Marketing con resultados

¿Cómo desarrollar un nuevo producto en su empresa?

¿A qué nos referimos realmente con el desarrollo de nuevos productos en marketing?

La invención de nuevos productos es parte del proceso natural dentro de una empresa, sea nueva o no. Ya que para poder mantenerse vigente, actualizada y cubrir las necesidades de su sector, debe ofrecer novedades y actualizaciones.

Las necesidades y gustos del mercado siempre van cambiando, al igual que el comportamiento del consumidor, y más en esta era de transformación digital donde día a día vemos avances y novedades.

Con estas condiciones empresariales, es importante tener las herramientas y estrategias que realmente pueden aportar valor a su empresa.

Un ejemplo claro sería manejar un producto mínimo viable, que le sirva como motor principal para atraer nuevos clientes potenciales y optimizar sus procesos de ventas y marketing.

Pero si vamos un poco más a fondo ¿a qué nos referimos realmente con el desarrollo de nuevos productos en marketing?

  • Productos que no existan en el mercado.
  • Productos que no tengan una relación o competencia con otro.
  • Productos que crean nuevas necesidades en un público específico.
  • Actualización de productos: una nueva versión mejorada, con mayor valor para los usuarios.
  • Diversificación: pueden ser líneas o variedades diferentes que apunten a los mismos usuarios y satisfagan otras necesidades.
  • Productos que empezarán a correr en un nuevo mercado.

Dicho esto, podemos empezar a establecer una guía que le permita desarrollar, de forma efectiva, nuevos productos para su empresa.

Pasos para el desarrollo de productos:

  1. Gestión de ideas: Este primer paso debe tener como base la recolección de datos y opiniones del personal de la empresa, proveedores y distribuidores, especialistas de marketing y feedbacks de clientes. Además, un análisis del sector sobre qué está haciendo la competencia y a dónde apunta el futuro de los productos. Para esto último se debe evaluar qué factores externos, ya sea tecnológicos, costumbres, tendencias, entre otros, pueden afectar al uso del producto a largo plazo. También es importante tener en cuenta que por muy innovador que sea un producto, si no es viable, adaptable o con la capacidad de evolucionar junto al usuario al que se dirige, no será un lanzamiento exitoso y podrá costarle a la empresa tiempo y dinero.
  2. Desarrollo de la base del producto: En esta etapa del proceso, se empieza a desenvolver la idea, invirtiendo los recursos destinados de la empresa: tiempo, personal, dinero, etc. Aquí se debe evaluar a detalle el producto, hacer un análisis de sus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas (FODA o DOFA), una evaluación a nivel financiero y una segmentación de mercado.
  3. Posibilidades comerciales: Esta fase gira en torno a la estrategia de mercadeo del producto: dónde se distribuirá, posicionamiento, inversión de producción y precio del producto, objetivos de ventas y proyecciones a futuro. Una vez planteada la estrategia y que los resultados sean favorables, pasamos al desarrollo.
  4. Desarrollo del producto y comercialización: Esta es la última parte del proceso de creación de un nuevo producto, en la que se empieza a trabajar en el resultado final: cómo se verá a nivel de diseño, lanzamiento y presentación al mercado, campaña de expectativa, distribución, oferta y todas la maneras en las que puede llegar al usuario. Es importantísimo dejar en claro la propuesta de valor de este producto, qué lo hace diferente a los demás y cómo va a resolver las necesidades de su audiencia.
  5. MVP (Producto mínimo viable): Durante la fase de desarrollo y comercialización de producto, se aconseja optar por un MVP (producto mínimo viable). Estos son prototipos del producto, con la calidad mínima aconsejable para mostrar los beneficios originales al público y de esta manera obtener la información y feedback de primera mano antes de hacer el lanzamiento e inversión del producto final.

