Cultura

Fallece el pintor Rodolfo Stanley a los 71 años: familiares y amigos honran su legado

El artista contaba con una trayectoria de más de cinco décadas y era conocido como el irreverente de la pintura costarricense

El experimentado pintor costarricense Rodolfo Stanley, quien destacó en este arte por exponer temáticas de las que poco se habla, falleció este sábado 4 de diciembre.

La noticia fue confirmada en redes sociales por Erika Stanley, hija del artista, fallecido a sus 71 años; ella publicó un sentido mensaje en homenaje a su padre.

“Hoy murió papá, de improviso. Por más años que tengamos, es muy duro llevar este sentimiento de orfandad, del doloroso vacío que llena la ausencia de alguien tan determinante en la vida: mi papá”, se lee en su publicación.

Rodolfo Stanley González nació en Grecia, Alajuela, el 13 de agosto de 1950; sin embargo, años después se trasladó a la capital y tenía varios años de residir en Tibás, San José.

Fue un pintor autodidacta, quien desde sus inicios exploró cómo incorporar el erotismo, la sensualidad, el sarcasmo, la irreverencia, el humor, la ironía y la denuncia en sus obras.

Su pasión por el arte surgió desde que era un adolescente, cuando comenzó a trabajar como asistente del departamento de arte de una agencia publicitaria. Dos años después de trabajar allí se convirtió en jefe e inició sus estudios en la carrera de Bellas Artes en la Universidad de Costa Rica.

Sin embargo, fue en 1979 cuando participó en la bienal XEROX de Centroamérica y Panamá y obtuvo el primer premio de $3.500, que le permitió reforzar su conocimiento en arte, empaparse de la materia y conocer galerías y museos en ciudades como New York, Madrid, Barcelona y París.

Al regreso dividió su tiempo entre la pintura, la publicidad y el buscar galerías en el exterior, debido a lo complicado que era vivir del arte en Costa Rica.

A lo largo de su trayectoria realizó más de 40 exposiciones individuales y más de 15 internacionales. Sus obras se exhibieron en Francia, Italia, España, Suiza, Alemania, Estados Unidos, Panamá, Venezuela, Colombia y en Japón.

El artista destacó durante décadas por su estilo tan particular. Sus obras estaban permeadas por la fantasía, exploraban la intimidad, el sexo, la corrupción política, la prostitución y muchos otros temas que, según dijo el autor en entrevista con Viva en el 2018, parecen ser vetados en nuestra lengua.

“A mí me cuesta entender por qué nos da tanto miedo hablar de todo esto si nosotros somos así (...). Y no es que yo tenga una obra contestataria por plata, si más bien entre más polémico más cuesta vender una obra. Eso no es lo principal. La idea es hablar de los temas que son necesarios de hablar”, declaró en aquel momento.

Debido a su estilo único era conocido como el gran artista irreverente de la pintura costarricense. Por ejemplo, pintó a expresidentes de la República con antifaces de ladrones, así como a un sector del clero dentro de connotaciones pedófilas.

También desbordó su arte en casos como el sonado robo de una vaca en taxi en el 2008, el de las narcoabuelas del 2010 y otros retratos de una Costa Rica contemporánea sumida en la prostitución y violencia, que le generaron muchos detractores.

“Esa irreverencia me ha costado la poca venta de mis obras. Usualmente, al ser Costa Rica un país tan pequeño, la gente se conoce y al saber de que mis pinturas pueden ser políticamente incorrectas, no las compran”, confesaba en entrevista con Viva.

Tras la noticia de la muerte del pintor, los artistas no tardaron en rendir homenaje a Stanley por medio de sus redes sociales. Uno de los primeros fue Isidro Con Wong.

“Hoy se nos adelanta un gran artista, amigo, podría contar muchas anécdotas y muchas historias. Las botas, los sombreros, boinas, ferias, bienales, charlas…. Algún día estaremos juntos de nuevo pintando, gozando del arte. El cielo pinta de nuevo un gran abrazo a la familia”, publicó.

Su amigo por más de 37 años, el periodista y prestigioso escritor Carlos Cortés, también expresó su sentir tras la partida de Rodolfo Stanley.

“Su muerte me sume en orfandad. Fue una amistad sin sombras en la que Rodolfo dio lo que sabía ser: un hombre generoso, un hermano incondicional, un artista de la vida y de la pintura y de todo lo que valía la pena por vivir. ¿Cómo seguiremos sin él?”, se cuestionó.

Por su parte, el pintor Alejandro Villalobos Cabezas rememoró algunos de sus momentos con el artista.

“Nos conocimos en la década de 1980, para ese entonces Rodolfo ya era un referente en el arte costarricense. Compartí con él una de las cinco menciones honoríficas que se otorgaron en la III Bienal Lachner & Sáenz de 1988, a partir de ese momento mantuvimos una respetuosa amistad. Buen viaje Rodolfo Stanley, ahora te toca pintar parques celestiales”, aseguró.

Otro artista que lamentó el fallecimiento de Stanley, fue Rolando Cubero, quien afirmó que “las despedidas repentinas son difíciles. Amigo mío, quiero darte las gracias por tantos años de amistad... amistad verdadera. Sigue pintando en tu vuelo, porque no queremos extrañarte tanto. Te queremos siempre entre nosotros”.

El motivo de su fallecimiento no trascendió. Y al cierre de esta publicación tampoco se conocían detalles de sus honras fúnebres.

Kimberly Herrera

Kimberly Herrera Salazar

Periodista graduada de la Universidad Internacional de las Américas. Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.