Educación

Sutel fracasa en llevar Internet a alumnos de 100.000 familias pobres

A setiembre debían estar conectadas 78.000 familias, pero solo se alcanzaron 9.523 . Presidente del IMAS pide acabar con las ‘excusas’

En setiembre del 2020, la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) hizo una pomposa promesa: conectar a Internet a 100.000 familias en donde habitan estudiantes pobres de escuelas y colegios que necesitan estudiar durante la pandemia.

A un año de ese anuncio, el cumplimiento de la meta es un fiasco, a tal punto que Juan Luis Bermúdez, presidente ejecutivo del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), lanza un reclamo: “Debemos dejarnos de excusas y de estar tirando la responsabilidad con cartas que van de un lado para otro”.

Los números hablan: El compromiso a setiembre del 2021 era tener conectados 78.184 hogares. No obstante, solo 9.523 tienen Internet, el 12% del objetivo a ese mes y apenas el 9,4% de total de 100.000 familias propuestas, según datos suministrados por el Ministerio de Educación Pública (MEP).

Este proyecto era una de tres metas fijadas por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) para solventar la ausencia de conectividad de 535.000 estudiantes, a quienes se les complica seguir el aprendizaje en esta emergencia sanitaria. A ellos, el programa Estado de la Nación los califica de víctimas de una nueva forma de exclusión.

Estas metas forman parte de programas con un número mucho mayor de objetivos.

La primera, denominada meta 5, se estableció en julio del 2020. Consistía en dotar de computadora e Internet a 46.462 familias, incluyéndolos en el programa Hogares Conectados.

Según el Ministerio de Educación Pública (MEP), a setiembre de 2021 Sutel debía haber conectado a 42.000 de esos hogares, pero, a esa fecha, iba por 33.806 (72,7% de cumplimiento).

La segunda, conocida como meta 43, se determinó en setiembre del 2020 y pretendía asegurar la conexión a Internet a 100.684 hogares, pero el cumplimiento, un año después, es del 9,4%. La intención de Sutel era conectar 7.500 hogares por mes, pero eso nunca ocurrió.

Para concretarlo, el MEP debía pasar al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) los contactos de los estudiantes que requerían la conexión para que esta institución ubicara a las familias. A su vez, el IMAS trasladaría la información a Sutel para que, a su vez, esta lo reenviara a las operadoras de telecomunicaciones y comenzaran el trámite de conectividad.

Con la meta 5 y la 43 se iban a beneficiar 215.000 estudiantes de escasos recursos.

La tercera meta definida por Miccit era adquirir 86.000 computadoras para que el MEP las repartiera entre las direcciones regionales para que se entregaran a estudiantes necesitados. Estos equipos no se han adquirido porque la adjudicación para la compra fue apelada ante la Contraloría General de la República (CGR).

Es decir, ninguna de las tres metas se ha logrado concretar.

Según explicó la Sutel, el cumplimiento de la meta 43, es decir, la conexión de los 100.684 hogares, se ha visto afectada, principalmente, por la falta de información sobre los potenciales beneficiarios que debe entregarle el MEP y el IMAS.

“La información de los hogares por beneficiar no ha sido entregada por parte del MEP y el IMAS con la frecuencia y las cantidades requeridas, para cumplir con las suscripciones mensuales estimadas en las mesas de trabajo conjuntas entre la Presidencia de la República-Micitt-MEP-Sutel-IMAS, realizadas entre julio y setiembre 2020″, señaló la Superintendencia.

Asimismo, se quejó de “problemas con la calidad de la información, debido a inconsistencias y duplicidades, así como a la falta de información de contacto para la localización de los hogares”, lo que según la Superintendencia ha sido señalado a las instituciones tanto en reuniones como informes.

Así lo argumentó la Sutel en un oficio (09623-SUTEL-SCS-2021) enviado el pasado 13 de octubre a la ministra de Educación, Guiselle Cruz; al presidente del IMAS, Juan Luis Bermúdez y a Paola Vega, jerarca del Micitt.

