Por: Óscar Rodríguez.   15 mayo
Bernardo Alfaro, nuevo jerarca de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef). Foto: Gabriela Tellez.
Bernardo Alfaro, nuevo jerarca de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef). Foto: Gabriela Tellez.

Bernardo Alfaro llegará a la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), 20 años después de que estuvo en el cargo por primera vez, a los 35 años.

Hoy tiene 55 y asegura contar con más experiencia en banca, luego de su paso por más de una década en la subgerencia general del Banco Nacional.

El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), anunció, este 15 de mayo, nombrarlo de forma unánime como nuevo superintendente, por un periodo de cinco años, cargo que comenzará a desempeñar el próximo 18 de junio.

Alfaro es licenciado en ingeniería civil con formación de postgrado en administración, banca y finanzas. En una conversación con La Nación, este martes, aseguró que el principal reto para el sistema financiero costarricense son los riesgos derivados del déficit fiscal y deuda pública del Gobierno.

– ¿Cuáles son los principales retos desde la Sugef, en los próximos cinco años?

– El rumbo de la Sugef, de una supervisión basada en riesgo, es el correcto y será profundizarlo por tipo de entidad y ver los riesgos.

"El país está metido en un tema fiscal complicado, posiblemente el más difícil en los últimos 40 años, en nivel de deuda pública y déficit. Eso impone retos a las entidades, dependiendo si se aprueba o no la reforma fiscal puede haber movimientos importantes en tasas de interés y tipo de cambio.

"El sistema financiero tiene que estar blindado para mantenerse estable ante cualquier situación que se pueda dar. Este es un reto inmediato e importante".

– ¿Cuán preparado está el sistema financiero para los riesgos de la coyuntura fiscal?

– Si todos los bancos hemos hecho la tarea de manera correcta, el sistema debería de soportar algunos movimientos fuertes en los macroprecios (inflación, tasa de interés y tipo de cambio).

"Es decir, si se han concedido créditos a los deudores tal y como lo manda la norma: aplicando pruebas de estrés y sensibilizando en temas de tipo de cambio y tasas de interés.

"Ese es el caso del Banco Nacional y puedo dar fe porque estoy aquí. Esperaría que el sistema esté igual".

– En 13 años como banquero, desde el Banco Nacional, abogó por los intereses de las entidades, como el tema normativo de provisiones por créditos. Ahora va al otro lado, donde tiene que aplicar las reglas. ¿Cómo empatar la situación?

– Tengo la ventaja de que conozco los efectos de la aplicación práctica. Estas disposiciones van en el sentido correcto. Tal vez uno puede repensar la gradualidad de la aplicación de las medidas, dependiendo de cada situación particular.

– ¿Qué pasará en los casos en que Sugef ha hecho informes de fiscalización sobre el Banco Nacional, como en el caso de Hidrotárcoles (crédito moroso por $117 millones)? ¿Cómo lidiar con el conflicto de interés?

– Lo que conversé con ellos (Conassif) es que durante un tiempo prudencial los temas donde hubo supervisión de Sugef (en el Banco Nacional) los verá el intendente y no yo.

– El tema del cementazo dejó en evidencia cuestionamientos sobre la idoneidad de directivos y alta gerencia, principalmente, en la banca pública. Sugef establece reglas básicas, pero no puede destituir. ¿Es conveniente hacer una reforma legal para dar la potestad de destituir jerarcas cuando haya riesgos?

– La Superintendencia tiene la facultad para pedir la remoción de un gerente si considera pone en peligro a la entidad.

"Cuando estuve en el cargo, la primera vez, recuerdo que se pidió a un banco".

– Pero Sugef no lo puede quitar directamente.

– Puede hacer un informe y elevarlo al Consejo de Gobierno recomendando la remoción de algún director cuando se considere que no es la persona idónea para ejercer el cargo. Sí hay mecanismos.

"Obviamente, si se pudiera hacer una reforma legal para darle mayor fortaleza, eso podría ser más valioso.

"Hay mecanismos para que la Superintendencia ejerza la presión del caso cuando considere que la estabilidad de alguna entidad está en peligro por la actuación de alguna persona en particular".

– En los últimos años, a usted le tocaron temas polémicos en el Banco Nacional, como el cobro millonario de impuestos y la supervisión de algunas operaciones de crédito. ¿Estaba, en el buen sentido, cansado del Nacional?

– Cansado no. Este tipo de experiencias y gestiones simplemente no se las deja pasar, sino que se adquiere más conocimiento y experiencia. Estas cosas lo hacen madurar a uno y justamente es lo que pretendo poner a disposición del sistema.

"Han sido tiempos movidos, en los últimos años, pero deja lecciones importantes".