GDA/La Nación/Argentina. 18 febrero
La actriz y empresaria Gwyneth Paltrow no resulta ser muy amistosa con quienes comparte durante la filmación de una película. Fotografía: Netflix para La Nación
La actriz y empresaria Gwyneth Paltrow no resulta ser muy amistosa con quienes comparte durante la filmación de una película. Fotografía: Netflix para La Nación

GDA/La Nación/Argentina.- Ser un personaje de la farándula puede llegar a ser difícil, ya que no todas las personas son capaces de lidiar con lo que la fama les trae a sus vidas.

Algunas celebridades se vuelven irritantes por su ego, dinero y reconocimiento hasta el punto de llegar a ser odiados por sus propios compañeros de trabajo, quienes no tienen temor de expresar lo incómodo que es laborar con ellos.

El futbolista Leonel Messi encabeza la lista de los mas molestos a la hora de trabajar. La revista France Football afirmó que el jugador Antoine Griezmann se siente ignorado y rechazado por sus compañeros en el Barcelona, liderados por Messi. La publicación contó las quejas que Griezmann, supuestamente, hace en privado, y en las que afirma que no cederá a las presiones para que deje el equipo.

Esa información se une a la que se publicó en el 2011, tras la salida de Zlatan Ibrahimovic del cuadro español. En ese momento, se dijo que Messi le habría enviado un mensaje al técnico Pepe Guardiola en el que manifestaba que no se sentía cómodo con la presencia del sueco.

El actor Edward Norton, tres veces nominado a los premios Óscar, es conocido en la industria por apropiarse mucho de los proyectos en los que trabaja. Tal es el caso de la producción de Hulk, el hombre increíble, donde tuvo un roce con el director francés Louis Leterrier, ya que, antes de iniciar el rodaje de la película, reescribió todo el guion del filme, lo cual fue mal visto por el cineasta.

A muy pocos les gustaba trabajar con él porque también cambiaba las escenas de las películas repentinamente mientras las filmaban, dañando el proceso que llevaban con toda la producción.

Katherine Heigl, actriz que se hizo famosa por su interpretación de la doctora Izzie Stevens en Grey’s Anatomy, no es muy querida por el mundo del espectáculo. Ella ha sido acusada de criticar todo, de no tener buena relación con sus compañeros y hasta de pedir la reescritura de los guiones que acepta, entre otros.

Por su parte, Sharon Stone tiene problemas con los productores y tiene la reputación de tener mal carácter, ya que si no le gusta algo, inmediatamente aparece gritando. Una muestra de ello es cuando generó una serie de disgustos en la producción de A Golden Boy, pues, se cuenta, salió de compras personales con la tarjeta de crédito de la película.

Esta lista la completa Gwyneth Paltrow, ganadora de un premio Óscar a mejor actriz en el año 1999, es catalogada como una mujer ruda y pretenciosa en el plató de los proyectos en los que ha participado. Por ejemplo, durante el rodaje de Iron man 2 no se relacionaba con nadie porque hacía sentir incomoda a la gente con sus gestos de desagrado.