Óscar Rodríguez. 15 abril
El superávit primario, del primer trimestre del 2021, se alcanzó 11 años después de obtener un resultado favorable en las finanzas públicas. Foto: Rafael Pacheco
El superávit primario, del primer trimestre del 2021, se alcanzó 11 años después de obtener un resultado favorable en las finanzas públicas. Foto: Rafael Pacheco

El Gobierno Central registró, en el primer trimestre del 2021, un superávit primario del 0,61% del producto interno bruto (PIB).

La última vez que ocurrió una situación similar fue en el 2009, es decir, 11 años atrás. Además de que fue el mayor superávit primario en 15 años, resaltó este jueves 15 de abril Elian Villegas, ministro de Hacienda.

En la mañana fueron publicadas las cifras fiscales del Gobierno con corte a marzo. El jerarca de Hacienda destacó que el resultado se logró mediante una combinación de recorte del gasto y una mejora en la recaudación de impuestos, superior a la esperada a raíz de la pandemia.

“Se alcanza gracias a los resultados del mes de marzo. Pero el resultado es suficiente para ‘comerse’ el déficit primario que había en el mes de enero y febrero, y transformar todo el trimestre en un superávit primario”, explicó Villegas.

El superávit primario es la diferencia entre los ingresos totales y los gastos totales, sin tomar en cuenta el pago de los intereses de la deuda.

El resultado favorable del primer trimestre produjo una leve reducción del déficit fiscal del Gobierno que cerró en 1,06% del PIB, respecto al 1,55% de la producción, en el mismo periodo del 2020.

(Video) Resultado fiscal primer trimestre

Influencias en el resultado

Cabe recordar que el año pasado hubo cambio en el periodo fiscal, lo cual produjo un periodo especial de 15 meses que cerró en diciembre anterior, donde el plazo límite para pagar el impuesto de renta venció el pasado 15 de marzo.

Villegas confirmó que el periodo ampliado de dicho impuesto, que se canceló precisamente en marzo, tuvo una influencia en el resultado del primer trimestre.

“El pago final de renta se hizo ahora en marzo, lo usual antes era en diciembre, pero nos llegó ahora. Además, la recaudación de renta fue un poco mejor a lo esperado, a pesar de la pandemia”, afirmó el Ministro.

Los datos de la institución muestran que, al primer trimestre de este año, el ingreso por concepto del tributo de renta fue de ¢625.150 millones, lo cual equivale a 1,67% del PIB. Mientras que, para el mismo periodo del año pasado, el ingreso fue de ¢479.242 millones, o sea 1,33% de la producción.

“La contención del gasto ha sido un esfuerzo que hemos hecho en materia fiscal. También hemos tenido el apoyo de la Asamblea Legislativa con la ley que permite no pagar anualidades (a los empleados públicos) en los años 2021 y 2022”, subrayó Villegas.

Además, agregó que se ha reducido el gasto superfluo dejando el presupuesto con las partidas esenciales.

“¿El superávit primario es suficiente y la situación fiscal está solucionada? Lamentablemente no. Todavía nos queda mucho camino por recorrer, este es un primer paso. Nos indica que la hoja de ruta planeada con el Fondo Monetario Internacional es la correcta”, dijo el Ministro.

Añadió que el Gobierno mantendrá la política de austeridad y sano control del gasto público, así como de reducción a las tasas de interés de la deuda pública.

El resultado también se ve influido por el cambio en la actualización de las cuentas nacionales, efectuada por el Banco Central de Costa Rica (BCCR), que modificó el año base del producto interno bruto (PIB) al 2017, desde el 2012.

Alberto Franco, economista de Ecoanálisis, recordó que, durante este año, hubo varias modificaciones legales que influyen en el resultado financiero del Gobierno.

Por ejemplo, recordó que, a partir de este año, el Presupuesto Nacional contiene los presupuestos de instituciones desconcentradas.

“Los cambios legales introducen ruido y complican el análisis comparativo y de la sostenibilidad de los resultados publicados por Hacienda”, manifestó Franco.

De hecho, el Ministerio resaltó en su comunicado de que las tasas de variación, durante el 2021 respecto al año previo, estarán influenciadas por el efecto de modificaciones legales.

La Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, aprobada en diciembre del 2018, generó el cambio en el periodo de recaudación de renta, pues ahora es de año calendario, en vez de ir de octubre a setiembre.

Esta norma también estableció que la proyección anual de ingresos y gastos de 51 órganos desconcentrados debe incorporarse en el Presupuesto Nacional.

También, las finanzas gubernamentales tuvieron un ingreso extraordinario de transferencias corrientes por ¢106.915 millones, a raíz de la obligación de entidades públicas de trasladar sus superávits de entidades públicas. Dichos recursos son destinados al pago del servicio de la deuda, como amortización e intereses.

Resultado financiero

La información publicada por Hacienda muestra que, al primer trimestre de este año, tuvo ingresos totales por ¢1,73 billones, es decir, el equivalente a 4,64% del PIB. Mientras que, al mismo periodo del 2020, recibió ¢1,36 billones, lo cual es el 3,80% de la producción.

En el caso del gasto, este ascendió a ¢2,13 billones, entre enero y marzo de este año, y significó el 5,70% del PIB, muestran los datos de Hacienda.

En tanto que, al mismo periodo del 2020, fueron ¢1,92 billones, o sea, 5,35% de la producción.

Los egresos más relevantes del trimestre fueron las remuneraciones y el pago de intereses de la deuda. El primero fue equivalente al 1,95% del PIB, y el segundo del 1,67%.

En tanto que el saldo del endeudamiento público llegó a marzo pasado al 67,8% de la producción, mientras que, el año anterior al mismo periodo, fue del 67,5% del PIB.