Interés Humano

Iglesia protestante más grande de EE. UU. obstruyó denuncias de agresión sexual por años

Un informe sobre la Convención Bautista del Sur detalla que las acusaciones se ocultaron durante mucho tiempo con la complicidad de los líderes de la congregación

Washington. Funcionarios de la principal Iglesia protestante estadounidense, la Convención Bautista del Sur, han obstruido y ocultado durante mucho tiempo denuncias de agresión sexual, según una larga investigación que confirma hechos graves que afectan a cientos de personas, muchas de ellas menores de edad.

Este informe de 288 páginas, difundido el domingo, fue producido por la organización independiente llamada Guidepost Solutions, por encargo de la gerencia de la Convención Bautista del Sur, afectada por un escándalo sexual. Esta situación, que involucró a casi 400 pastores, voluntarios y educadores durante dos décadas, salió a la luz en el año 2019 gracias a las investigaciones de dos diarios de Texas, el Houston Chronicle y el San Antonio Express-News.

“Se enfrentaron repetidamente a la resistencia, la obstrucción e incluso la abierta hostilidad de algunos miembros del Comité Ejecutivo”, continúa. “Nuestra investigación revela que, durante muchos años, unos pocos funcionarios del Comité Ejecutivo, con asistencia legal externa, controlaron en gran medida la respuesta a esta información de abuso”, resaltaron los autores del informe.

De acuerdo con el Washington Post, el informe incluía correos electrónicos y memorandos confidenciales entre abogados veteranos de la denominación que cuenta con millones de miembros. El documento detalla que líderes de la congregación rechazaron las solicitudes de los sobrevivientes y otros miembros que externaron su preocupación sobre los casos.

El medio de comunicación detalló que existía una lista que se encubrió por años, la cual contenía los nombres de 703 presuntos abusadores, de los cuales se cree que 409 estuvieron afiliados en algún momento a la Convención Bautista del Sur. De esas personas acusadas, nueve todavía están en el ministerio y dos siguen asociadas a la congregación bautista.

“Han guardado de forma muy estricta la información sobre acusaciones de abuso y demandas, no la han compartido con los miembros de la junta y han centrado sus esfuerzos en evitar la rendición de cuentas de la Convención Bautista del Sur, excluyendo otras consideraciones”, concluye el informe de casi 300 páginas.

Después de que se hiciera público el informe, la congregación religiosa pidió este martes una disculpa a las personas sobrevivientes en una reunión pública en la que afirmaron que deben cambiar fundamentalmente su cultura.

Según el Washington Post, uno de los abogados del Comité Ejecutivo de la iglesia, quienes se encargan de tomar las decisiones, aseguró que están trabajando para que la lista de presuntos abusadores sexuales esté disponible, siempre y cuando no se divulguen los nombres de las personas sobrevivientes y se aseguren de que los hechos estén comprobados.

Willie McLaurin, presidente interino del Comité Ejecutivo, ofreció una disculpa a los sobrevivientes de abuso sexual y manifestó la necesidad de darle un giro a esta iglesia de millones de miembros. “Quiero decirles: ahora es el momento de cambiar la cultura. Necesitamos ser proactivos en nuestra apertura y transparencia a partir de este momento. Eso es lo mínimo que debemos hacer”, afirmó, en declaraciones recogidas por el medio norteamericano.

La Convención Bautista del Sur, con una red de miles de iglesias, tiene más de 15 millones de miembros, la mayoría en el sur de los Estados Unidos. Cuenta con una junta ejecutiva de 68 miembros y el próximo mes realizarán una reunión anual de la convención en Anaheim, California.

Luis Enrique Brenes

Luis Enrique Brenes

Bachiller en Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.