Según ese oficio, en la última recarga de datos que hizo el IMAS a la Sutel, el 3 de octubre anterior, se envió la información de 54.189 familias pero solo estaban completos los datos de 35.789 hogares; 18.400 contactos “presentaban inconsistencias en direcciones entre miembros”, dijo la Superintendencia.

De acuerdo con el documento, la Superintendencia afirma que el 40% de los hogares contactados rechaza el beneficio en el marco de la meta 43 por aún no incluir la computadora.

Sutel también justificó el incumplimiento con el atraso que produjo el pronunciamiento de la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes (Prodhab), del 6 de abril del 2021, que impedía al MEP suministrar al IMAS los números de teléfonos de las familias de los estudiantes que requerían la conectividad por considerar que dicha acción contravenía los artículos 6 y 14 de la Ley de Protección de la Persona, frente al tratamiento de los datos de los alumnos.

Dicha situación se solventó en junio de este año cuando el MEP cumplió los requisitos establecidos por la Agencia para compartir la información.

Juan Luis Bermúdez, presidente Ejecutivo del IMAS, negó las afirmaciones de la Sutel. Aseguró que han referido a dicha institución más de 153.000 contactos e información de hogares que cumplen con las características para ser beneficiados por la meta 43.

“A pesar de haber suministrado información de más hogares que los posibles de abarcar en la meta 43, al día de hoy el avance reportado por Sutel es solo 10% (9,4%), lo esperado para este momento del año era un 80%. No debe quedar duda de que a Sutel se le ha trasladado la información más actualizada del MEP y del IMAS, cumpliendo con todos los detalles que fueron acordados.

“Entre más tarde se concrete la conectividad, la información corre el riesgo de perder vigencia. Debemos dejarnos de excusas y de estar tirando la responsabilidad con cartas que van de un lado para otro. Hablamos de una urgencia educativa y del mandato de trabajar juntos para crear valor público, que no es otra cosa que alcanzar a 100.000 hogares y sus estudiantes conectados”, dijo Bermúdez.

La viceministra de Planificación del MEP, Paula Villalta, envió un oficio al Consejo de la Sutel el 14 de octubre anterior, preocupada por la tardanza en la conectividad de las familias tras cumplirse un año del establecimiento de las metas.

Dijo que el problema de los datos por el pronunciamiento de la Prodhab ya había sido solventado, pero el poco avance en dotar de Internet a los estudiantes continuaba.

“Desde junio había más de 50.000 (datos de) hogares disponibles, y desde agosto, un total de 117.118 hogares. Se cuenta con los insumos necesarios para lograr avanzar en las conexiones, al menos a la velocidad proyectada por la Sutel. Lastimosamente, este no ha sido el caso. Según el reporte mensual que el IMAS remite, durante agosto se registró un avance en la meta 43 de 1.722 conexiones con respecto al mes de julio, y en el mes de setiembre el avance fue de 2.175 conexiones adicionales con respecto al mes de agosto. Como recordarán, la proyección ofrecida por la Sutel indicaba un avance mensual de 7.500 viviendas, y la realidad observada en los últimos dos meses dista mucho de lo proyectado”, manifestó Villalta en el oficio DVM-PICR-0527-2021.

En mayo anterior, Villalta dijo a La Nación que la tardanza en ese entonces se debía, principalmente, a la falta de infraestructura en telecomunicaciones.

Villalta hizo un llamado a las cuatro instituciones (MEP, Sutel, IMAS y Micitt) a ofrecer “la milla extra” en los últimos meses del 2021 para lograr incrementar la cantidad de conexiones al menos al nivel de avance mensual ofrecido en las proyecciones de las mesas de trabajo, y poder pasar de las 9.523 familias que cuentan con el beneficio en la meta 43 al cierre de setiembre de 2021, hasta al menos 35.000 al final del año y, de ser posible, cumplir el avance mensual de 7.500 conexiones por mes.

Daniela Cerdas E.

Daniela Cerdas E.

Bachiller en periodismo, estudiante de Derecho. Cobertura de la temática educativa del país desde 2015. Redactora del año La Nación, 2018.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.