Infraestructura

Ampliación entre puente Saprissa y cruce doña Lela quedaría lista este año

Maquinaria del MOPT se encargará de obras que debía ejecutar H Solís

Luego de estar paralizados más de nueve meses, los trabajos para ampliar el tramo de la ruta 32 entre el puente sobre el río Virilla y el cruce conocido como doña Lela, se reanudarían en los próximos meses con la intención de que la obra quede concluida antes de que termine este 2022.

De acuerdo con la directora ejecutiva del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), Hannia Rosales, los trabajos en ese trayecto de 2,8 km se reanudarían por medio de la línea de conservación que aún está vigente en esa zona para la colocación del pavimento, mientras que los movimientos de tierra se realizarían con maquinaria del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

Inicialmente, las obras de este proyecto que fue incluido dentro de los llamados ‘topics’, también eran ejecutadas dentro de los contratos de mantenimiento que tenían a su cargo las empresas MECO y H Solís; sin embargo, tras el escándalo por supuesta corrupción en obras viales, donde se vieron involucrados empleados y dueños de ambas empresas, así como varios funcionarios del Conavi, la obra se detuvo, pues se suspendieron las líneas de conservación.

Con el nuevo plan del Conavi, la pavimentación de los carriles adicionales continuará a cargo de MECO, pues se decidió reactivar contratos que aún tenían monto y plazo para dejarlos fenecer, mientras se avanza en nuevos modelos de conservación.

En tanto, para que la maquinaria del MOPT pueda encargarse de la parte geotécnica será necesario limitar el alcance del proyecto.

“Ahí la contratación que nos quedaba por fuera, que es la que está obligando a hacer una readecuación en el diseño, es la que atendía los muros de contención, vamos a ver si podemos ajustar el ancho para minimizar la necesidad de los muros y el volumen del material que hay que excavar”, explicó Rosales.

El plan incluye la ampliación de los 2,8 km de carretera, así como las mejoras pluviales y de taludes. A lo largo de ese trayecto se colocarán barreras tipo New Jersey de concreto para separar los sentidos de circulación, similares a las ubicadas en parte de la autopista General Cañas.

Esa obra tenía un costo inicial de ¢2.200 millones, a los que se sumaron ¢420 millones por labores relacionadas con el alumbrado público. La orden de inicio se dio en diciembre del 2020 y tenía un plazo de ejecución de seis meses, por lo que debía estar lista en marzo del año pasado.

Actualmente el monto total del proyecto no ha sido revelado por el Conavi. Lo que sí fue advertido por expertos del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme), es que al haber quedado a medio camino y sin ningún tipo de conservación, una gran parte de la inversión realizada podía perderse y en algunas zonas será necesario empezar de cero, pues quedaron materiales de subbase sin protección y otras obras sin adecuada señalización que han ido destruyéndose por el pasar de los vehículos y las mismas condiciones climáticas.

La intención de esta intervención vial era desahogar el embudo que se origina en ese tramo desde la puesta en operación del nuevo puente sobre el río Virilla, con lo que el paso en ese sector se mantiene en cinco carriles y que se agravaría luego de que se mejore la vieja estructura con la que se dispondrá de seis carriles en total.

No obstante, dicha contratación para reforzar y ampliar el puente existente, también fue detenida, luego de que el Conavi acordara no firmar la adenda con la que se pretendía que la misma empresa que construyó el nuevo paso, se encargara de la obra.

El primer decreto firmado por la actual Administración incluía la intervención de al menos 28 cuellos de botella ubicados en distintos puntos de la Gran Área Metropolitana; empero, con el paso de los meses la lista fue creciendo y en muchos caso se pasó de obras sencillas a aspirar por grandes proyectos como los tres pasos a desnivel de los Hatillos, la citada ampliación de la 32 y el túnel de La Galera.

A la fecha, ninguno de estos se ha completado, aunque sí se han llevado adelante intervenciones menores en distintos puntos.

La directora del Conavi, aseguró que recientemente tuvieron un acercamiento con el despacho del viceministro de Transportes, Eduardo Brenes, a fin de elaborar una lista de posibles intervenciones que puedan atenderse mediante una línea de mantenimiento que solo abarca demarcación y atención de pavimentos.

La idea dijo, es identificar sitios donde una labor de este tipo (demarcación) pueda representar una mejora funcional.

“Hay una lista que esperamos atender una vez que esta contratación tenga reinicio, ya se tiene la verificación de calidad y los administradores viales”, explicó la jerarca.

En tanto, las obras más grandes como los pasos en los Hatillos y La Galera, quedarán para los próximos dos años.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.