Terrorismo

Niño presenció la muerte de su amigo durante tiroteo de Texas

Para la noche del martes, algunos familiares no tenían noticias de sus hijos, sobrinos o nietos

El tiroteo perpetrado este martes en la Escuela Primaria Robb del condado de Uvalde, en Texas, cambió para siempre las vidas de los sobrevivientes de la tragedia.

Hasta este miércoles el reporte es de 19 niños y dos adultos muertos. El agresor, un joven de 18 años identificado como Salvador Ramos, de nacionalidad estadounidense, fue abatido.

Entre los sobrevivientes está el sobrino de Adolfo Hernández, que estaba en un salón de clases cerca de donde ocurrió el tiroteo. “De hecho, fue testigo de cómo le disparaban a su amiguito en la cara”, dijo Hernández al diario The New York Times. El amigo, dijo, “recibió un disparo en la nariz y simplemente cayó, mi sobrino quedó devastado”.

Para la noche del martes, algunos familiares no tenían noticias de sus hijos, sobrinos o nietos. Algunos salieron corriendo de la escuela y se refugiaron donde pudieron. Pero con el pasar de las horas, la desesperación creció.

Las autoridades dijeron a las familias reunidas en el Centro Cívico, donde fueron llevados los alumnos, que se les harían pruebas de ADN, para ver si coinciden con el de alguna de las víctimas.

Una de las primeras víctimas en ser identificada fue Xavier López, un niño de cuarto grado. Su madre acababa de estar con él en una ceremonia de premiación. Fue la última vez que lo vio con vida.

Otra de las víctimas fatales fue identificada como Eva Mireles, maestra de cuarto grado. Su tía emitió una declaración retomada por el medio Ksat.

“Mi sobrina, Eva Mireles, quien tenía aproximadamente 17 años como maestra, junto con otro maestro y 18 niños —la cifra fue luego actualizada a 19— perdieron sus vidas en un tiroteo sin sentido. Nunca me imaginé que esto le ocurriera a mis seres queridos”.

Anayeli Ruiz, reportera de la televisora KHOU, tuiteó el caso de Federico Torres, un padre que buscaba a su hijo de 10 años, quien se encontraba en la clase donde atacó Ramos.

“Federico Torres es uno de los muchos padres que está buscando a sus hijos aquí, en Uvalde. Me dice que su hijo de 10 años, Rogelio, estaba en la clase del profesor Retes. Y los funcionarios en el hospital y aquí en el Centro Cívico no le están dando respuestas”, tuiteó Ruiz.

“Esta es una foto del hijo de Federico. Él tuvo que someterse a una prueba de ADN y esperaba respuestas”.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.