Banca

Familias y grandes empresas reciben la mayor parte de los préstamos blandos con fondos del BCCR

Ambos grupos de deudores obtuvieron el 67% de los ¢573.788 millones colocados hasta abril pasado. El 85% del dinero se dirigió a readecuación de operaciones, según el Banco Central

Las familias y las grandes empresas están entre los clientes más beneficiados con los créditos en condiciones blandas otorgados por las entidades financieras con recursos del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Ambos grupos de deudores recibieron el 67,4% de los ¢573.788 millones colocados por entidades financieras, a abril pasado, de un total de ¢842.887 millones, según la información revelada por el ente emisor, durante la actividad Resultados y experiencias de la colocación de líneas de crédito del Banco Central de Costa Rica, organizada por la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), este martes 15 de junio.

Los recursos se han utilizado, principalmente, para efectuar readecuaciones en operaciones de créditos otorgados.

A las familias, los bancos, cooperativas, mutuales y financieras les han dirigido el 47,7% de los recursos, es decir, ¢273.696 millones.

Mientras que a las compañías grandes se les ha otorgado el 19,8% de los recursos de la facilidad crediticia girados hasta abril anterior, es decir, ¢113.620 millones.

“Las familias han sido las más beneficiadas, sobre todo, de cómo se han distribuido porcentualmente los recursos”, recalcó Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central.

El funcionario explicó que hay entidades financieras, como las cooperativas, que han brindado arreglos de pago a muchos clientes por montos menores.

Estas instituciones atendieron a 10.487 clientes a quienes el saldo promedio de la deuda ascendió a ¢10,9 millones.

Las modificaciones para las personas se dirigieron, principalmente, a créditos de vivienda y consumo; con ¢118.417 millones y ¢104.835 millones, respectivamente, según los datos aportados por el BCCR.

Hasta abril pasado, un total de 20.896 deudores recibieron algún tipo de apoyo con los recursos, en condiciones blandas.

En el caso empresarial, al sector de servicios se dirigió el 23,4% y al comercio, 17,2%. En términos absolutos significan ¢134.090 millones y ¢98.708 millones, respectivamente, según el Banco Central.

“El Banco dejó que los intermediarios financieros definieran la asignación de los recursos del Banco Central, porque son ellos quienes conocen a sus clientes y los niveles de afectación por la pandemia”, recalcó Cubero.

Durante la presentación, también se hizo énfasis en los recursos otorgados a empresas del sector transporte, por ¢23.500 millones, es decir, el 4,1% del saldo colocado.

Bernardo Alfaro, gerente del Banco Nacional, explicó que en la institución el 80% del crédito al sector transporte fue readecaudo, en especial, a los grandes concesionarios de autobuses.

“Pero transportes es mucho más grande que las líneas de buses, me refiero a transportistas de primaria y turismo. Es un sector amplio”, agregó Alfaro.

Un monto menor recibieron los afectados del turismo. Los datos del ente emisor muestran que a los hoteles y restaurantes vinculados al sector se les otorgaron ¢7.000 millones hasta abril, es decir, 1,2% de los recursos colocados.

Alfaro explicó que la suma más baja se debe a que las empresas turísticas estuvieron entre las más beneficiadas con reducción de tasas de interés y aumento de plazos de las operaciones, previo a la creación de la facilidad crediticia. Además, como por decisiones propias de los empresarios del sector.

“Las empresas de turismo son bastantes reacias al crédito en colones y han decidido mantener crédito en dólares, a la espera de que vuelva a subir la llegada de turistas desde el exterior. La facilidad del BCCR es en colones y no han estado anuentes a pasarse a colones”, agregó Alfaro.

Tanto la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) como la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH) han sido muy críticos sobre la falta de apoyo del sector bancario para aliviar las dificultades financieras que enfrentan miles de compañías vinculadas a esta actividad.

Características del beneficio

El Banco Central creó la facilidad crediticia, en setiembre pasado, para otorgar recursos equivalentes a 2,3% del producto interno bruto (PIB) a las entidades financieras, con un interés de tasa de política monetaria (TPM), actualmente en 0,75%, más una prima de cinco puntos base (0,05%), la cual regirá para todo el periodo del crédito. En total, la tasa sería de 0,80% al día de hoy.

El fin de la medida es brindar apoyo a los deudores más golpeados por la pandemia y favorecer la reactivación económica.

Los datos del Banco Central muestran que el giro de dinero empezó en diciembre anterior y, para el cierre del este mes de junio, se tiene previsto alcanzar un acumulado de ¢827.173 millones, es decir, el 98% de los recursos aprobados.

“Los desembolsos se han dado bajo demanda de las entidades, pues ellas determinan cuándo se va colocando a sus clientes. La velocidad de desembolso se ha ido acelerando”, recalcó Cubero.

Los datos del BCCR muestran que, a abril pasado, el 85,2% del saldo colocado se dirigió a readecuaciones crediticias, principalmente a reducción de tasa de interés y ampliación del plazo. Mientras que solo el 7,1% de los recursos otorgados fue para nuevos préstamos.

“Los arreglos de pago han jugado un papel fundamental. Las empresas no están pidiendo un nuevo crédito, las empresas están pidiendo que se les dé oxígeno sobre los crédito existentes”, recalcó Cubero.

Los datos brindados por la banca, cooperativas, mutuales y financieras muestran que, con el uso del dinero del ente emisor, se logró reducir, en promedio, en 4,64 puntos porcentuales (p. p.) el interés de las operaciones readecuadas, lo que significó una disminución mensual en la cuota del préstamo del 21,3%.

Para los créditos nuevos, la tasa bajó, en promedio, 9,27 p. p. y la mensualidad, en 55,3%, según el BCCR.

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.