Farándula

Príncipes Guillermo y Enrique develan estatua en honor de su madre: ‘Deseamos que estuviera aún con nosotros’

Los hermanos se mostraron de buen ánimo e incluso compartieron algunas bromas durante el acto en el que hubiera sido el cumpleaños 60 de la fallecida princesa Diana

“Todos los días, deseamos que ella estuviera aún con nosotros y nuestra esperanza es que esta estatua sea siempre vista como un símbolo de su vida y legado”, afirmaron por medio de un comunicado los príncipes británicos Guillermo y Enrique, quienes este jueves 1.° de julio develaron una estatua en honor de su madre, la príncesa Diana, fallecida en 1997.

Los hermanos se mostraron de buen ánimo y compartieron varias sonrisas mientras permanecían uno frente a otro previo a la inauguración del monumento, develado en el que hubiera sido el cumpleaños número 60 de la llamada Princesa del pueblo.

A pesar de que no dieron un discurso durante la ceremonia, los hijos de Diana emitieron un comunicado conjunto con motivo de la develación, según informó el diario británico The Sun.

“Hoy, en el que hubiera sido el cumpleaños 60 de nuestra madre, recordamos su amor, fuerza y carácter, cualidades que la convirtieron en una fuerza para hacer el bien en todo el mundo, mientras cambiaba un sinnúmero de vidas por algo mejor”, reza el texto.

Ambos se mostraron muy cercanos durante el acto, lo cual alimentó la esperanza de que se acabe el distanciamiento entre Guillermo y Enrique surgido desde que el menor de los hermanos se desligó de sus responsabilidades monárquicas para irse a vivir con su esposa, Meghan Markle, y el primogénito de ambos, Archie, a Estados Unidos.

Los príncipes se volvieron a ver las caras por primera vez en abril anterior con motivo de la muerte y el sepelio de su abuelo, el príncipe Felipe, sin embargo, persisten los rumores en cuanto a una rencilla entre ambos, así como la disconformidad de su padre, el príncipe Carlos, con motivo de la decisión de Enrique de abandonar el Reino Unido.

Según el reporte de The Sun, al entrar al lugar de la develación de la estatua, los hermanos mostraron un lenguaje corporal muy similar, incluso parecían un espejo uno del otro con sus gestos. Solo Enrique aplaudió emocionado justo antes de descubrir el monumento.

Luego ambos sujetaron la cobertura verde y Guillermo le preguntó a su hermano menor si estaba listo y luego procedieron a la develación en movimientos sincronizados.

La estatua muestra a Diana junto con un niño y una niña y se colocó en Sunken Gardens (Jardines Hundidos), uno de los lugares favoritas de la princesa fallecida luego de un accidente en París, mientras era perseguida por los paparazzi.

Durante la ceremonia, Enrique se mostró especialmente animado, incluso hizo algunas bromas con varios de sus parientes, entre ellas, algunas de sus tías, hermanas de Diana.

El acto fue muy íntimo con la presencia de pocas personas. Entre los ausentes estuvieron la reina Isabel, quien se encuentra en Escocia como parte de sus compromisos reales. Tampoco asistió el príncipe Carlos, exesposo de Diana.

Gerardo González

Gerardo González

Graduado de la Universidad de Costa Rica en Comunicación Colectiva. Especializado en gastronomía, turismo y entretenimiento.