Infraestructura

Conavi promete reabrir este domingo paso por puente Negro de Orosi tras protesta de vecinos

Manifestación de vecinos y alcalde de Paraíso obligó a suspender instalación de estructura provisional durante seis horas; quejosos reclamaban atrasos en obras y exigían un puente nuevo

El Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) se comprometió a reabrir este domingo el paso por el puente Negro de Orosi, luego de negociar con un grupo de vecinos, encabezados por el alcalde de Paraíso, Carlos Ramírez, que frenaron este viernes la instalación de una estructura provisional en ese sector.

Un grupo de 30 manifestantes llegó al lugar a las 5 a. m. y le indicó a los empleados del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) que trabajan en la obra que no les iban a permitir seguir con sus labores hasta que se hiciera presente la directora ejecutiva del Conavi, Hannia Rosales, para plantearle sus inquietudes.

“Pedimos que se coloque un puente permanente a dos carriles y con paso peatonal porque con este puente Bailey que están poniendo hay un problema. Tenemos temores por la estabilización de los taludes donde se montó y por la altura, ya que tuvieron que levantarlo mucho y no permite la visibilidad para los conductores”, indicó Ramírez a La Nación.

Luego de seis horas de espera, Rosales se hizo presente y prometió a los vecinos que este domingo 21 de noviembre se habilitará el paso con los debidos ajustes estructurales que solicitó el grupo. Sin embargo, les aclaró que el Consejo no tiene recursos suficientes para construir un nuevo puente con las características solicitadas por los habitantes.

“Se llegó al acuerdo de levantar el bloqueo y de hacer una reunión de seguimiento a las solicitudes que ellos plantearon, el 1.º de diciembre. El puente que se está retirando del cauce va a quedar sobre la misma ruta, se están valorando dos posibles sitios”, indicó la funcionaria a este diario, al tiempo que anunció la colocación de un semáforo en el sitio.

Por otra parte, Rosales destacó que cuando se levantó el bloqueo, cerca de la 1 p. m., los trabajadores del MOPT reanudaron sus labores. “Nosotros con el paso abierto seguimos trabajando en la protección del bastión y retirando el puente que colapsó”, agregó.

Respuesta tardía

El puente Negro de Orosi, que pasa sobre el río Agua Caliente y comunica ese distrito con Paraíso, se desplomó el pasado 28 de octubre. Dicha estructura había sido reparada un año atrás. Las obras, que obligaron a cerrarlo durante dos meses, tuvieron un costo de ¢157 millones y estuvieron bajo la supervisión del Conavi.

Desde que se derrumbó la edificación, los habitantes de la localidad que utilizan el transporte público deben dar la vuelta por Cachí y los carros livianos desviarse por Navarro del Socorro, en Dulce Nombre de Cartago. Además, los vehículos pesados deben ingresar por Agua Caliente, donde atraviesan dos ríos que presentan crecidas.

El alcalde Ramírez reclamó que cuando el puente se cayó, las autoridades indicaron que la nueva estructura estaría lista en menos de 15 días, pero que ya han pasado tres semanas y la obra sigue inconclusa. Señaló que la única explicación que habían recibido es que los atrasos obedecen a un problema con unos cables eléctricos.

Por su parte, el regidor por Orosi, Alex Mata, dijo a La Nación que el plantón de este viernes también respondió a que están cansados de tantas promesas incumplidas por el Conavi. “No queremos más paliativos, sino una pronta negociación con el pueblo, ya que nuestro compromiso y responsabilidad con los ciudadanos es evitar una desgracia mayor”, agregó.

En la manifestación también participó una comisión del Concejo Municipal y un equipo técnico del ayuntamiento, junto a representantes comunales y de la sociedad civil.

Nota actualizada a las 4:43 p. m. con nuevos datos

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Escribe sobre vivienda y trabajo.