Televisión

Las razones por las que Arturito sigue siendo el más odiado de ‘La casa de papel’

A pesar de que Gandía y Alicia Sierra han hecho méritos para ocupar ese lugar, ninguno ha igualado al personaje que desde el día uno de la serie ha dado varios dolores de cabeza

“¡Ay Arturito!...” ó quizá “otra vez Arturito...”, son dos frases que, posiblemente, los seguidores de La casa de papel han pronunciado una y otra vez cuando Arturo Román aparece en escena y pone en práctica alguna de sus “ideas”.

Sin duda, a pulso, el director de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre se ha convertido en el personaje más odiado de la serie -y eso que ha tenido una competencia bastante reñida con la inspectora Alicia Sierra y Gandía, el jefe de seguridad del Banco de España; quienes también han hecho su mérito para ocupar el lugar del más despreciable-.

Quizá lo de Arturito sea por su narcisismo, por su deseo de convertirse en héroe, o más bien porque siempre sabe cómo superarse con sus acciones malsanas. Por lo que sea, pero lo cierto es que es el rey de los detestables.

En esa línea, recordemos cinco motivos por los que el personaje interpretado por el actor Enrique Arce es el más odiado por los fanáticos de la serie, que estrenó su quinta temporada el pasado viernes 3 de setiembre y, en la que, una vez más, el rehén no pasa desapercibido y sigue generando dolores de cabeza.

Este repaso contienes spoilers, por lo que si aún no ha visto la serie o se ha perdido alguno de sus capítulos, le recomendamos no seguir leyendo.

1. Relación con Mónica

Arturo Román era un hombre casado cuando embarazó a su secretaria y amante, Mónica Gaztambide, a quien le había prometido divorciarse para estar con ella y a quien le mintió diciéndole que él era estéril.

Cuando Mónica (ahora Estocolmo) se enteró de que estaba esperando un bebé de Arturito, decidió contarle y él de inmediato le preguntó si ella era Shiva, la diosa de la fertilidad. He aquí un primer momento para empezar a ganar puntos como el más odiado.

Como si no fuera suficiente, Arturo fue el responsable de que durante el atraco a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre atraparan a Mónica con un teléfono celular y que Berlín ordenara ejecutarla.

2. Se proclamó héroe

Luego de que los protagonistas salieran victoriosos de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, Arturito se dedicaba a contar su experiencia en el primer atraco, aunque con unas variaciones. Era visto como un ídolo, como una estrella dando autógrafos y tomándose fotos con sus fanáticos, quienes lo llamaban héroe por “no arrodillarse frente a los terroristas”.

En ese momento, este personaje contaba cómo se enfrentó a Denver, también que sobrevivió a explosivos y que gracias a él varios rehenes pudieron escapar. También reconocía que había sido infiel, que estaba preocupado por su hijo y que su vivencia le permitió afrontar sus problemas.

Lo cierto es que dentro de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, la historia de Arturito fue muy diferente a la que contaba en charlas y escribía en libros. Más bien era visto como un cobarde.

3. Abusa sexualmente de una rehén

Tras el segundo atraco de la banda, al Banco de España, Arturito una vez más quiso jugar de héroe y entró por su cuenta al sitio. En un primer encuentro con Estocolmo intentó abusar de ella, sin embargo, no lo logró.

Posteriormente, tras recibir un golpe, el personaje se aprovecha de Amanda, una de las rehenes que es admiradora suya y quien se ofrece a limpiar sus heridas. A ella, quien sufre una crisis de ansiedad, le ofrece unas pastillas con las que logra dormirla y de esa forma abusa sexualmente de ella.

Como si eso no fuera suficiente, trató de que a Amanda se sintiera como la culpable de lo sucedido.

4. Planea motín

Desde la primera temporada Arturo ha puesto a los demás rehenes en peligro, con la intención de que los demás hagan lo que él teme hacer. A todos les habla al oído y luego los culpa de lo que pasa. Así lo hizo con Mónica, con Allison y con Miguel.

Al final de la cuarta temporada finalmente roba un arma, amenaza al director del Banco de España y reta a Manila, la miembro de la banda que está infiltrada entre los rehenes y quien le dispara para obligarlo a soltar el arma que robó.

Arturo también le había ofreció pastillas a Manila, cuando todavía no sabía que ella trabajaba encubierta para los ladrones y ella lo enfrentó en ese momento.

5. Roba armas

En la quinta temporada, Arturo finalmente tiene la oportunidad que buscaba y por supuesto la aprovechó.

Tras un descuido, Arturito logra robar las armas y los chalecos antibalas de la banda. Al tener el poder en sus manos comienza a dispararle a todos a su alrededor incluso a los rehenes, quienes terminan heridos. Allí comienza la persecución.

El personaje logra llegar al arsenal y así comienza a experimentar con todas las armas que se encuentran a su alrededor, mientras trata de sacar a Denver de sus casillas, recordándole su pasado con Mónica y el hijo que comparten.

Hasta ahora se desconoce el final de Arturito. Lo que sí se sabe es que estos son tan solo cinco motivos que han dado pie a que este sea el villano más desgastante de la serie y uno de los más incómodos de soportar.

Kimberly Herrera

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.