Farándula

Johnny Depp siempre se salía con la suya... hasta que Hollywood le dio la espalda

Desde que su fallido y escandaloso matrimonio con Amber Heard copa los titulares, el otrora popular intérprete ha visto cómo se revisan otras facetas poco felices de su vida, como cuando asistió a una entrega de premios borracho o bien la vez que destrozó la habitación de un hotel

Johnny Depp sabe lo que es estar en la cima de la adoración de Hollywood y luego caer, casi de golpe, hasta el fondo de la infamia.

Aún hace unos años el actor estadounidense era mundialmente conocido por dar vida al carismático Jack Sparrow en la millonaria saga de Disney Piratas del Caribe, así como por ser uno de los consentidos del director Tim Burton, con quien trabajó en filmes como El joven manos de tijera, Sleepy Hollow, Sweeney Todd, Charlie y la fábrica de chocolates y Alicia en la país de las maravillas.

Desde que empezó a figurar en el cine juvenil de los años 80, Depp se labró una imagen de “chico malo” al que se le dejaban pasar sus constantes excesos con las drogas y el alcohol, así como una larga cadena de encontronazos con colegas y choques con los fotógrafos de prensa rosa, que lo seguían por donde fuera para captarlo con alguna de sus múltiples exparejas.

Y aunque siempre se volvió a levantar de aquellas polémicas, en medio de los cambios desatados en Hollywood con el surgimiento del #MeToo, las acusaciones de violencia doméstica hechas contra él por su exesposa, la actriz Amber Heard, finalmente terminaron por hundir la carrera del actor de 58 años, quien vale decir en la última década no daba pie en bola en las carteleras, pues los fracasos de taquilla ya ponían en duda su otrora imbatible atractivo para vender boletos.

Y si bien Johnny ha negado las acusaciones de Heard e incluso ha dicho que en su matrimonio era ella la agresora, lo cierto es que las acciones del actor han venido a menos. Además, los constantes enfrentamientos en estrados judiciales con su exesposa han expuesto al público, una y otra vez, a los más íntimos detalles de una relación tenebrosa, en la que ambas estrellas se señalan de mutuas agresiones e infidelidades. Actualmente, el recuento de los daños vuelve a ser parte de los titulares de prensa, a causa de una demanda por difamación que Depp interpuso contra Amber, aduciendo que ella lo señaló falsamente como agresor para impulsar su carrera como actriz.

Más allá de lo que resulte de este penoso juicio, vale echar la vista atrás y repasar otros de los escándalos más sonados de Johnny Depp, el actor al que antes “todo se le perdonaba”.

Quizá uno de los romances más mediáticos que Depp ha tenido fue con la modelo Kate Moss, en la década de 1990, cuando fueron novios por aproximadamente cuatro años. Al parecer, en ese entonces la pareja vivía su amor entre fiestas, alcohol, drogas y sexo.

De acuerdo con la revista People, debido a su trabajo, ninguno de los dos tenía un hogar establecido, pues viajaban por todo el mundo. Por ello, frecuentemente se hospedaban en hoteles, donde se les veía de fiesta, discutiendo a ratos y por momentos cariñosos. Fue justamente durante su apasionada relación con Moss que ocurrió uno de los escándalos más recordados del actor, cuando ambos se hospedaban en el hotel Mark, en Nueva York.

Minutos después de que la pareja fuera vista gritándose en público, Depp fue arrestado por la policía el 13 de setiembre de 1994, a eso de las 5:30 a. m. por conducta delictiva, tras supuestamente destrozar su habitación de hotel.

“En aquel entonces la policía encontró a Depp ‘en un estado de posible intoxicación’ y a Moss ilesa. Un juez de un tribunal penal desestimó los cargos contra Depp con la condición de que no se metiera en problemas durante seis meses”, narra People.

Depp pagó al hotel $9.767,12, incluidos más de $2.000 por daños, más la factura del resto de su reserva.

Según dio a conocer recientemente el diario The Sun, los hechos ocurrieron después de que un amigo lo molestara. Mientras tanto, Kate Moss, quien en ese entonces tenía 20 años, dormía.

