intersección a tres niveles.

Además, como parte de las llamadas obras impostergables del proyecto San José- San Ramón, también habrá trabajos en el intercambio de Circunvalación con la carretera General Cañas (Monumento al Agua) y en el puente sobre Río Torres, el cual será ampliado a 8 carriles (4 por sentido).

El director del Conavi, Mario Rodríguez, recordó una vez más que estas obras, al igual que otros proyectos que se desarrollarán en los próximos meses, impactarán considerablemente el tránsito.

“Si lo que queremos es descongestionar Circunvalación, tenemos que congestionarla de una sola vez”, añadió Rodríguez al tiempo que insistió en la necesidad de que los usuarios preparen sus viajes y planifiquen sus rutas para hacer frente a las complicaciones que se avecinan.

Dos pasos más

El siguiente paso a desnivel en ejecutarse será el que se ubicará en la intersección con los Hatillos 2, 3, 5 y 6.

Esa obra incluye un paso inferior (túnel) con sus respectivos accesos de aproximación y un carril de aceleración paralelo a la ruta de Circunvalación en sentido sur-norte, en la intersección donde se unen los Hatillos 2, 3, 5 y 6.

Dicho proyecto sería adjudicado a finales febrero y su construcción está prevista para comenzar en las últimas semanas de junio.

Para completar esta obra el contratista que resulte adjudicado tendrá 450 días (unos 15 meses). Su costo estimado es de ¢1.950 millones.

La tercera obra se ejecutará en Hatillo 4 y comprende un paso elevado tipo viaducto, calles marginales y paso inferior, con rampas de aceleración y desaceleración, que permitan la comunicación con los sectores norte y sur de Hatillo 4 y que faciliten el tránsito de los vehículos sobre la ruta 39, sin semáforos que los detengan.

El paso inferior será, precisamente, el que permita que los Hatillos se conecten sin interferir con el flujo de Circunvalación.

Esta será la obra más costosa de las tres planteadas por el Conavi, pues su costo se estima en ¢4.750 millones. El plazo de ejecución del contrato para el diseño y la construcción es de 18 meses.

Según el cronograma para esta iniciativa, la adjudicación debería definirse a más tardar la primera quincena de mayo y la orden de inicio llegaría a mediados de setiembre.