AFP . 30 noviembre, 2020
La Reserva Federal, dirigida por Jerome Powell, mantendrá hasta marzo del 2021 el programa de créditos de emergencias para empresas. Fotografía: AFP.
La Reserva Federal, dirigida por Jerome Powell, mantendrá hasta marzo del 2021 el programa de créditos de emergencias para empresas. Fotografía: AFP.

Estados Unidos se encamina hacia meses “difíciles” en el plano económico por el resurgimiento de la pandemia de la covid-19, mientras el potencial impacto de una vacuna sigue siendo incierto, advirtió el presidente de la Reserva Federal de EE. UU. (FED).

“El aumento de casos de covid-19, aquí y en el extranjero, es preocupante y podría tener consecuencias difíciles durante los próximos meses”, dijo Jerome Powell en un discurso preparado para su audiencia ante el Senado este martes 1. ° de diciembre, pero publicado este lunes.

Las noticias recientes en el frente de las vacunas son “muy positivas a medio plazo”, pero “persisten importantes desafíos e incertidumbres, incluido el momento, la producción y la distribución” de una o más vacunas, señaló.

Además, observó, sigue siendo difícil evaluar la magnitud del impacto económico con “algún grado de confianza”.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, quien acudirá al Senado junto con el jefe de la FED, instó a su vez al Congreso a emplear $455.000 millones en fondos de ayuda de emergencia no utilizados para impulsar una nueva ronda de medidas específicas de asistencia económica para hogares y empresas.

“Basado en datos económicos recientes, sigo creyendo que un paquete de presupuesto específico es la respuesta federal más apropiada”, dijo en declaraciones preparadas para la audiencia ante la Comisión Bancaria del Senado.

Ampliación de ayudas

Las audiencias se llevarán a cabo luego que la FED anunciara, este lunes 30 de noviembre, que prolongará hasta el 31 de marzo de 2021 los programas de crédito a empresas dispuestos en marzo para paliar las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus.

El organismo indicó que esta decisión recibió el aval de la Secretaría del Tesoro de EE. UU., que había inicialmente señalado que estos programas debían llegar a su fin el 31 de diciembre a pesar de la insistencia de la FED.

El gobierno de Donald Trump pidió a la Reserva Federal que le reintegrara unos $455.000 millones de fondos no utilizados en el marco de estos programas, una decisión muy criticada por economistas y dirigentes políticos.

Los partidarios del presidente electo Joe Biden veían en este pedido una forma de complicar las cosas al gobierno que comenzará en enero y que deberá recuperar la actividad económica golpeada por la covid-19.

La FED, que salió de su tradicional postura para criticar públicamente al Tesoro, consideró que estas facilidades de crédito son “cruciales para el financiamiento de los mercados a corto plazo“ y garantizan “el flujo de crédito que requiere la economía“ actualmente.

La entidad monetaria propuso en marzo sostener los préstamos automotores o hipotecarios y dar créditos a las empresas. El objetivo era evitar la morosidad, que podía golpear aún más la economía.