Patricia Leitón, Óscar Rodríguez. 30 abril
El mercado privado de divisas sigue superavitario a pesar del menor ingreso de turistas. En la foto el Aeropuerto Juan Santamaría en enero pasado. Fotografía: José Cordero
El mercado privado de divisas sigue superavitario a pesar del menor ingreso de turistas. En la foto el Aeropuerto Juan Santamaría en enero pasado. Fotografía: José Cordero

El presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, enfatizó que el mercado privado de divisas presentó, en los primeros cuatro meses de este año, un superávit, lo cual contribuye a que el tipo cambio, si bien presenta variaciones, se mantenga con una tendencia horizontal cercana a los ¢613 por dólar.

“En el mercado cambiario hemos visto un superávit a lo largo de este año 2021, desde finales del 2020, un superávit importante en ventanillas, más fuerte incluso que el histórico”, dijo Cubero, en la conferencia de prensa de este viernes 30 de abril, en la cual presentó el Informe de Política Monetaria de abril del 2020.

Dicho mercado se refiere a los dólares que los intermediarios cambiarios, los bancos comerciales principalmente, transan con las personas y empresas en sus ventanillas.

Si el banco le compra al público más divisas de las que le vende entonces hay un superávit, que generalmente luego se va a negociar al mercado Monex, donde se transan montos mayores.

“Entonces ha habido un superávit importante, mayor oferta que demanda de divisas en esas ventanillas, incluso por encima de lo histórico, y eso ha permitido que el tipo de cambio se mantenga fluctuando alrededor de una tendencia relativamente horizontal, en el 2021”, dijo Cubero.

En las dos semanas anteriores se presentó un movimiento al alza en el precio del dólar, al pasar de ¢614,23, el 15 de abril, a ¢619,48, el 28 de abril; pero luego bajó a ¢615,60, el 29 de abril, y este viernes 30 cerró en ¢614,54. Los anteriores son promedios en el mercado Monex.

Se consultó a Cubero si el precio pudo subir por influencia de algunos intermediarios y respondió que no podría descartarlo, pero tampoco tiene pruebas.

“Yo no podría descartar que haya existido cierto comportamiento especulativo, pero tampoco podemos probar que haya existido, simplemente es algo que puede haber estado ahí, pero en todo caso, desde el punto de vista del Banco Central, los movimientos que hemos observado son relativamente normales”, concluyó.

Impacto de los cambios

Para este año, con las modificaciones que hizo el Banco Central en sus proyecciones, existen elementos que podrían influir en el mercado cambiario.

Por ejemplo, el Banco Central prevé que durante el año el flujo de turistas será menor al del 2020, y los precios de los combustibles serán mayores a los que se habían previsto (aumento de 44,5% en relación con el 2020, respecto a una proyección inicial de 28,8%). Estos son factores que reducen la cantidad ofrecida de divisas y aumentan la cantidad demandada, respectivamente.

No obstante, también aparecen otros factores que compensan como la mayor proyección de exportaciones de bienes, la inversión directa, el ingreso de remesas y, la principal esperanza, es que la Asamblea Legislativa apruebe los créditos externos.

Consultado sobre si la entidad cuenta con suficientes reservas para intervenir en el mercado cambiario en caso necesario, Cubero indicó que todavía tienen un acopio importante, alrededor de $7.100 millones, que representan cerca de 11,5% del producto interno bruto.

Sobre este tema, el economista Dennis Meléndez, llamó la atención en que la definición de reservas utilizada por Cubero incluyen depósitos del gobierno y encajes, pero que el Fondo Monetario Internacional (FMI) usa otra definición.

“Y con esa definición la situación no es tan boyante. Apenas cuenta con $100 millones o $200 millones en estos momentos, para sostener el tipo de cambio. Ya no se puede dar el lujo (el Banco), como se dio el año pasado de gastarse más de $1.000 millones de las reservas para sostener el tipo de cambio”, indicó Meléndez.

“Si hay exceso de oferta de divisas en el mercado ojalá siga así. Si se produjera un ataque especulativo sería difícil sostenerlo. Recuérdese que el compromiso con el FMI es acumular cerca de $750 millones en reservas este año”, añadió el economista.

Por ello, es crucial, que se concreten los cerca de $2.000 millones de créditos que deben pasar por la Asamblea Legislativa, agregó.

Cubero también enfatizó en la necesidad de aprobar la agenda con el Fondo Monetario Internacional y los créditos externos para evitar, entre otras cosas, tensiones en el mercado cambiario.