“Le dije al guardia de seguridad cuando vino a mi habitación que estaba más que dispuesto a pagar por todo lo que había roto”, dijo Depp en el reciente juicio contra el diario británico The Sun por difamación, que se llevó a cabo en Londres.

El 2014 era un año importante para los Hollywood Film Awards, pues por primera vez su ceremonia de premiación iba a ser televisada.

Ese año la lista de actores que iba a anunciar a los ganadores incluía el nombre de Johnny Depp, quien estaba a cargo de anunciar y entregar el premio al mejor documental, que en esa ocasión ganó Supermensch: the Legend of Shep Gordon, de Mike Myers .

Sin embargo, cuando el actor subió al escenario para presentar al ganador, la producción, los asistentes y los televidentes notaron que algo no andaba bien con Depp: usaba anteojos oscuros, estaba inestable y arrastraba las palabras.

“Ese es el micrófono más extraño que he visto en mi vida”, comenzó y añadió: “No soy muy bueno en este tipo de cosas”.

Según el discurso, que fue reproducido por The Guardian, el actor dijo: “No, no. Mira, voy a leer esto”.

“Durante décadas, Shep Gordon ha sido uno de los gerentes de talento más queridos y respetados en la industria de la música. Actualmente también es la estrella del documental Supermensch, porque es un mensch, y he tenido mucha, mucha, er... suerte de tenerlo en mi vida. Es alguien a quien considero un gran amigo, alguien... eh, sí, eh... increíblemente, eh... amigo leal, leal. Um. Y así… tienes que ver la película. Sí, ahí tienes”, decía ante un público atónito.

Después, Depp claramente desorientado preguntó: “¿Qué dice eso?”. Maldijo, se quedó en silencio y luego agregó: “Quiero decir, es una de esas noches”.

La presentación del actor en aquel momento provocó sorpresa pero también muchas risas.

Justo cuando disfrutaba del éxito de Animales fantásticos, una prometedora saga, Johnny se enfrentó (y continúa enfrentándose) a lo que ha sido el mayor de los escándalos de su carrera: una acusación de violencia doméstica publicada como artículo de opinión por la actriz Amber Heard, con quien Depp estuvo casado por poco más de un año entre el 2015 y el 2016, se trajo abajo todos los proyectos que el actor ya tenía pactados.

Primero Deep demandó al diario británico The Sun por difamación luego de que lo llamara “marido violento”. El actor perdió ese juicio en Londres a finales del 2020 y como consecuencia debió enfrentar el rechazo de Hollywood, que le cerró a causa de aquella debacle de imagen pública todas las puertas para regresar a la actuación.

El pasado 11 de abril de este 2022 inició un nuevo juicio por difamación en Estados Unidos. En esta ocasión Depp demandó por $50 millones directamente a su exesposa y se espera que en aproximadamente seis semanas se conozca el veredicto del tribunal. La intención del actor es poder limpiar su imagen.

Si bien Depp ha ganado fama internacional por algunos de sus filmes, no todos han sido tan exitosos. En la última década el actor, ganador del Globo de Oro y nominado al Óscar, ha participado en cintas que han sido consideradas un fracaso.

En el 2012 se unió al elenco de Sombras tenebrosas, de Tim Burton, que fue considerado un rotundo fracaso al recaudar en taquilla $245 millones de dólares (realizar este filme costó $145 millones).

Luego llegó El llanero solitario una apuesta de Disney que prometía ser un gran éxito. Los costos de producción superaron los $250 millones, de allí la expectativa. Sin embargo, la adaptación de la recordada historieta solo recaudó $230 millones a nivel mundial, en medio de malas críticas.

En el 2014 vinieron cintas de Deep como Trascendence, Tusk e Into the woods, que tampoco lograron ser exitosas en taquilla.

Con Alicia a través del espejo y Animales fantásticos la estrella parecía volver a levantar, pero el juicio que perdió contra The Sun hizo que Warner Bros. lo despidiera. Desde entonces, Johnny Depp trabaja en filmes europeos, a la espera de que una eventual victoria judicial le valga algo de indulgencia de parte de una industria que antes lo alcahueteaba. Sin embargo, las apuestas están en su contra.

Kimberly Herrera

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.