Eillyn Jiménez B.. Hace 5 días

Dennis Cabrera Espinoza, conocido como Manzanita, pasó de ser buscado en el 2006 por asaltos a controlar la venta de droga en la ciudadela León XIII, en Tibás, San José.

En abril del 2018, las autoridades judiciales abrieron una investigación para identificar a los miembros de esta organización, a la cual también se le vincula con el lavado de dinero y al menos un homicidio.

Inscripción de casas a nombre de terceros y reglas de conducta dentro de la banda le permitieron estar alejado de las autoridades durante varios años; sin embargo, ahora descontará seis meses de prisión preventiva, mientras avanza la investigación en su contra.

Once de sus cómplices también permanecerán apegados al proceso con el cumplimiento de diversas medidas cautelares.

Por otra parte, en esta décima edición de Conversando sobre Sucesos les explicamos cómo en dos días la muerte de ocho vecinos de La Carpio, en La Uruca, a causa de una intoxicación con guaro adulterado puso en alerta a las autoridades judiciales y de salud.

(Video) Conversando sobre Sucesos: ¿Quién es Manzanita y cómo consolidó su banda en León XIII?

En total, en dos semanas 15 personas fallecieron por esta situación y eso obligó a la apertura de una investigación y a la realización de diversos análisis para detectar licores alterados.

Hasta ahora, el Ministerio de Salud confirmó que se mantiene vigilante de 13 marcas de bebidas alcohólicas: Chonete, Cuerazo, Sacheto, Gran Apache, Estrella Roja, Montano, Barón Rojo, Timbuka, Molotov, Perla Gris, Bombillo, Kosako y Fiesta Blanca.

Este último licor es identificado por primera vez y, según los datos preliminares, no es producido en Costa Rica.

Finalmente, hablamos del español Joaquín Burgués Varela, quien en el 2018 decidió acogerse a un procedimiento abreviado por el delito de proxenetismo y recibió una condena de tres años y once meses de prisión.

Sin embargo, tras recibir esa sentencia, el extranjero se fugó y, actualmente, es el más buscado del país por ese delito. Tiene 63 años y figura desde junio pasado como una las diez personas más buscadas por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Pese a darlo a conocer en medios de prensa, no hay pistas que permitan establecer dónde está. Lo único que se sabe es que, en caso de que haya salido de Costa Rica, no lo hizo de forma legal, puesto que la Dirección de Migración y Extranjería no le registra salidas del país.

De acuerdo con la investigación, en el 2014 el hombre alquiló el Hotel Sueño Español, en Escazú, y lo puso a funcionar como un prostíbulo, en el que las víctimas eran cuatro menores, de entre 13 y 17 años.

Vea también: