Víctor Fernández G.. 22 abril
El actor colombiano Andrés Parra se consagró por su interpretación de Pablo Escobar en 'El patrón del mal', una de las series favoritas de os ticos en Netflix. Foto: Cortesía
El actor colombiano Andrés Parra se consagró por su interpretación de Pablo Escobar en 'El patrón del mal', una de las series favoritas de os ticos en Netflix. Foto: Cortesía

Al parecer, cuando de las historias de Beatriz Pinzón y Pablo Emilio Escobar Gaviria se trata, Costa Rica nunca tendrá suficiente.

No importa que en Repretel transmitieran a lo largo de los años una y otra vez los culebrones colombianos Yo soy Betty, la fea (1999), y Escobar, el patrón del mal (2012) y que aún quienes nunca los vieron sepan cómo terminan ambas historias. No importa tampoco la millonada que invierte Netflix en producciones originales que se lucen con rutilantes nombres de estrellas de Hollywood, pues para los suscriptores costarricenses de ese servicio de streaming, al parecer no hay nadie que supere a Betty y Escobar.

Desde que hace algunas semanas en Netflix se empezó a publicar la lista semanal de los 10 contenidos más consumidos por país, Betty la fea y El patrón del mal han sido ocupantes fijos dentro del Top 10. Puede ser que se muevan una casilla para arriba o para abajo con cada nueva actualización, pero nadie logra expulsarlos de la codiciada decena.

Infografía: William Sánchez y Jessica Rojas
Infografía: William Sánchez y Jessica Rojas

Con un par de meses de información, incluso ya se pueden ir marcando algunas de las más claras tendencias del uso que hacen los ticos de Netflix, por mucho la plataforma de streaming preferida en el país: además de las dos kilométricas telenovelas ya referenciadas, es común encontrar en las 10 producciones más vistas en el país al menos un par de narconovelas de menor nombre que El patrón del mal, así como una o dos películas de “catálogo”, entendidas como filmes que se estrenaron ya hace buen rato en los cines y que cumplieron inclusive todo el ciclo de canales de cable, DVD piratas y televisión abierta previo a llegar a Netflix. Estas cintas no pueden tomarse como “estrenos” pero al llegar a Netflix experimentan un segundo aire, levantín que usualmente no les aguanta para más de una semana.

A esto súmele la presencia casi fija de una o dos series españolas, así como el estreno rutilante de la semana al que Netflix le vuelca todo su esfuerzo de promoción. Veámos algunos de los casos más frecuentes dentro de los predilectos de Costa Rica en ese servicio online:

Yo soy Betty, la fea

Por mucho la telenovela más exitosa que se ha transmitido en Costa Rica, esta producción colombiana es incombustible. Durante su emisión original en el país, en el 2000, miles de familias modificaron sus rutinas con tal de ver Betty y al día siguiente los acontecimientos de la firma Ecomoda eran tema de conversación en oficinas, aulas y buses.

El programa insignia de la cadena RCN alcanzó los 156 episodios y volvió a Netflix en octubre del 2019, justo 20 años después de su estreno en televisión. Desde entonces se ha mantenido entre los programas más vistos en todos los países de Latinoamérica. En el servicio en línea cada programa se redujo a poco más de 20 minutos de duración, por lo que la serie ahí suma un desmesurado total de 335 entregas.

Escobar: el patrón del mal

Del 2012, esta extensa telenovela de Caracol TV (se transmitieron 113 capítulos) fue otro batazo en su momento para Repretel, que lo estrenó con el público tico. Basada en la vida del mítico narcotraficante Pablo Escobar y su reinado de terror al frente del Cartel de Medellín, la serie ha mostrado un gran desempeño en Netflix, que la incorporó a su catálogo desde el 2015 (ahí está disponible en su recortada versión internacional, de 74 episodios).

Otras narconovelas

En el listado del 21 de abril, Netflix incluye entre sus programas más vistos en Costa Rica a los culebrones El dragón: El regreso de un guerrero, El final del paraíso y La piloto. Las tres series tienen en común que abordan, desde distintos ángulos, la vida de los traficantes de drogas en Latinoamérica y que originalmente se emitieron por Univisión o Telemundo.

A partir del éxito de El patrón del mal, las televisoras de Colombia, México y Estados Unidos empezaron a producir, a un ritmo aplastante, decenas de series inspiradas en el mundo de los traficantes o bien de los entes que los combaten, todas en la línea de la telenovela. Muchas de ellas ya pasaron por la programación de Teletica y Repretel previo a su llegada a Netflix, donde hoy se cuentan por decenas.

¿Es usted de los que en público se indigna por la existencia de las narconovelas pero en privado no puede dejar de consumirlas? Entonces, Netflix es su cómplice. Ahí ya están disponibles La reina del sur, El señor de los cielos, El Chema, Rosario Tijeras, Las muñecas de la mafia, El cartel de los sapos, Sin senos no hay paraíso, Marginal...

El “estreno” de la semana

El fin de semana del 18 y 19 de abril, lo más visto por los ticos en Netflix fue Focus, una película del 2015 sobre un par de estafadores, interpretados por Will Smith y Margot Robbie. Esta cinta pasó por los cines ticos cinco años atrás sin pena ni gloria y desapareció de cartelera en menos de un mes. ¿Cómo entonces la amamos tanto en Netflix?

En las semanas previas vivimos situaciones similares con otros filmes que creíamos ya habían jugado, como la comedia Pasante de moda (2015), con Robert De Niro, y la película de corte cristiano La cabaña, del 2017. Ambos llegaron recientemente a Netflix y se catapultaron en el gusto de una audiencia que en tiempos de cuarentena celebra cualquier “nueva” oferta de películas.

Los tres filmes tuvieron una semana de tremendo consumo en esa plataforma y a la siguiente empezaron a caer en el top 10 de Netflix, al que es muy seguro decir que ya nunca más volverán.

La serie española

No importa en cuál semana nos fijemos, que igual hay altísimas probabilidades de que en Netflix los ticos estén pegados a una o dos series españolas. Para estos días se impone la lógica presencia de La casa de papel, pues su cuarta temporada se estrenó hace apenas un par de semanas, justo en medio de la cuarentena, pero igual podríamos estar hablando de Las chicas del cable, Vis A Vis, Élite, Toy Boy o Velvet Colección.

La que nadie vio venir...

De vez en cuando aparece en Netflix una serie o película a la que no se le hizo promoción, de la que no sabemos mayor cosa y que aún así, o quizás precisamente por su carácter de sorpresa, termina convirtiéndose en su éxito tremendo.

El caso reciente más notorio ha sido el de la emotiva película turca Milagro en la celda siete, a la que los ticos quedaron prendidos intensamente por una semana. En la misma línea también se puede ubicar a la muy bien recibida miniserie alemana Poco ortodoxa, o la comedia romántica inglesa Amor, boda, azar.