Educación

MEP desiste de aplicar pruebas FARO en último año de escuela y colegio; alumnos deberán hacer otra evaluación

Estudiantes de quinto año de primaria, décimo de colegios académicos y undécimo de colegios técnicos sí deberán realizar las pruebas este año

El Consejo Superior de Educación (CSE) acordó, la noche de este lunes 24 de mayo, no aplicar las pruebas FARO para los alumnos que este año egresarán de primaria y secundaria.

En su lugar, los estudiantes de sexto grado de escuela, de undécimo y duodécimo de secundaria, tendrán, como requisito de graduación, una prueba escrita que realizará el docente sobre los aprendizajes esperados.

Dicha evaluación tendrá un valor de 20% de la nota total en primaria y de un 25% en secundaria.

Las pruebas de Fortalecimiento de Aprendizajes para la Renovación de Oportunidades (FARO) estaban previstas para mayo y junio.

No obstante, el pasado 7 de mayo se anunció que serían reprogramadas debido a la agudización de los contagios de covid-19.

La noche del pasado lunes, el Ministerio de Educación Pública (MEP) confirmó que el Consejo decidió dispensar a los estudiantes de último año de escuela y colegio de estas pruebas.

La medida impacta a 75.452 alumnos de sexto grado y a 84.900 alumnos de secundaria (tanto de undécimo de colegios académicos como de duodécimo, de técnicos).

No obstante, los alumnos de quinto año de primaria, décimo de colegios académicos y undécimo de colegios técnicos sí deberán realizar la evaluación este año.

Los exámenes se aplicarán del 8 al 12 de noviembre en primaria, y del 8 al 13 de diciembre en secundaria.

En el primer semestre del 2022, los estudiantes tendrán la oportunidad de repetir la prueba para mejorar su promoción.

¿Cómo se definirá la promoción en el último año de primaria y secundaria en 2021?

Según el acuerdo del Consejo, la promoción final para la obtención del título de conclusión del II Ciclo de la Educación General Básica y el título de bachiller en Educación Media, se regirá según disposiciones especiales.

Las disposiciones establecen que en el II ciclo de la educación general básica (último año de primaria) la nota estará compuesta en un 55% por las Guías de Trabajo Autónomo (GTA), 25% por instrumentos de evaluación sumativa (determina si se lograron los objetivos educacionales), y 20% por la prueba escrita sobre aprendizajes esperados, que realizará cada docente en Matemáticas, Ciencias, Estudios Sociales y Español.

De la misma forma, para la educación diversificada (último año de colegio) la nota final será el producto de 55% del trabajo realizado con las GTA, 20% de los instrumentos de evaluación sumativa y 25% de la prueba escrita con aprendizajes esperados realizada por los docentes de esas mismas materias.

El MEP informó de que, para secundaria, se mantiene como requisito de graduación la prueba de dominio lingüístico, así como las pruebas de especialidades técnicas, cuando corresponda.

Guiselle Cruz, ministra de Educación, explicó que los cambios aprobados por el Consejo responden a la necesidad de reordenar el calendario escolar ante la interrupción temporal de ciclo lectivo.

El MEP suspendió las clases, a partir del 24 de mayo, a fin de contribuir con el descenso de la movilidad, por ser uno de los factores de mayor incidencia en el contagio del coronavirus.

Las pruebas nacionales FARO tienen como objetivo recoger información diagnóstica del nivel de desempeño de los estudiantes en las habilidades y aprendizajes esperados.

FARO, además, permite conocer el nivel de logro de los aprendizajes esperados en cada asignatura, así como el avance de habilidades y el conocimiento, lo que facilita la elaboración de planes de mejora en las materias evaluadas.

Se espera también que estas pruebas permitan determinar el tamaño del hueco académico que dejó la imposibilidad de abarcar muchos de los contenidos durante la pandemia, así como por efecto de las huelgas de docentes de 2018 y 2019.