Manuel Herrera. 6 diciembre, 2019
Jéssica Jiménez tiene 25 años y el Miss Costa Rica Mundo fue su primera experiencia en concursos de belleza. Fotografía: Mayela López.
Jéssica Jiménez tiene 25 años y el Miss Costa Rica Mundo fue su primera experiencia en concursos de belleza. Fotografía: Mayela López.

Jéssica Jiménez logra transmitir en una conversación telefónica la euforia que experimenta estos días en Londres (Inglaterra), ciudad que atestigua el primer paso de la costarricense en certámenes de belleza.

“Esta experiencia será inolvidable para mi vida”, dice la estudiante de Medicina, de 25 años, quien es la representante de Costa Rica en el Miss Mundo, concurso élite de belleza que celebrará su Gala de Elección y Coronación el sábado 14 de diciembre.

Nunca antes Jiménez había participado en estos procesos –ni nacionales ni internacionales– por lo que su paso en este certamen marca su debut en esas lides. Esa particularidad le da un sabor especial a lo que vive Jéssica al otro lado del Atlántico.

“Para mí esto (el proceso del Miss Mundo) es como una celebración porque este es mi primer certamen de belleza, la primera vez que viajo a Europa y, también, la primera vez que viajo sola”, señala la chica poco después de advertir que el frío invernal de la capital británica ha sido implacable.

Jéssica aterrizó en Londres el miércoles 20 de noviembre y desde entonces cumple con la agenda de actividades del concurso, que reúne a 130 mujeres de todo el mundo y que busca coronar a una mujer integralmente bella; es decir, que impacte más allá de su físico.

Sobre el proceso vivido hasta ahora, Jiménez dice que está satisfecha con las impresiones recibidas de la organización y, principalmente, de sus compañeras, quienes, según ella, se han sorprendido con su desenvolvimiento a pesar de su falta de experiencia.

“Esto ha sido tan personal porque yo era una mujer muy tímida y reservada. No expresaba tanto mis ideas porque me daba miedo y vergüenza; pero ahora lo vivo tan personal, porque es verme en algo en lo que nunca pensé y ahora me siento muy cómoda luchando por mis cosas. Esta competencia ha sido conmigo y por superarme una y otra vez”, agrega la costarricense quien en la prueba de talento del concurso cantó la versión en español de Hallelujah, del canadiense Freddie James.

La tica dice que su trabajo en el Miss Mundo también ha implicado devolverle al país el espacio en ese concurso de belleza, pues desde el 2016 ninguna costarricense disputaba el título. En relación con ello explicó: “Literalmente llegué acá y fue empezar a poner a Costa Rica en el mapa porque teníamos varios años de que una tica no venía a competir. La idea es venir aquí (al certamen) a trabajar y darlo todo”.

Jéssica Jiménez invitó a los costarricenses a ingresar a la página web del Miss Mundo y votar por ella, así como seguir sus perfiles en redes sociales y los del concurso y darle “me gusta” a los post que la involucran. Lo anterior lo justifica en un reto multimedia que tiene el concurso y que se basa en la popularidad de cada aspirante en esas plataformas.