Desastres Naturales

Al menos 16 muertos por fuertes lluvias en Brasil

Una madre y seis de sus hijos son parte de las víctimas mortales por los deslizamientos

Rio de Janeiro. Lluvias torrenciales provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra en el estado brasileño de Rio de Janeiro, dejando al 16 muertos y tres desaparecidos.

Fuertes precipitaciones azotaron durante tres días una amplia franja de la costa atlántica de este estado del sureste de Brasil, en la última de una serie de tormentas mortales en el país que, según los expertos, empeoran por el cambio climático.

Los rescatistas sacaron el domingo temprano dos nuevos cuerpos del lodo y los escombros que dejó un deslave en el barrio de Monsuaba de Angra dos Reis, ciudad costera 160 kilómetros al suroeste de la urbe de Rio de Janeiro, dijeron las autoridades.

En total, cuatro niños y cuatro adultos murieron en ese lugar, dijo el gobierno de la ciudad. Los trabajadores de emergencia siguen buscando a tres personas reportadas como desaparecidas en Monsuaba.

Otro deslizamiento de tierra en la pintoresca ciudad colonial de Paraty mató a una madre y seis de sus hijos, entre dos a 17 años. Un séptimo niño fue rescatado con vida y llevado al hospital, donde se encuentra en condición estable, dijo la oficina del alcalde.

En Mesquita, un suburbio de Rio, un hombre de 38 años murió electrocutado tratando de ayudar a otra persona a escapar de las inundaciones, dijeron funcionarios y medios de comunicación.

El presidente Jair Bolsonaro dijo en Facebook que el gobierno federal envió aviones militares para ayudar en las labores de rescate y envió al secretario nacional de respuesta a desastres, Alexandre Lucas, al estado de Rio de Janeiro, que cuenta con 17,5 millones de habitantes.

Estas nuevas lluvias se producen seis semanas después de que inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra mataran a 233 personas en Petrópolis, la capital de veraneo imperial del siglo XIX, también en el estado de Rio de Janeiro.

Los expertos dicen que los aguaceros de la temporada de lluvias en Brasil se ven aumentados por el fenómeno de La Niña —el enfriamiento cíclico del Océano Pacífico— y por el impacto del cambio climático.

Las fuertes tormentas de la noche del viernes convirtieron en ríos las calles de varias ciudades y provocaron deslaves, algo frecuente en la temporada de lluvias, especialmente en las comunidades pobres de las laderas.

Autoridades de Angra dijeron que en la ciudad llovieron 655 milímetros en 48 horas, “niveles nunca antes registrados en el municipio”. “Todo el equipo de respuesta a emergencias y profesionales del gobierno de la ciudad están en las calles ayudando a la población”, dijo el municipio.

Ante una atmósfera más caliente que retiene más agua, aumenta el riesgo y la intensidad de las inundaciones por lluvias extremas.

Este tipo de incidentes trae recuerdos a los brasileños, pues en enero anterior, lluvias torrenciales provocaron inundaciones y deslizamientos de tierra que mataron al menos a 28 personas en el sureste de Brasil, principalmente en el estado de Sao Paulo.

También se produjeron fuertes lluvias en el estado nororiental de Bahía, donde 24 personas murieron en diciembre.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.