Marvin Barquero. 7 enero
Uno de los destinos preferidos por los estadounidenses son las playas costarricenses. Aquí Junquillal, en Guanacaste. Foto: Jose Díaz.
Uno de los destinos preferidos por los estadounidenses son las playas costarricenses. Aquí Junquillal, en Guanacaste. Foto: Jose Díaz.

Empresarios del sector turismo pedirán más explicaciones a la Embajada de Estados Unidos en Costa Rica por la decisión de este gobierno de aumentar la alerta de seguridad para sus ciudadanos interesados en visitar el país.

La medida fue acordada este martes 7 de enero por al menos ocho organizaciones nacionales y 44 cámaras regionales, luego de una encerrona con la ministra de Turismo, María Amalia Revelo, explicó la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Sary Valverde.

Las explicaciones serán solicitadas en una carta que este miércoles se enviará a la representación diplomática, añadió Valverde. Esta iniciativa, enfatizó, se debe a que la metodología empleada por Estados Unidos no está clara ni se ha comunicado; a que es una decisión sorpresiva y unilateral y que se contradice con todas las acciones desarrolladas por el sector privado y el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) para mejorar la seguridad de los visitantes.

El Departamento de Estado estadounidense elevó el nivel de alerta de categoría uno (viajar con precauciones normales) a categoría dos (ejercer mayor precaución) para quienes desde ese país quieran viajar a Costa Rica. La medida se aplica desde este martes 7 de enero, según se publicó en la pagina web del Departamento de Estado.

Junto con la misiva, los empresarios también llamaron a mantener el trabajo en materia de mejorar la seguridad y demostrar que se cumplen con las advertencias lanzadas para justificar el aumento en la alerta de seguridad.

“En lugar de hacer un caos, se debe mantener la calma, realizar los ajustes necesarios y comunicar resultados rápidamente, tanto a escala interna como externa”, declaró Silvia Vargas, presidenta de la organización Proimagen, encargada de promover a Costa Rica en distintos países, pero con foco en Estados Unidos.

Por su parte, Valverde destacó que en la tarde de este mismo martes 7 de enero se reunieron con la ministra de Turismo, María Amalia Revelo, para definir la estrategia de cómo enfrentar la situación.

Tanto ella como Vargas enfatizaron, por separado, que la decisión estadounidense toma por sorpresa a los empresarios.

El objetivo, continuó Vargas, es lograr lo más rápido posible, que Estados Unidos devuelva a Costa Rica a la mejor clasificación. Agregó que según la experiencia de países vecinos a los cuales se les aumentó el nivel de alerta se pueden pasar plazos de entre seis meses y un año en ajustes y negociaciones en Estados Unidos.

“Cada uno de nosotros (los grupos, cámaras y organizaciones) va a manifestarse en contra de esta decisión estadounidense y por la forma cómo se ha tomado”, concluyó por su lado Valverde.