Manuel Herrera. 16 enero
Zebol es la única empresa que tramitó permisos para levantar su propia tarima para el Tope de Palmares. Fotografía: John Durán.
Zebol es la única empresa que tramitó permisos para levantar su propia tarima para el Tope de Palmares. Fotografía: John Durán.

Las aceras ubicadas frente al Hotel Casa Marta, en Palmares de Alajuela, lucen sombrías. El panorama es distinto al de años anteriores en ese mismo sector, donde se solía acumular gran cantidad de público que buscaba presenciar el Tope de Palmares en un punto estratégico.

Ese hotel se ubica contiguo al terreno que cada inicio de año alberga las fiestas cívicas del cantón alajuelense. Hace cuatro años, el sector de jardín de ese comercio era alquilado por alguna marca que buscaba levantar su tarima para que invitados especiales presenciaran el tradicional desfile equino placenteramente.

El ambiente entonces era de gran fiesta. Mientras que esa tarima lucía tradicionalmente abarrotada, principalmente, de personalidades de la televisión o la farándula costarricense; en la parte baja gran cantidad de público se congregaba para disfrutar, de rebote, del ambiente que solía armarse en la estructura.

Frente al mismo hotel, un terreno desocupado también era rentado por alguna otra marca comercial para construir una tarima temporal que, también, alojaría invitados especiales o público general que decidiera pagar para entrar ahí y observar con mucho privilegio el tope.

Ambos espacios no están este 2020 ni ahí, ni en ningún otro sector del recorrido que harían a partir de la 1 p. m. de hoy jueves, caballos y jinetes.

El Tope de Palmares trotará en su edición 34 sin tarimas ni toldos a las orillas de su recorrido. Mientras que la Municipalidad de Palmares en el 2014, por ejemplo, otorgó 37 permisos a marcas o empresas para levantar estructuras en algún tramo del recorrido del tope, este año solo una empresa local solicitó autorización para tal fin.

El año pasado se gestionaron cerca de 15 permisos.

“Se perdió el interés”, dijo a Viva Eladio Zamora Elizondo, ingeniero de Gestión de Desarrollo Urbano de la Municipalidad de Palmares, departamento donde se otorgan los permisos de construcción del cantón.

“Desde el año pasado hemos notado una baja. Antes venían marcas y alquilaban predios. Nosotros sacábamos un lote a remate para alquiler para esa actividad (el tope) pero ya eso se dejó de hacer. Había tarimas que cobraban entrada e inclusive solicitaban patente para la venta de licores y traían a gente de San José en transporte privado, pero desde hace dos años eso dejó de ser así”, agregó Zamora.

Generalmente la Municipalidad de Palmares recibía las solicitudes entre lunes y martes de la semana del tope palmareño; sin embargo, este año no fue esa la tónica.

Frente al campo ferial de Palmares un local comercial mantiene pegado el anuncio de “se alquila tarima para tope”. Nadie lo alquiló.

Lo único que se acerca a toldos o tarimas son algunas áreas que acondicionaron personas del escaso público que está en el tope 2020 a las orillas de acera y que son improvisaciones con sombrillas de playa o para la lluvia. Unos metros más abajo, la empresa local Zebol, es la única con tarima para sus clientes e invitados especiales.

Hay locales que tienen habilitado su segundo piso para alquilar a personas o una marca para el tope de Palmares. Fotografía: John Durán.
Hay locales que tienen habilitado su segundo piso para alquilar a personas o una marca para el tope de Palmares. Fotografía: John Durán.

Precisamente esa fue la única solicitud que gestionó la Municipalidad de Palmares para este año; además del palco que tiene Teletica canal 7 cerca del parque central del cantón y desde donde realizará la transmisión del desfile de caballos.

Viva consultó con algunas empresas que solían tener presencia en el tope sobre las razones que incidieron para no tener ningún tipo de activación en las fiestas. Flor de Caña fue una de las marcas consultadas.

Luis Felipe Monge, encargado de marca de Flor de Caña, no precisó cuándo fue la última vez que su representada tuvo presencia en las Fiestas de Palmares, pero sí dijo que la empresa apunta a otras actividades.

“En el caso nuestro es porque decidimos redireccionar la inversión a otros eventos. Era un gasto grande para un tiempo muy corto. Si no me equivoco, la última vez que participamos fue en el 2017”, señaló Monge.

Ahora la marca le apuesta a conciertos masivos, festivales de música, activaciones en negocios, entre otros.

“La decisión de querer abarcar más eventos fue corporativa. Personalmente, me parece que las fiestas (de Palmares) no están pasando en un momento privilegiado”, remató Monge.

Coca-Cola también se desligó de Palmares desde hace tres años. William Segura, gerente de Asuntos Públicos y Comunicación de la compañía de bebidas dijo que tuvo que ver con un tema de innovación.

“Coca-Cola desde hace tres años dejó de participar en la fiestas de Palmares. La razón tiene que ver con nuestro constante proceso de innovar en la forma de comunicación desde diferentes espacios con nuestros consumidores”, contestó Segura a través de un correo electrónico.

En contraste, Florida Ice and Farm Company S.A. (FIFCO) sigue confiando en los festejos cívicos de Palmares como vitrina para promocionar sus distintos productos.

“Con los diversos productos de nuestro portafolio y las experiencias que generan nuestras marcas, estamos presentes en las principales celebraciones del país para compartir con nuestros consumidores. Con los Festejos de Palmares FIFCO tiene una estrecha relación de muchos años, al ser un evento tan tradicional y gustado por el costarricense, al igual que las fiestas de Zapote, Santa Cruz, Limón, San Carlos, entre otros”, comentó Gisela Sánchez, directora de relaciones corporativas de FIFCO, que aglutina marcas como Imperial, Pilsen, Bavaria, Heineken, Tropical y Smirnoff, entre otras.

FIFCO mantiene una serie de activaciones en las fiestas, principalmente en el campo ferial donde se ubica La Barra Imperial, el único megabar de los festejos.

Viva consultó también a Rumba; sin embargo, al cierre de esta publicación, no habían respondido a las consultas giradas a inicio de semana.

Por su parte, la productora Life, que desarrolló su propia tarima años anteriores, no contestó a las múltiples llamadas realizadas a sus encargados.

La Asociación Cívica Palmareña (ACP) manifestó en diciembre a La Nación que los Festejos Cívicos de Palmares transitan por un proceso de reestructuración que busca a traer a las fiestas a un público mayormente familiar. Esa reformulación de las fiestas, que implicó suprimir del calendario actividades los conciertos internacionales al aire libre, sería el responsable de la baja asistencia a actividades como el tope.

Manuel Rojas, presidente de la ACP, contó que el año pasado las Fiestas de Palmares tuvieron una afluencia cercana a las 400 mil personas.