Política Económica

Reservas de dólares del Banco Central caen 10% en el primer semestre

Saldo en primeros seis meses cerró en $6.197 millones. Entidad vendió $721 millones, en su mayoría a operadoras de pensiones, según presidente del BCCR

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) vendió el 10% de sus reservas internacionales en dólares, durante el primer semestre del año, para satisfacer la demanda de divisas en el mercado local, en especial a las operadoras de pensiones complementarias (OPC).

Hasta el pasado 30 de junio, el saldo de recursos en moneda extranjera de la entidad ascendió a $6.197 millones, lo cual significó una reducción de $721 millones, comparado con los $6.918 millones con los cuales inició el 2022, se detalla en la información publicada en el sitio web de la institución.

La mayor demanda de dólares en Costa Rica se debe al aumento del costo de las materias primas, la dolarización de la cartera de inversiones de los fondos de pensiones y el incremento en el ahorro de personas y empresas en la moneda estadounidense, dijo Róger Madrigal, presidente del BCCR, en una charla organizada por Ecoanálisis, el pasado 30 de junio.

El nivel de reservas es importante porque son los recursos que el país tiene para hacer frente a cambios bruscos externos como los incrementos en el precio del petróleo y sirven también al Banco Central para intervenir en el mercado cambiario para evitar fluctuaciones violentas.

En los primeros seis meses del año, el Banco tuvo tres momentos relevantes en los cuales proporcionó dólares de sus reservas a los participantes del Mercado de Monedas Extranjeras (Monex). Mientras que, en los periodos de mayor abundancia, aprovechó para reponer parcialmente las divisas vendidas.

La reducción más relevante de reservas ocurrió entre el 1. ° de mayo y el 28 de junio pasado, cuando la entidad vendió $866 millones. Precisamente, en dicho periodo, fue cuando el presidente Rodrigo Chaves acusó, el 22 de mayo, al gobierno de Carlos Alvarado de dejar al país con pocas reservas de dólares. Al día siguiente, la Junta Directiva del BCCR refutó lo afirmado por el mandatario.

Los otros dos momentos fueron entre el 20 de febrero y el 12 marzo, cuando proveyó $400 millones y; entre el 1.° de abril y el día 21 de ese mismo mes, cuando ascendió a $327 millones.

El BCCR efectuó la venta de sus divisas en el mercado mayorista para suplir las necesidades de los participantes. Pero en esa misma plaza también efectúa compra de dólares para reponer sus reservas y para satisfacer el requerimiento de instituciones del sector público no bancario, como Recope, el Ministerio de Hacienda o el Instituto Nacional de Electricidad (ICE).

Hasta el 30 de junio anterior, efectuó compras en el Monex por $1.292 millones a solicitud de entidades públicas, pero les vendió $1.978 millones. “Adicionalmente, ha realizado ventas por estabilización por $172,4 millones de las cuales $164,9 millones se efectuaron entre el 30 de mayo y el 17 de junio”, explicó la entidad en el Comentario sobre la economía nacional N.º 6, del pasado 27 de junio.

La Nación envió, el pasado 29 de junio, una serie de consultas al BCCR sobre la reducción en el saldo de sus reservas, pero al cierre de este artículo no hubo respuesta.

Róger Madrigal, presidente de la entidad monetaria se refirió al tema durante la actividad Incrementos en el Tipo de Cambio organizada por Ecoanálisis Consultores, este jueves 30 de junio. Ese día confirmó que, a raíz de la caída en las reservas, comenzaron los trámites oficiales en el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) para obtener un financiamiento de $1.000 millones.

Otra de la medida de la entidad, para reponer divisas, es la colocación de bonos de deuda en dólares en el mercado local. Precisamente, este lunes 4 de julio, la entidad efectuó una segunda subasta de títulos valores en la cual captó $20,5 millones. En la primera convocatoria, del 20 de junio anterior, logró solo $2 millones.

Madrigal explicó que entre las presiones sobre el tipo de cambio, y por ende las reservas de la entidad, está el aumento de las materias primas. Por ejemplo, en enero del 2021, la entidad previó una factura petrolera anual de $1.329 millones para este año, pero tuvieron que hacer una nueva estimación y ahora está en $2.462 millones, es decir, un incremento de $1.133 millones.

El otro choque relevante, afirmó, es la dolarización de las inversiones de las OPC. Al primer trimestre de este año, el saldo colocado en el extranjero ascendió a $4.874 millones, pero dos años antes, eran $2.684 millones. “En poco menos de dos años han salido del país $2.200 millones, parte de esos recursos han salido de las reservas del Banco Central”, explicó Madrigal.

El jerarca dijo que, durante este año, de la venta de reservas hechas en el Monex un monto de $700 millones fueron a fondos de pensiones.

Para el economista Daniel Ortiz, las presiones cambiarias continuarán este año. Pero consideró que los mensajes dados por la entidad, en las últimas semanas, moderaron las expectativas de los agentes económicos.

“Las presiones al alza eso sí se van a mantener, los próximos meses todavía tendremos un mercado seco. Las ventanillas de los bancos dejaron de ser superavitarias en junio y pasaron a ser deficitarias por $59 millones. Esto añade presiones y dificulta restituir reservas”, recalcó.

Las presiones en la divisa genera una apreciación en el tipo de cambio en la moneda nacional. Este martes 5 de julio, el dólar finalizó a un precio de ¢693,34; pero al mismo día del año pasado, estaba en ¢620,02, lo cual significa un alza de 11,8%, en los últimos 12 meses.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.