Política

EE. UU. descalifica elecciones de noviembre en Nicaragua: ‘Han perdido toda credibilidad’

El secretario de Estado, Antony Blinken, afirma que las últimas ‘acciones autocráticas’ del régimen de Daniel Ortega son ‘el golpe definitivo’ a unos comicios libres y justos

Washington. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo el sábado que las elecciones de noviembre en Nicaragua han “perdido toda credibilidad” debido a las maniobras “autocráticas” del presidente Daniel Ortega para apartar de los comicios a los principales opositores.

El tribunal electoral de Nicaragua inhabilitó el viernes al partido derechista Ciudadanos por la Libertad (CXL), que lidera una alianza opositora contra la reelección de Ortega, en medio de una escalada de represión política en el país centroamericano.

“Estados Unidos considera que las últimas acciones antidemocráticas y autoritarias del régimen -impulsadas por el miedo de Ortega a una derrota electoral- son el golpe definitivo contra las perspectivas de Nicaragua de celebrar unas elecciones libres y justas a finales de este año”, dijo Blinken en un comunicado.

“Ese proceso electoral, incluido sus eventuales resultados, ha perdido toda credibilidad”, subrayó.

“El régimen ha socavado sus compromisos internacionales, incluidos los de la Carta Democrática Interamericana, así como los derechos del pueblo nicaragüense a elegir libremente a sus propios líderes”, destacó el jefe de la diplomacia estadounidense.

El tribunal electoral nicaragüense bloqueó la participación del bloque opositor en los comicios del 7 de noviembre al ordenar “cancelar la personalidad jurídica del partido político Ciudadanos por la Libertad”, según un fallo judicial.

Los críticos acusan al gobierno de intentar impedir que cualquier oposición significativa se presente a las elecciones.

Ortega, en el poder desde el 2007, se presenta a un cuarto mandato consecutivo con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, de nuevo como compañera de fórmula.

Al menos 31 figuras de la oposición, entre ellas siete posibles candidatos presidenciales, han sido detenidas por las autoridades en los últimos dos meses.

Se les acusa de traición y de amenazar la soberanía del país, en virtud de una ley aprobada en diciembre que ha sido denunciada como un medio para eliminar a los contrincantes de Ortega.

“La decisión del presidente Daniel Ortega y de la vicepresidenta Rosario Murillo, el 6 de agosto, de prohibir al último partido de la oposición genuina participar en las elecciones de noviembre pone de manifiesto su voluntad de mantenerse en el poder a toda costa”, dijo Blinken.

Ortega, antiguo guerrillero de izquierdas, gobernó Nicaragua de 1979 a 1990, cuando Estados Unidos apoyó la contrarrevolución al movimiento sandinista.

En el 2007 volvió al poder y en el 2014 impulsó una enmienda constitucional que eliminó los límites de los mandatos presidenciales, abriendo la puerta para seguir siendo presidente de por vida.

El tribunal electoral tiene hasta el 9 de agosto para validar o rechazar a los candidatos propuestos por los partidos y alianzas que se presentan a las elecciones.

CXL denunció esta semana que su candidata a la vicepresidencia, Berenice Quezada, estaba en arresto domiciliario sin justificación alguna.

Estados Unidos anunció el viernes que denegaría los visados a otros 50 nicaragüenses vinculados a Ortega, ampliando las restricciones a más de 100 personas, entre ellas legisladores y jueces.

Ortega ha tratado de presentarse como un pragmático favorable a los negocios, pero los países occidentales y la oposición dicen que se está convirtiendo cada vez más en un dictador.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.