Entre los beneficios de trabajar con un MVP durante el desarrollo del producto están:

  • Se descartan inversiones en productos que no atiendan necesidades reales en el mercado.
  • Se recibe de manera directa información sobre los gustos y preferencias de los usuarios.
  • Permite mejorar el producto antes de iniciar la producción y comercialización final.
  • Se acelera la introducción del producto al mercado.
  • Aumenta la base de datos de usuarios y futuros clientes.

Un producto mínimo viable debe tener las siguientes bases para poder llevarse a cabo:

  1. Propuesta de valor: Su principio es que sea útil y que pueda hacerse. Esta base ya debe estar presente desde los primeros pasos del desarrollo de nuevos productos.
  2. ¿Qué objetivos persigue?: Un MVP debe ser medido, es decir, debe tener objetivos que puedan ser cuantificados y comprobados de alguna manera. Desde su creación: que sea sustentable para la empresa realizarlo, que no sea complicado de hacer y poca inversión de tiempo; hasta los objetivos a nivel de usuario: atractivo, que cubra una necesidad, que genere motivación en el futuro cliente.
  3. Tiempos reducidos: Este producto debe tener un tiempo corto de producción e introducción en el mercado, para que no pierda vigencia ante el constante cambio de tendencias y actualizaciones.
  4. Presupuesto: Al ser una prueba debe tener un presupuesto limitado, que no signifique una pérdida grande para la empresa, pero que alcance para cubrir las necesidades mínimas de los usuarios. Además, debe estar presupuestado el retorno esperado de la venta del producto.
  5. Métricas: Se debe recolectar todo tipo de data que arroje el producto una vez que se haya lanzado:
  • Qué dicen los usuarios y a través de qué canal se dejarán los feedbacks del producto para saber qué necesita optimizarse.
  • Qué datos se deben evaluar a detalle para conocer el funcionamiento del producto y qué debe mejorar: devoluciones, comentarios, tráfico en la tienda física u online, interés de los usuarios antes de su comercialización, popularidad, tasa de conversión, descargas, etc.

Un elemento muy importante en el proceso de desarrollo de un nuevo producto o servicio es el entorno digital en el que va a existir.

El mundo digital en el proceso de desarrollo

La transformación digital le da a muchas empresas la posibilidad de brindar experiencias personalizadas en un tiempo justo para sus consumidores, aumentar el nivel de conexión y optimizar procesos internos.

En el caso del desarrollo de productos, estar presentes en medios digitales permite:

  • Tener un feedback mucho más rápido de los usuarios a través de encuestas, reviews de productos, etc.
  • Ver en tiempo real las tendencias y cómo se mueve el mercado.
  • Reducir los costos de posibles alquileres, posicionamiento en medios ATL o BTL.
  • Mejorar la comunicación interna, ayudando al proceso de creación de productos y sincronización de los equipos involucrados.

¿Cuándo debe salir al mercado su nuevo producto?

Para finalizar, una vez recogidos todos los datos pertinentes para la realización y optimización del producto final, es momento de lanzarlo al mercado.

El tiempo debe ser acorde con el producto y el consumidor. Por otro lado, se deben tener en cuenta los aspectos legales de la marca y producto.

Para el desarrollo de un producto nuevo, se deben integrar los puntos anteriormente mencionados.

Desde una base de datos, análisis de tendencias, hasta un plan de marketing, MVP y proyecciones del producto final para garantizar que este producto impulsará el crecimiento de la empresa.

Ahora sí tiene las herramientas clave para poder iniciar el desarrollo de un nuevo producto, que le ayudará seguramente al cumplimiento de sus objetivos.

Le aconsejamos compartir esta información con su equipo de trabajo, de esta manera podrán trabajar con una mejor sinergia en el desarrollo de sus nuevos productos.

Emanuel Olivier Peralta

Fundador y CEO de Genwords, empresa especializada en Content Marketing. Formado en Administración de Empresas y apasionado del marketing. Emprendedor. Viajero. Amante de los desafíos.