Marketing con resultados

¿Cómo elaborar los mejores planes de recompensa?

Tener equipos motivados es fundamental para el correcto desarrollo de las tareas que permitirán el cumplimiento de las metas y los objetivos, bien sean comerciales o generales.

Los equipos de marketing y ventas son pilares fundamentales en los negocios.

Mientras marketing se encarga de atraer a los clientes potenciales, filtrarlos, nutrirlos y calificarlos como MQL o ya listos para el equipo de ventas, son estos últimos quienes cierran el ciclo y logran la transacción esperada.

Uno de los mayores intereses comerciales en todas las empresas es el retorno de la inversión (ROI), de esta manera la compañía podrá saber cuánto genera con sus esfuerzos y estrategias.

Debido a lo mencionado anteriormente, incentivar a sus equipos a tener un desempeño óptimo, traerá siempre como consecuencia, beneficios económicos para la empresa, bien sea a corto, mediano o largo plazo.

Es por esto que, en este artículo, queremos enseñarle algunos consejos para elaborar planes de recompensa que le permitirán hacerle saber a sus equipos que valora su trabajo y que, mientras mejor sea su desempeño, más beneficios tendrán todos.

¿Cómo crear un plan de recompensas para sus equipos?

  1. Haga un plan ajustado a los objetivos de su empresa

Este punto es clave para ser justos y estratégicos.

Lo ideal es incentivar a los equipos a cumplir los objetivos de la empresa. Sin embargo, como son ellos la fuerza operativa, merecen el reconocimiento adecuado por su trabajo, en especial si su rendimiento se destaca entre otros.

Además, con la motivación correcta, no solo pueden reducirse los tiempos y costos, sino también superar las expectativas. Definitivamente, estos planes pueden ser el proceso para pulir muchos diamantes en bruto.

Puede crear planes por equipo, por departamento, por objetivos específicos o generales. Incluso puede tener una recompensa por campaña. Ya esto dependerá de las posibilidades de la empresa y de las necesidades de los empleados.

2. Ofrezca recompensas atractivas para todos

Lo primero que suele venir a la mente de los gerentes al momento de pensar en una recompensa para sus equipos es “dinero”, y no siempre un bono o un extra económico es lo que los empleados necesitan.

Es recomendable investigar la situación actual de los diferentes miembros y en función a ello establecer las recompensas que recibirán de acuerdo a su desempeño.

Si está en sus posibilidades, le recomendamos crear diferentes planes donde cubra aspectos como salud, educación, vacaciones o días libres y, sí, también beneficios económicos.

Por otra parte, puede crear métodos de recompensas grandes o pequeñas. Esto siempre acorde a los objetivos de la empresa.

Crear grandes recompensas para grandes resultados no es siempre la mejor opción porque probablemente muy pocos podrán acceder a ellas y, en muchos casos, serán los mismos quienes lo logren.

Las pequeñas recompensas pueden ser igual de motivadoras y generar también más resultados positivos en volumen.

Implementar premios como gift cards, un par de días libres, cursos o entrenamientos para mejorar el rendimiento de los equipos son pequeñas inversiones que pueden traer grandes resultados.

3. Manténgalo simple

En el proceso de crear un plan de recompensa debe tener en cuenta que la instrucción debe ser sencilla. Mientras más claras sean las indicaciones, más fácil será alcanzar los objetivos.

Trate de no establecer demasiados puntos, evite que acceder a las recompensas sea engorroso. Recuerde que es un proceso para motivarlos, no para agobiarlos.

Si va a brindar diferentes opciones, está bien definir distintos niveles. Sin embargo, nada de combinar una cosa con la otra o de ir acumulando puntos. Si cumplen el objetivo A, reciben la recompensa A.

De esta forma, también asegura que la empresa no tenga que invertir demasiado tiempo en llevar a cabo los planes ni las entregas de los incentivos.

4. Establezca pautas medibles

Así como los objetivos deben ser medibles para ser reales y efectivos, las recompensas que se otorgarán por cumplirlos deben cumplir con esa misma regla. No debe haber espacio para lagunas legales o interpretaciones.

Debe evitar que estos planes se conviertan en un proceso de querer aprovechar de más algunos beneficios a través de “atajos o trucos”. Especialmente, tener cuidado con generar un ambiente tenso dentro del trabajo.

Si la recompensa será por ventas, debe establecer el monto, la cantidad de clientes y el tiempo en el cual se debe cumplir el objetivo para poder recibir el incentivo que corresponda.

5. Defina ajustes o re-evaluaciones

Cada cierto tiempo es bueno darle un giro, aumentar o renovar estos planes, bien sea porque los objetivos de la empresa cambiaron, porque dejó de ser un desafío para los equipos o porque las necesidades de estos ahora son otras.

De hecho, también podría verse en la necesidad de reducirlos. Todo esto siempre va a depender de la situación comercial y económica de la empresa.

Es importante ver estos planes como algo extraordinario, algo especial que será ganado cuando haya un resultado que supere las expectativas o un desempeño que marque pauta en las operaciones regulares de la empresa.

Antes de finalizar, queremos presentarle algunos de los modelos más aplicados dentro de las compañías.

Planes de recompensas más comunes en las empresas

  1. Plan de recompensas salariales: Dentro de este modelo, la ganancia es únicamente salarial. Es decir, un aumento dentro del salario neto que reciben los miembros del equipo.
  2. Planes por comisión: En este caso, el beneficio se percibe por fuera del salario establecido para el empleado. Se pauta un porcentaje adicional dependiendo del número de ventas realizadas o del monto total recibido en la venta. Dependiendo del ingreso suele definirse el porcentaje, usualmente va desde 2% para ventas muy grandes hasta 10 o 15%.
  3. Planes de salario más comisión: Con este plan se combinan los dos anteriores, no solo se ofrece un aumento en el salario sino también un adicional representado por un porcentaje de comisión.
  4. Planes de bonificación: En cuanto a los planes de bonificación, se puede ser un poco más diverso. Los bonos no necesariamente se tienen que incluir como un monto de dinero dentro del sueldo del miembro del equipo. Se pueden ofrecer montos canjeables para estudios, servicios médicos, alimentos, etc. Esto variará de acuerdo a las posibilidades de la empresa.

Con estos consejos tiene todo lo necesario para poder sentarse con sus equipos y definir cuáles serían los mejores planes de recompensas para ellos.

Compartir esta información con ellos será valioso para poder crear unas estrategias alineadas bajo los mismos conceptos.

Emanuel Olivier Peralta

Fundador y CEO de Genwords, empresa especializada en Content Marketing. Formado en Administración de Empresas y apasionado del marketing. Emprendedor. Viajero. Amante de los desafíos.