Fanny Tayver Marín. 22 noviembre, 2019
Alajuelense tiene al grueso de su equipo disponible para el arranque de las semifinales. El domingo, el único jugador inhabilitado es Kenner Gutiérrez, por sanción. Fotografía: José Cordero
Alajuelense tiene al grueso de su equipo disponible para el arranque de las semifinales. El domingo, el único jugador inhabilitado es Kenner Gutiérrez, por sanción. Fotografía: José Cordero

Empieza la cuenta regresiva para esta instancia por la que tanto ha esperado una Liga Deportiva Alajuelense que de forma anticipada ganó la fase regular del Apertura 2019.

Los manudos saben que en la víspera del inicio de las semifinales todo juega y no quieren que nada les quite la paz, ni la concentración.

El primero en adoptar esa postura es el técnico Andrés Carevic, quien el martes pasado recibió la cartulina roja al acercársele a los árbitros, cuando finalizó el primer tiempo del partido contra Jicaral y en el que los manudos ganaron 3-1.

La expulsión acarreó que el Tribunal Disciplinario de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) le impusiera un juego de suspensión y por lo tanto, el domingo, en Ciudad Quesada, tendrá que dirigir desde las gradas.

¿Qué piensa Carevic de esa situación?

“Como lo hemos manejado siempre, de ese tema nunca he hablado, del tema del arbitraje, ya lo que pasó, pasó, y nosotros realmente estamos enfocados en lo que tenemos que hacer deportivamente. Entonces es algo que ya pasó y estoy enfocado en que el equipo esté bien, que estén todos los detalles, trabajar una buena semana para enfrentar el partido importante que tenemos”, respondió el argentino.

Además, apuntó: “Es algo normal que uno esté algo molesto porque lo han expulsado, pero creo que hay que dar vuelta a la página y no quedarse en eso, lo que pasó, pasó y lo que tratamos es de enfocarnos exclusivamente en la parte deportiva para estar lo mejor posible para el partido”.

El martes pasado, Carevic estuvo en varios puntos del Estadio Alejandro Morera Soto, buscando dónde podía estar más cómodo, comunicándose siempre con su asistente, el mexicano Mario Acosta. Posiblemente, el domingo, a partir de las 6 p. m., vuelva a mostrarse tan inquieto como esa noche.

“Yo creo que lo vivo siempre con esa pasión, a pesar de estar dentro de la cancha, o fuera de la cancha, entonces creo que esa es mi forma de ser, seguramente lo viviré intenso, como lo he vivido siempre y bueno, trataré de estar enfocado y poder tratar de que la parte en la que me toque estar, estar en los detalles para que realmente el equipo esté bien encaminado”.

Lo que lo tranquiliza es que el uso de la tecnología está permitido, pero aún no define si se estará en contacto con el cuerpo técnico a través de un radio de comunicación o por celular.

“Eso lo decidiremos ahí, son las alternativas que hay y lo permitido, de esa manera nos estaremos comunicando”.

Tras lo que le pasó el martes, Carevic le echó un vistazo no solo al reglamento general, sino al de competición, por los criterios de desempate con el gol visita, “para realmente estar en todo lo que corresponde en esta instancia”.

La misma postura de ‘lo que pasó, pasó’ la utilizó el timonel rojinegro para responder si a nivel de camerino se habla de sacar los fantasmas de los años pasados y los malos recuerdos de cuando la presión se comió a Alajuelense en instancias decisivas.

“Esa parte no la hemos tocado, no volvemos atrás con lo que ha pasado, lo que pasó ya pasó, estamos en otro punto y entonces no vuelvo atrás de lo que ha pasado, no recuerdo esas cosas. Creo que vamos más a la parte positiva, de todo lo bien que hemos hecho las cosas y seguir por ese camino, pero también nos deja la tranquilidad que tenemos gente experimentada que puede asumir esa parte. Tranquilidad no significa estar pasivo, es estar con confianza, con concentración, con tensión y tratar de dar lo máximo como lo hemos dado siempre", afirmó.

Alajuelense visitará el domingo a San Carlos, en el partido de ida de esta serie semifinal. El partido será a las 6 p. m., en el Estadio Carlos Ugalde.