Seguridad

Justicia amplía visitación en cárceles, pero encuentros conyugales siguen vedados

Hay más flexibilidad en horario y cantidad de visitantes pero se les exigirá uso de mascarilla y código QR o carné de vacunación a mayores de 12 años

Las visitas a personas encarceladas tienen a partir de este jueves normas más flexibles, de modo que el horario pasa de una hora a un máximo de tres y en lugar de un adulto se permitirán dos por cada persona privada de libertad. Habrá tolerancia para un contacto físico moderado y se permitirá el ingreso de todos los niños autorizados por la persona presa y no solo de uno como hasta ahora.

Una de las demandas de los privados de libertad, que semanas atrás solicitaron cambios en la visitación, fue la visita conyugal, pero todavía no se tienen listas las celdas específicas, por lo cual esa medida debe esperar.

Así lo anunció este miércoles la ministra de Justicia y Paz, Fiorella Salazar, al indicar que la apertura paulatina en las medidas se debe al avance en la vacunación, así como a la condición epidemiológica del país. Los cambios fueron avalados por el Ministerio de Salud e incluidos en la nueva versión del protocolo para la visita general en centros penitenciarios.

“Entendemos, claramente, la importancia del contacto de la población penal con sus seres queridos. Todos los elementos que eran objeto de una posible mejora fueron contemplados, sin descuidar con esto la aplicación de los protocolos que aún deben respetarse porque la pandemia no ha terminado”, indicó Salazar.

El rango de visitación será definido por cada centro, de acuerdo con su realidad y sus capacidades. Con el ingreso de menores se busca favorecer las relaciones entre las personas privadas de libertad y sus hijos.

Todos los visitantes mayores de 12 años deben demostrar que tienen más de 15 días de haber completado el esquema de vacunación contra covid-19, por medio de la presentación del código QR o el carné de vacunación.

El protocolo también estableció que ahora el distanciamiento entre burbujas será de al menos un metro. Cada centro deberá garantizar las herramientas o adaptaciones del espacio para cumplirlo. El uso de mascarilla sigue vigente durante toda la visita.

El consumo de alimentos o de cualquier otra actividad que implique la remoción total o parcial de la mascarilla queda prohibido. La visita será posible siempre y cuando sobre el módulo de la persona por visitar no pese una orden sanitaria o ésta no sea sospechosa de covid-19 por prueba o por nexo, dice el comunicado del MInisterio de Justicia.

La ministra Salazar comentó que siguen trabajando en las condiciones sanitarias y de infraestructura de las celdas, por lo que pronto esperan anunciar la reapertura de la visita íntima, pues todos los centros deben estar con las condiciones adecuadas simultáneamente. “Validamos completamente la necesidad afectiva de la población penal”, concluyó Salazar.

El mes pasado en siete cárceles del país grupos de reos realizaron huelga de hambre solicitando la flexibilización en las visitas.

Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.