Televisión

Criptomoneda de ‘El juego del calamar’ acabó siendo una estafa (tal como se temía)

El valor de la criptomoneda inspirada en la popular serie de Netflix ha caído a cero después de que sus creadores vendieran todos sus tokens y dejaran a la deriva a los inversores

La advertencia fue dada, pero no escuchada. Una criptomoneda inspirada en la popular serie de Netflix El juego del calamar se está cotizando a $0 después de que sus creadores hicieran el cobro en efectivo de las acciones invertidas, robando un estimado de $2.1 millones a quienes entraron al negocio.

La criptomoneda, llamada SQUID, había alcanzado el valor de $2.861, pero este lunes 1° de noviembre su valor había caído a cero, según CoinMarketCap. La estafa, de la que informó el portal Gizmodo, se denomina “tirón de alfombra”, que muy superficialmente se puede traducir como cobros de dinero real por parte de sus creadores, lo que implica devaluar la moneda digital súbitamente.

Aparentemente, según señalan portales especializados, esta es una jugada muy común en el mundo de las criptos, donde se aprovechan temas del momento para crear tokens que pueden aumentar considerablemente de valor en poco tiempo.

Para sorpresa de pocos

Más allá de figuras, stickers y disfraces, la moneda SQUID se presentaba como la máxima adquisición que se podía producir en el frenesí que ha generado la serie coreana de Netflix. Se trata de un token que podía utilizarse para un nuevo juego en línea inspirado en serie.

El juego del calamar trata sobre un grupo de personas endeudadas que se someten a juegos mortales a cambio de llevarse dinero acumulado si logran quedar en pie. La versión en línea que proponían los creadores de la criptomoneda permitía a los usuarios obtener más tokens si conseguían avanzar al siguiente juego y, consecuentemente, más dinero.

Desde su lanzamiento, se advirtió del peligro de invertir en esta moneda digital, pues bastaba echar un ojo por su ya extinto sitio web para encontrar errores ortográficos y la directriz de que los inversores podrían comprar SQUIDS, mas no venderlos.

Además, las transacciones se realizaban a través de un desconocido portal llamado Pancake Swap, y no desde Coin Base o Binance, sitios conocidos y que cuentan con un sistema de seguridad.

Jorge Arturo Mora

Jorge Arturo Mora

Periodista de cultura y sociedad para Viva, Áncora y Revista Dominical.