Fanny Tayver Marín. 24 septiembre, 2019
Esta es la sorpresa que encontró el equipo U-10 de la Liga en Grecia. Fotografía: Cortesía
Esta es la sorpresa que encontró el equipo U-10 de la Liga en Grecia. Fotografía: Cortesía

El fútbol saca lo mejor y lo peor de muchas personas y, por suerte, pareciera que son más las reacciones positivas que las negativas ante situaciones que no se deberían dar jamás, aunque no falta quien las justifique porque el nivel de fanatismo puede más que la razón.

Aquellas lágrimas que derramó Maikell McDonald el 14 de setiembre, cuando fue víctima de insultos racistas lanzados por unos cuantos familiares de los niños que juegan con Saprissa y que quedaron plasmados en el reporte arbitral de ese miniclásico de la categoría U-10, tuvieron repercusiones.

No me refiero exactamente a la sanción de ¢500.000 que le impuso el Órgano Disciplinario de la Unafut al cuadro morado, ni a la investigación que había anunciado Juan Carlos Rojas para que algo así no se vuelva a presentar.

(Video) Así viven y disfrutan el fútbol los niños

Entre tantos mensajes que he recibido a raíz de este tema y en el que hay criterios de todo tipo, un papá de un talento que juega en divisiones menores de otro club me contó que lo sucedido con Maikell le sirvió para percatarse de que muchas veces él acudía a un partido de liga menor y gritaba cosas “al calor del momento que no están bien".

Para él era algo normal, hasta que empezó a leer lo que pasó en ese clásico de la categoría 2009 y se dio cuenta de que perdía la cabeza en un partidito que como papá debería disfrutarlo tanto como los chiquitos que están en la cancha aprendiendo conceptos básicos de fútbol.

Personeros de Liga Deportiva Alajuelense comenzaron a postear en redes sociales una imagen con unas reglas dirigidas a los familiares de los futbolistas de liga menor, que son en su mayoría los aficionados que acuden a estos juegos, donde se construye y se forja el futuro del balompié nacional.

Reglas de Alajuelense
Reglas de Alajuelense

El director de comunicación de Alajuelense, Ferlin Fuentes, mencionó que ese anuncio pronto podrá leerse en las canchas del Centro de Alto Rendimiento (CAR), donde entrenan y juegan las divisiones menores del club.

Tras el bochornoso episodio, el fin de semana de nuevo hubo partidos y esa categoría U-10, donde juega Maikell bajo la dirección técnica de Crisanto Ulate, visitó a Grecia en la cancha de Santa Gertrudis Sur.

La historia fue muy diferente y tanto McDonald como sus compañeritos se llevaron una sorpresa muy agradable e inolvidable para ellos.

(Video) Maikell, el hermano menor de Jonathan McDonald

Ahí, los griegos los recibieron con un camerino decorado con globos, guirnaldas y un mensaje que siembra esperanza. En una cartulina les anotaron: “La categoría 2009 del Municipal Grecia se une en apoyo al jugador Maikell McDonald y a todos sus compañeros de LDA, por los incidentes presentados la fecha anterior y compartimos el sentimiento de apoyo y respeto a los niños”.

Eso no fue todo. Cuando los equipos debían desfilar hacia la cancha, llevaban una pancarta, con las reglas hacia los adultos que la Liga había mostrado antes bajo el título: ¡Queremos respeto!

El partido entre Grecia y Alajuelense de la categoría 2009 mostró un gran mensaje. Fotografía: Municipal Grecia
El partido entre Grecia y Alajuelense de la categoría 2009 mostró un gran mensaje. Fotografía: Municipal Grecia

Son niños, demostrándonos a los adultos lo que realmente es el fútbol y que ese respeto que ellos piden y merecen no tiene restricción de edad.

Tampoco aplica a colores o estadios en específico, porque es que en ningún equipo ni en ningún reducto hay justificación.

(Video) Jonathan McDonald: 'No quiero sentimientos de revancha con el saprissismo'

Insultos racistas, xenofóbicos y cualquier manifestación de discriminación debería desaparecer y para eso debemos luchar todos juntos.

Que si algún jugador se siente ofendido alce la voz, que no se lo calle, que si un aficionado escucha a otro diciendo cosas pasadas de tono que lo reporte con la seguridad o con el personal administrativo, no sea cómplice.

Ese es el camino para que las campañas tengan realmente un efecto y que pasemos de las palabras a los hechos.